El futuro del sector Data Center en España se decidirá con diputados del Congreso en octubre
Ampliar

El futuro del sector Data Center en España se decidirá con diputados del Congreso en octubre

Las dos partes se reunirán de forma telemática el día 7

sábado 19 de septiembre de 2020, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

España tiene la posibilidad de convertirse en el nodo digital para el sur de Europa. Todo dependerá de lo que se decida en el encuentro entre el sector del Data Center y de Infraestructura Cloud, promovido por Data4, DatacenterDynamics, Equinix, Global Switch, IMasons, Interxion, Quark, S4U, con los diferentes representantes de los partidos políticos, el próximo mes.

La situación que ahora mismo tiene el sector Data Center en España es comparable a la que presentaban países como Frankfurt, Londres, Ámsterdam y París (FLAP), a mediados de la década pasada. Es en este momento, con el desarrollo de nuevas tecnologías en el sector TIC como los servicios Cloud, Iot, o el 5G cuando se requiere una mayor proximidad de la infraestructura al usuario final. Por eso, según los organizadores del encuentro, la situación del país es una oportunidad idónea para que se desarrollen este tipo de infraestructuras y, a su vez, se atraigan grandes inversiones. Se estima que, solo en infraestructuras físicas, la nueva inversión directa podría alcanzar la cifra de 3.000 millones de euros durante los próximos cinco años.

La inversión en infraestructura digital provoca un efecto multiplicador en las inversiones en otros sectores, así como en la creación de puestos de trabajo.

Con dicha inversión, la infraestructura digital de España alcanzaría el mismo tamaño de los principales mercados europeos (FLAP) acorde con el tamaño de la economía. Los cimientos que soportan toda esta infraestructura digital son los Data Centers y las redes de telecomunicaciones. Además, la inversión en infraestructura digital provocaría un efecto multiplicador en las inversiones en otros sectores (las inversiones indirectas derivadas de las necesidades de hardware y software para la prestación que requieren este tipo de centros implicarían una inversión adicional de 6.000 millones de euros) así como en la creación de puestos de trabajo (unos 2000 aproximadamente) que se cuantifican en aproximadamente 12 veces la inversión.

Objetivos

En este sentido, los objetivos básicos a discutir en el encuentro con los diputados del Congreso pasan por que el sector sea reconocido como un ámbito clave en la digitalización del país; la creación de un marco regulatorio simple, transparente y eficaz; la obtención de apoyo por parte de las organizaciones gubernamentales e institucionales y la atracción de inversiones extranjeras.

El sector Data Center ve una oportunidad de impulsar un mercado que no solo es vanguardista, sino que también es verde. Creen que la digitalización de la sociedad fomenta la sostenibilidad pues el servicio digital suele reemplazar hábitos, servicios y productos que requieren muchísimo consumo de recursos escasos y energéticos. Por eso proponen:

  • Utilizar el sector Data Center como impulsor de utilización de energía renovable sobre el mundo digital.
  • Facilitar descuentos sobre los impuestos asociados al suministro eléctrico a partir del segundo año de operación de una empresa de Data Center en España.
  • Recoger las necesidades en un estatuto de las empresas del sector del Data Center.

Retos

En resumen, España y, concretamente, Madrid sería el lugar idóneo para la siguiente ola de crecimiento de Data Centers. El diálogo que proporcionará este encuentro entre los principales decisores de este mercado con los diferentes grupos políticos del país es clave para definir los próximos pasos que se darán en dirección al desarrollo del sector en España, que también tiene incertidumbres como:

  • Disponibilidad de recursos para la construcción y operación.
  • Suficiente mano de obra cualificada o empresas de servicios especializados.
  • Facilidad y cercanía a infraestructuras de transporte que permitan la agilidad en los accesos.
  • Capacidad de expansión en terreno, energía o ecosistema de empresas para ampliar la oferta de servicios.
  • Competitividad de costes en la fase de construcción y los de operación.
  • Estabilidad económica, política, empresarial, jurídica y medioambiental.
  • Industrias impulsoras y elementos dinamizadores de la demanda.
  • Atraer inversión extranjera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios