www.zonamovilidad.es
34 ciudades con competencia en Banda Ancha
Ampliar
34 ciudades con competencia en Banda Ancha

La medida de la CNMC sobre banda ancha afecta a Telefónica, pero menos

miércoles 25 de noviembre de 2015, 00:42h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Un hecho es objetivo: la Unión Europea manda y determina qué y cómo se tiene regular. Por tanto, parece justo reconocer que la polémica ‘Propuesta de medida de regulación del mercado de banda ancha en España’ que ha levantado ampollas en Telefónica, sospechas en su competencia e infinidad de comunicados en asociaciones, sindicatos, etc. sólo ha seguido las recomendaciones que la UE hace al respecto. Sin embargo, algo no está claro: la CNMC estaba dividida en el proceso de instrucción de regulación. Fuentes cercanas al Consejo aseguran que le han dado muchas vueltas y, lo cierto, es que el tiempo ha corrido a favor de los interesados y que un mercado que se tenía que revisar cada tres años, no se ha tocado en los últimos seis; exactamente, desde enero de 2009.
Ricardo Prieto BT
Ricardo Prieto BT

Y es que, era una de las noticias más esperada en el sector de las telecomunicaciones la que, finalmente, tras un periodo de consultas realizado en diciembre de 2014, hizo pública la CNMC, el pasado 18 de noviembre: la aprobación de “un proyecto de medida sobre la regulación mayorista de los mercados de banda ancha en España (Mercados 3a, 3b y 4 de la Recomendación de Mercados de la Comisión Europea)".

En el escrito, se asegura que “Tras analizar el nivel de competencia que hay en los mercados de banda ancha, la CNMC ha identificado a Telefónica como el operador con poder significativo de mercado y por eso se propone imponerle una serie de obligaciones (que detalla en un extenso documento). Sin embargo –continúa la nota-, la intensidad competitiva en banda ancha varía según el territorio. De ahí que la CNMC haya decidido graduar las obligaciones en función del nivel de competencia existente en cada zona”. Y así lo hace.

No obstante, la medida no entra en vigor de inmediato, ya que debe pasar el filtro de la Comisión Europea y luego el de los Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Economía y Competitividad; que, parece lógico pensar, será un trámite que se lleve a cabo después de las elecciones y, más concretamente, cuando el nuevo equipo de gobierno se centre lo suficiente como para entrar en estas materias.

Reacciones pro Telefónica

A pesar de ello, las reacciones al amago de medida no se hicieron esperar, se polarizaron y han sido bastante radicales: o con Telefónica o contra Telefónica y no parece haber término medio. Los directivos de la compañía, tal vez conocedores de la orientación del debate, habían advertido que si se emitía un dictamen que les obligara a dar acceso a su red a otros operadores, harían lo que a nadie parece interesarle: ralentizar sus inversiones en red. Y en cuanto hubo publicación, empezaron las alertas de un país a dos velocidades, se aireo el fantasma de la brecha digital, se denunció error en la regulación… sindicatos y empresas adjudicatarias en el despliegue de infraestructura se manifestaron alarmados y, algo en cierta medida paradójico: la Asociación de Usuarios de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (AUTELSI) fue taxativa con respecto a una decisión que, al menos teóricamente, defiende esa competencia que debería favorecer a los consumidores.

A favor de la CNMC

En el lado contrario, están los operadores a quienes beneficia la normativa y que cabría esperar se mostrasen satisfechos, aunque sólo fuera por el tiempo que llevan luchando; pero Vodafone no echa las campañas al vuelo: "Lo positivo del proyecto de medida se echaría a perder si la letra pequeña de la regulación favorece al incumbente o si la decisión sobre estos temas no se adopta en plazos útiles”.

"Se regulan los servicios, no la tecnología"

Muy explicativas resultan, por el contrario, las declaraciones de Ricardo Prieto, director de Regulación de BT, operador británico también afectado por la medida que, con una división de negocio global, da servicio en España a potentes corporaciones o a algunos organismos del Gobierno y se reparte con Vodafone el 20% del mercado empresarial de telecomunicaciones, en el cual Telefónica disfruta del 80% restante.

A este respecto, Prieto comentaba que la regulación de las telecomunicaciones en España está establecida sobre los principios básicos de la neutralidad tecnológica; de forma que se regulan los servicios, no la tecnología.

