www.zonamovilidad.es
Miguel González-Gallarza, Chief Advisor Officer de Onroad
Miguel González-Gallarza, Chief Advisor Officer de Onroad

Digitalización y tecnología, aliados contra los accidentes de tráfico

Por Firma invitada
x
infozonamovilidades/4/4/18
domingo 05 de septiembre de 2021, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Cada 23 segundos muere una persona por accidentes de tráfico en el mundo, lo que se traduce en 1.300.000 muertes al año. Este es un dato muy elevado, que debería considerarse también como una pandemia. Pero la sociedad ha asumido e interiorizado que tiene que haber accidentes de tráfico, e, incluso, que hay personas que van a morir o quedar gravemente heridas en uno de ellos.

A mi juicio, esta normalización es un error, porque estamos dando por descontado que son hechos que van a ocurrir. Como si no pudieran evitarse. Ya en 2004 la OMS indicaba que los accidentes de tráfico no deberían considerarse como tal, como accidentes: “Son situaciones que se pueden impedir, no son hechos fortuitos sobre los que no se pueda actuar".

Es decir, ser víctimas de una situación que no se ha podido evitar sí es un accidente. Sin embargo, cuando éste se debe a factores como exceso de velocidad, no llevar cinturón de seguridad, conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, estamos hablando de siniestros. Estas situaciones, que lamentablemente siguen produciéndose en nuestras carreteras, no tendrían por qué hacerlo si todos estuviéramos debidamente concienciados con la importancia de la seguridad vial.

“En 2020 hubo una drástica reducción de muertos en carretera”

Una buena noticia es que en España hemos ido reduciendo mucho las cifras de accidentes de tráfico. Los últimos datos arrojan que, en 2020, hubo una drástica reducción de muertos en carretera. Es cierto que, debido a la pandemia, se redujeron mucho los desplazamientos ante la imposibilidad de viajar. En 2019 fueron 1.800 personas las que perdieron la vida en nuestras carreteras. Que cualquier persona fallezca en estas circunstancias, ya es un dato importante y ya es demasiado, pero que estos números desciendan cada año demuestra que es posible alcanzar el objetivo de cero muertos en carretera.

Esto no quiere decir que no tengamos que seguir insistiendo en la concienciación y que nos podamos relajar. Más aún teniendo en cuenta que el factor humano participa en más del 90% de los siniestros viales. Este dato asciende hasta el 98% si se mete en la ecuación el mal estado del vehículo, también responsabilidad del conductor.

Es evidente que puede producirse un fallo mecánico, pero la mayoría de ellos están relacionados con un poco o nulo mantenimiento de nuestros vehículos y no hacer las revisiones adecuadas. La mayoría de las personas se preocupan del estado de su coche solo si tienen que pasar la revisión de la ITV. Esto quiere decir que muchos coches, al no estar obligados a pasar esta revisión en sus primeros cuatro años, no reciben la atención necesaria para saber que todo está funcionando correctamente. Estos hechos dejan clara la necesidad de concienciación también con el buen estado de los vehículos con los que nos desplazamos por carretera. Y otro de los factores en los que se debe incidir son las distracciones, ya que son la causa de un tercio de los siniestros mortales. Desde mirar el móvil hasta coger una botella de agua son acciones que pueden costar la vida de alguna persona, o dejar graves secuelas.

Porque más allá de las cifras de fallecidos, poco se habla de datos y número de todas las personas que han sobrevivido a un siniestro, pero que sufrirán el resto de su vida las consecuencias. A pesar de que, para todas ellas, será vital el apoyo que reciban de la sociedad tanto en materia asistencial, como económica y social.

El papel del Big Data en la seguridad vial

Leer más

Detrás de cada siniestro hay una persona y una mejor concienciación podría haber contribuido a evitarlo. Pero una concienciación de calidad a la que se dediquen esfuerzos y para la que se piense cual es la mejor manera de fomentarla.

En este sentido, la tecnología y la digitalización que hemos experimentado en todos los niveles de nuestras vidas en los últimos 18 meses juegan un papel capital. En el ámbito de la formación y la seguridad vial, más que nunca. Por eso es necesario que la industria sepa adaptarse a los cambios que demanda la sociedad actual, utilizando la tecnología para integrar metodologías de aprendizaje más efectivas y personalizadas. La formación digital democratiza el acceso a la educación de calidad, haciéndola más accesible para los ciudadanos y acercando la formación vial a todos los rincones del país.

“La educación vial debería ser digital”

Nos encontramos en un contexto en el que la educación vial debería ser digital. La formación digital está plenamente integrada en todos los ámbitos y la educación vial no puede quedarse atrás. Si existen universidades que imparten grados y posgrados de forma online, en nuestro sector también debemos aprovechar los recursos tecnológicos para mejorar la formación y la sensibilización en materia de seguridad vial. Algunos dicen que, por ser digital, la formación vial es de peor calidad y que por ello podría pasarse por alto los aspectos relacionados con la concienciación. Sin embargo, precisamente porque es virtual, y por lo tanto interactiva, personalizable y medible, es una formación centrada en la calidad y cuyos resultados en cualquier materia, incluida la concienciación y seguridad vial, se pueden verificar.

“Hay que generar contenidos e interacciones adaptados a las nuevas generaciones para que estos entiendan”

Ya no basta con encerrar al alumno en una sala y hablarle sobre seguridad vial, sin importar si nuestro mensaje está siendo entendido. Hay que generar contenidos e interacciones adaptados a las nuevas generaciones, captar su atención en las redes sociales y crear cambios incrementales de comportamiento, para que estos entiendan por ejemplo las consecuencias de usar el móvil mientras se conduce y el impacto que estos comportamientos pueden tener en la sociedad.

La seguridad vial tiene que ser una cuestión social de primer orden para todos, pero sobre todo para nuestros jóvenes. Si desarrollamos una experiencia basada en los contenidos con el tono y el formato adecuados, la generación más concienciada de la historia recogerá el guante y cambiará sus comportamientos para acabar con esta lacra.

Autor: Miguel González-Gallarza, Chief Advisor Officer de Onroad

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios