China bloquea WhatsApp
Ampliar

China bloquea WhatsApp

martes 26 de septiembre de 2017, 16:17h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

La censura china del régimen chino continua sin parangón. Ahora, el gobierno ha decidido bloquear la app de mensajería WhatsApp.

China ha bloqueado en gran medida la app de mensajería WhatsApp, la última gran medida que adopta Pekín para intensificar la vigilancia a pocas semanas de la gran reunión del Partido Comunista.

La inhabilitación en China continental de la app propiedad de Facebook es un nuevo revés para el gigante de las redes sociales, cuyo presidente ejecutivo, Mark Zuckerberg, lleva meses bajo una fuerte presión por parte de los accionistas para volver a entrar al mercado del país asiático.

A mediados de julio, los censores del gobierno chino ya comenzaron a bloquear parte de WhatsApp

WhatsApp fue el último de los productos de la firma en estar disponible en China continental; sin embargo, desde 2009 la propia red social Facebook está bloqueada en el país; e Instagram tampoco está disponible.

A mediados de julio, los censores del gobierno chino ya comenzaron a bloquear parte de WhatsApp, en concreto los chats de vídeo y el envío de fotografías y otros archivos a través de la app, así como el bloqueo de muchos chats de voz.

Sin embargo, la mayoría de mensajes de texto de la app seguían continuando de manera normal. Las restricciones en vídeo, chats de audio e intercambio de archivo se levantaron, por lo menos de manera temporal, después de algunas semanas.

Los censores de China pueden haber desarrollado un software especializado para interferir en estos mensajes, que dependen de una tecnología de cifrado que emplean pocas compañías aparte de WhatsApp

Ahora, WhatsApp parece haber sido interrumpido ampliamente en China, incluso los mensajes de texto, tal y como informa Nadim Kobeissi, criptógrafo aplicado de Symbolic Software, una start up de investigación con base en París.

El bloqueo de mensajes de texto de WhatsApp sugiere que los censores de China pueden haber desarrollado un software especializado para interferir en estos mensajes, que dependen de una tecnología de cifrado que emplean pocas compañías aparte de WhatsApp, explica.

“Este no es el típico método técnico en el que el gobierno chino censura algo”, señala Kobeissi. Según los datos aportados por esta startup, el miércoles pasado se comenzaron a detectar interrupciones de WhatsApp en China, y para el lunes los esfuerzos de bloqueo eran “exhaustivos”.

Como es habitual en lo relacionado con China, Facebook se ha negado a realizar declaraciones al respecto.

Kobeissi y Symbolic Software no son los únicos que señalan esta práctica. Lokman Tsui, especialista en comunicaciones por Internet de la Universidad China de Hong Kong, ha señalado también que WhatsApp parecía haber sido severamente interrumpido a partir del domingo. Sin embargo, también destaca que algunos usuarios de la app podrían seguir utilizando el servicio.

China y su censura tecnológica

"Si sólo te dejan conducir a una milla por hora, no vas a conducir por esa carretera, aunque no esté técnicamente bloqueada"

Las autoridades chinas tienen un amplio historial de bloqueos parciales, pero no totales, de los servicios de internet, así como de frenarlos hasta que se vuelvan inútiles. Esto ha provocado que los usuarios abandonen estos métodos de comunicación y se pasen a otros que funcionan sin problemas y con mayor velocidad, pero que, por otro lado, son fácilmente controlados por las autoridades, como es el caso de la app WeChat, perteneciente a la compañía Tencent con sede en Shenzhen.

"Si sólo te dejan conducir a una milla por hora, no vas a conducir por esa carretera, aunque no esté técnicamente bloqueada", destaca Tsui.

La interrupción de los servicios de WhatsApp llega cuando Pekín se prepara para el congreso del Partido Comunista que se celebrará el 18 de octubre, un evento que tiene lugar cada cinco años donde se elige al líder del partido, y en consiguiente, máximo dirigente del país. Según las informaciones locales y varios medios internacionales, las apuestas apuntan a que el congreso confirme de nuevo al presidente Xi Jinping en el poder, aunque hay una gran incertidumbre todavía sobre quién se unirá a él en el Comité Permanente del Politburó, el grupo de más alto rango del partido.

En los últimos años, China no sólo ha intensificado la censura digital, sino que también ha cerrado cientos de iglesias y encarcelado a un gran número de activistas.

El bloqueo de WhatsApp ha provocado la reacción de muchos usuarios de redes sociales del país, en su mayoría a través de la red Weibo (similar a Twitter).

En China, hasta el correo electrónico está perdiendo usuarios a medida que los usuarios aceptan la conveniencia de WeChat. Esta app de mensajería cuanta ya con 963 millones de usuarios activos y tiene grandes similitudes con WhatsApp, sin embargo, tiene una diferencia fundamental: sus estrechos vínculos con el gobierno. En concreto, este mes, la app informaba a sus usuarios que cumplen con las solicitudes oficiales de información.

China y su incumplimiento de los acuerdos con la Organización Mundial del Comercio

En el año 2001, China se unía a la Organización Mundial del Comercio y acordaba abrir servicios de datos online y otros servicios de telecomunicaciones mejorados a la competencia internacional. Sin embargo, logró el apoyo de otros miembros de la organización para mantener las restricciones en los medios. Por otro lado, las grandes firmas de tecnologías, dependientes fuertemente del mercado chino, se han mostrado reacias a acusar a Pekín de no alcanzar los objetivos ni cumplir sus compromisos.

En Estados Unidos, la Oficina del Represente de Comercio ha abierto una investigación formal sobre si China está violando la propiedad intelectual de compañías estadounidenses, sin embargo, no ha publicado detalles de la investigación.

La seguridad de WhatsApp, enemigo del régimen

WhatsApp cuenta con una fuerte reputación entre los criptógrafos por la seguridad, motivo que puede haber llamado la atención de los censores chinos. La app proporciona el denominado cifrado de extremo a extremo, lo que implica (teóricamente) que incluso la compañía no sabe lo que se dice en las conversaciones de texto, voz y vídeo que circulan por sus servidores.

El aparato de censura del gobierno chino ha podido descubrir cómo apuntar al protocolo de transporte de datos pese a su rareza y encriptamiento

Sin embargo, el vídeo de WhatsApp, el uso compartido de archivos y otras funciones avanzadas dependen, en parte, de los protocolos de transferencia de datos de internet que ya fueron bloqueados en verano, pero la mensajería de texto emplea un método diferente, motivo por el que al gobierno local no le ha sido tan sencillo de interrumpir.

La última interrupción del sistema de mensajería de WhatsApp sugiere, explica Kobeissi, que el aparato de censura del gobierno chino ha podido descubrir cómo apuntar al protocolo de transporte de datos pese a su rareza y encriptamiento.

En esta línea, al bloquear los servicios de WhatsApp altamente encriptados y hacer que las apps menos seguras como WeChat estén disponibles para el público general, el gobierno ha logrado reunir a sus usuarios en métodos de comunicación que le son más fácilmente supervisables.

Los usuarios de China continental todavía pueden utilizar servicios como WhatsApp si primero se conectan a redes privadas virtuales que les proporcionan canales de comunicación a servidores fuera de la región, pero el gobierno de China también ha comenzado una dura represión contra estas VPN.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios