www.zonamovilidad.es
domingo 21 de febrero de 2021, 11:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Según un estudio de MY.GAMES, en colaboración con IGDA y Fair Play Alliance (FPA), la interacción entre jugadores durante la pandemia se ha vinculado mayoritariamente a emociones positivas. Estas incluyen seguridad, mantenerse conectados y otras como que no importa cometer errores en los juegos.

En España, el 53% de los jugadores están familiarizados con el concepto de ‘salud mental’ y un 92% creen necesario dedicar esfuerzos a su cuidado. Asimismo, como apunta la encuesta, casi la mitad de los jugadores españoles afirmaron que se sentían conectados con otros gamers buena parte del tiempo que pasaron en cuarentena, lo que les proporcionaba seguridad. Tan solo un 4% de los encuestados había empezado a comunicarse con otros jugadores específicamente durante la pandemia, y es que la mayor parte ya lo hacía antes. En este aspecto, la crisis de la Covid ha aumentado un 23% la comunicación entre jugadores, un hecho que solo un 10% percibe como algo negativo para su estado psicológico.

El 53% de los jugadores están familiarizados con el concepto de ‘salud mental’.

"En todo el mundo, hemos visto que los modelos multijugador han ayudado a llevar mejor los efectos negativos del aislamiento entre quienes disfrutan de los videojuegos. Estos son una herramienta importante para conectar unos con otros en estos tiempos difíciles", afirma Renee Grittins, Director Ejecutivo de IGDA.

La otra cara

No todo son puntos positivos: muchos jugadores también notaron que, ocasionalmente, recibieron insultos (29%), bromas pesadas (39%) y detectaron comportamientos agresivos (29%). La comunicación tóxica dentro del juego es un problema: un 12% de los encuestados afirman haberse visto afectados negativamente por ello.

"Tener espacios para conectar es más importante que nunca durante los confinamientos”, comenta Carlos Figueiredo, Director Ejecutivo de Fair Play Alliance. “El núcleo de la conexión es el juego limpio y, más importante, la salud de los jugadores", añade.

"Los sistemas de moderación, cultivar una cultura positiva y la exclusión de los peores infractores son medidas necesarias para permitir que todos podamos disfrutar de jugar", Gittins.

"Los desarrolladores de videojuegos deben tener en cuenta que la toxicidad dentro de sus comunidades todavía es un problema para nuestra industria. Los sistemas de moderación, cultivar una cultura positiva y la exclusión de los peores infractores son medidas necesarias para permitir que todos podamos disfrutar de jugar. La gestión de comunidades es incluso más importante, con el incremento de jugadores online y su importancia a la hora de combatir el aislamiento social", concluye Renee Gittins, Director Ejecutivo de IGDA.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios