El BEREC bajo sospecha: oscurantismo e intereses ocultos
Ampliar

El BEREC bajo sospecha: oscurantismo e intereses ocultos

martes 30 de octubre de 2018, 18:00h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Strand Consult, consultora que ha seguido el debate de la neutralidad de la red en todo el mundo presentó, recientemente, una investigación que "muestra la falta de transparencia en el proceso para implementar la neutralidad de la red por parte del Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (BEREC) y cómo ocho países europeos dominan los procedimientos en un esfuerzo por lograr una regulación que exceda los límites de la legislación de la UE. Además, denuncia intereses ocultos a favor de los gigantes de Internet americanos"

Según explica la consultora, la transparencia se supone un concepto fundamental para la Comisión Europea y el Parlamento Europeo. Además, los residentes europeos tienen garantizada la libertad de información en virtud del artículo 15 del Tratado de Funcionamiento de la Unión. Sin embargo, la UE delega importantes responsabilidades a las instituciones reguladoras, incluido el BEREC y, en su opinión, éste no ha cumplido con los estándares de la UE.

El trabajo del BEREC es proporcionar “transparencia de sus procedimientos y métodos de operación”, así como conocimiento experto y debe realizar sus tareas “de forma independiente, imparcial y transparente” (Artículo 1). Además, el artículo 18 garantiza que “el ORECE y la Oficina velarán por que el público y las partes interesadas reciban información objetiva, fiable y de fácil acceso, en particular en relación con los resultados de su trabajo”.

Imposible acceder a la Información

Strand Consult denuncia que, en reiteradas ocasiones intentó acceder a información del BEREC sobre su proceso de implementación de neutralidad de la red y su Grupo de trabajo de expertos en neutralidad de la red (NN-EWG); pero la organización retrasó y, posteriormente rechazó la solicitud. “De la pequeña cantidad de información que recibimos, gran parte fue redactada, eliminada u oculta -aseguran-. Al parecer el ORECE también se niega a hacer pública esa evaluación. Sin embargo, la consultora consiguió, con grandes dificultades, analizar 29 informes y publicó sus conclusiones en el consiguiente dossier. En una carta a Strand Consult, del 1 de marzo de 2018, el presidente del BEREC, Johannes Gungl, defendió su organización y el cumplimiento de sus obligaciones; pero, la OCDE considera que éstas constituyen el mínimo indispensable para un regulador transparente y recomienda evaluaciones de impacto regulatorio (RIA) para reglamentaciones importantes, así como una función independiente de auditoría y rendición de cuentas para decisiones importantes, dos áreas donde, al parecer, el BEREC falla.

Las decisiones llegan tomadas

La queja de la entidad privada se basa, entre otras cosas, en que cuando el regulador europeo realiza su sesión plenaria ya se han tomado todas las decisiones clave y no hay forma de constatar el proceso de la toma de esas decisiones ni quien participa en ellas. De hecho, la investigación de Strand Consult deja en evidencia que seis de catorce ‘partes interesadas’ oficiales del BEREC contaban con fondos de Google, incluidas tres de las cuatro organizaciones de la sociedad civil. Así, de las 43 reuniones celebradas sobre neutralidad de la red del BEREC, que la consultora pudo constatar que se habían celebrado en un periodo determinado, tres fueron públicas y 40 fueron secretas y no se ha transmitido, prácticamente información. De ahí la crítica de Strand Consult al BEREC a lo largo de los años y la denuncia de que: selecciona expertos sin proporcionar criterios transparentes; toma decisiones basadas en el testimonio de un especialista sin hacer público el testimonio y afirma que la neutralidad de la red es vital y necesaria sin proporcionar evidencia académica, análisis de costo-beneficio o evaluación del impacto regulatorio. Además, “la caja negra del BEREC es la máxima hipocresía dentro de un regulador que afirma crear reglas de Internet abierto con transparencia e información para los operadores mientras lleva a cabo su propio proceso en secreto”. La investigación de la empresa de análisis danesa se centró en 2016 y 2017. Así, en 2016, hubo 21 reuniones; se otorgó información parcial de trece y se denegó de nueve. En 2017 hubo 22 reuniones; se concedió información parcial para 17 reuniones y se denegó para ocho. Lo primero que comprobaron es que el ‘site’ del ‘Grupo de trabajo de expertos en neutralidad de la red no se había actualizado en cuatro años (2014-2018).

La herramienta de medición del BEREC

La pasada primavera, el BEREC realizó una licitación para implementar una herramienta de medición de velocidad; el pasado 6 de agosto, publicó el resultado de la misma: “Fomentar un enfoque coherente de los principios de neutralidad de la red es una de las prioridades estratégicas del BEREC. Para garantizar este objetivo, el BEREC abrió una licitación para desarrollar una ‘herramienta de medición de la neutralidad de la red’. El desarrollo consta de tres elementos: un software de fuente abierta, un sistema de referencia y un portal BEREC, todo para ser desarrollado dentro de un año”. La licitación la han ganado, el consorcio de “Alladin-IT GmbH” (Viena, Austria) y “Zafaco GmbH” (Ismaning, Alemania). Las dos compañías están especializadas en medir la calidad del servicio de las conexiones de banda ancha fija y móvil y son socios experimentados y probados de reguladores y proveedores de servicios de telecomunicaciones en toda Europa. Sin embargo, en marzo Strand Consult denunciaba que “nunca se llevó a cabo un análisis de costo-beneficio y que ya en aquel momento se estaban solicitando ofertas para la herramienta de medición, antes de que concluyera la consulta pública sobre la idoneidad del instrumento”; con lo que quieren demostrar que ya se había tomado una decisión y que la consulta pública era sólo una formalidad”.

Intereses ocultos favorecen a los gigantes americanos de Internet

En conclusión, Strand Consult denuncia “que la política tiene un beneficio desproporcionado para las compañías gigantes de Silicon Valley, las cuales se han beneficiado generosamente y, casualmente, también han financiado a sus proponentes. Esto representa un serio conflicto de intereses para la Unión, quien por un lado está procesando a las compañías de Silicon Valley por abusos antimonopolio y protección de datos, mientras que, por el otro, los recompensa con controles de precios y regulaciones favorables en la neutralidad de la red”. La industria de las telecomunicaciones tampoco ha podido proteger sus intereses accionarios -consideran-. Los operadores europeos y sus organizaciones de interés no han podido participar en el proceso, para fundamentar sus argumentos con la investigación académica, y tienen un enfoque ingenuo sobre cómo ven el BEREC. No es de extrañar que haya una brecha de € 150 mil millones en la inversión europea en la actualidad. Claramente, el BEREC y Bruselas no se preocupan por los accionistas”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.