Así, cuando no hay normativa para proporcionar competencia, el regulador se fija en el servicio y en los problemas de la prestación. “Se ha regulado la banda ancha independientemente de la tecnología”. Para Prieto, “la CNMC considera que Telefónica tiene posición dominante. Y la tiene por varios motivos; uno de ellos que era incumbente y, realmente, no parte de cero en el mercado de fibra como ellos y otros muchos afirman, ya que los clientes de cobre ya son suyos y les ofrecen el mismo servicio en fibra con los mismos precios; por tanto, sólo realiza un cambio de tecnología en casa de sus ya clientes. Con lo cual, si somos sinceros, tiene la misma posición de dominio que en el cobre”.

"Se toman medidas en el mercado empresarial porque Telefónica tiene casi un monopolio con más del 80% de cuota"

“Además -continúa Prieto-, la resolución es comedida y se basa en el análisis de la competencia: donde hay otros dos operadores con red -no con cuota de mercado-, no se regula a Telefónica; la CNMC se basa en datos; hay un argumentario y una conclusión. Las críticas que se han vertido sobre la decisicón de la CNMC cuestionan mi el razonamiento las cifras utilizadas en el proceso, lo cual hace que no tengan mucho fundamento".

“Sí se toman medidas, sin embargo, en el mercado empresarial, pero porque, Telefónica en este terreno, tiene casi un monopolio con más del 80% y creciendo; lo que indica que algo falla en términos de competencia –aclara Prieto”

La diferencia fundamental entre residencial y empresarial es que en el primero no se pueden hacer ofertas personales sino generalizadas y la CNMC las revisa. En el mundo empresarial se pueden ofrecer ofertas personalizadas para cada cliente; por tanto, al no ser ofertas públicas y no estar bajo supervisión, la competencia resulta más compleja; especialmente contra una empresa de la capacidad de reacción y adaptación de Telefónica.

La amenaza de reducir la inversión

Con respecto a las amenazas de reducir la inversión, el director de regulación de BT considera que el incentivo que tiene telefónica para el despliegue de red está basado en múltiples factores: entre ellos, uno económico, porque con la oferta convergente les está yendo bien y otro tecnológico, porque le conviene ‘cerrar’ el cobre que supone lo que técnicamente se denomina ‘legacy’ (herencia o rémora).

“Si bien Telerfónica se va a ver afectada por esta medida–opina el ejecutivo de BT-, la decisión de invertir o no en fibra dependerá fundamentalmente de otros factores y principalmente de si le cuadren los números. La fibra es uno de los mercados más politizados al ser un indicador que se utiliza para señalar si España está más o menos adelantado con respecto a otros países o para dejar constancia de lo que se ha avanzado; pero los incentivos que tiene ‘el operador con poder significativo’ para desplegar son muchos y de ellos, la regulación no es el fundamental".

“De hecho –continúa- la regulación no tiene que incidir en la penetración, los precios o la inversión; existen estudios que así lo indican. En EEUU, por ejemplo, donde no se ha regulado, tienen menor penetración y con precios más altos. Por tanto, estar más o menos regulado no es óbice para invertir; hay otros muchos casos en otros países, como el Reino Unido, que así lo indican".

NEBA

Otro punto al que no se le ha dado mayor relevancia dentro del mismo documento, pero que favorece claramente a Telefónica es el hecho de que el régimen de regulación de la fibra pasa de orientación a costes a relicabilidad económica. Así, se aprueba esta medida, que aún es proyecto y que eliminará el principio de orientación a costes para no desincentivar la inversión, Telefónica podrá fijar el precio que considere oportuno; siempre y cuando no estrangule a los otros operadores; lo que parece le concede margen suficiente para ganar dinero con su propia infraestructura de fibra.

El texto

El proyecto de medida sobre banda ancha recoge entre otras cosas los siguientes puntos:

  • El operador con poder significativo de mercado deberá ofrecer un acceso virtual a su red de fibra óptica en los municipios donde haya menos de 3 operadores desplegando redes de nueva generación
  • El operador con poder significativo de mercado deberá poner a disposición de los operadores alternativos una oferta mayorista de acceso indirecto sobre fibra y cobre para el sector empresarial
  • El operador con poder significativo de mercado mantendrá un acceso mayorista indirecto sobre la red de cobre y de fibra óptica sin el límite de velocidad de 30 Mbps actualmente aplicable en las zonas con menor competencia
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.