Cómo proteger a los menores de los peligros de Internet
Ampliar

Cómo proteger a los menores de los peligros de Internet

martes 11 de febrero de 2020, 15:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
El 11 de febrero se celebra el Día de Internet Segura, y en ese contexto, Sophos ha publicado cuatro medidas básicas para proteger a los más pequeños ante las amenazas que acechan en la red.
En la actualidad, prácticamente todos los niveles sociales tienen acceso a Internet en los países occidentales. La red es parte de la vida de millones de personas en aspectos tan cotidianos como el entretenimiento o el trabajo. La gran accesibilidad de la conexión a Internet es el principal motivo, igualmente, por el que los menores de edad no solo tienen la posibilidad de estar conectados, sino que también expuestos a los peligros que la red global trae consigo.

Unicef ha comunicado que, actualmente, entre el 65 y el 85 por ciento de los niños españoles tienen acceso a Internet, y que de entre las personas de 9 y 16 años, más de la mitad hacen uso de Internet a diario. Estos datos plantean que existe un riesgo importante de que los menores se vean expuestos a amenazas virtuales. En primer lugar, su poco conocimiento de la informática puede llevarlos a ser víctimas de ciberataques, robo de datos o instalación de malwares; y por otra parte existe la posibilidad de que sean objetivo de ciber-bullying o incluso extorsión sexual.

4 medidas básicas de protección

Sophos, una empresa líder en ciberseguridad, recomienda varias medidas de prevención para concienciar tanto a menores como a adultos.

- Activar el control parental en los dispositivos: Según los contenidos que los padres consideren adecuados para sus hijos, estos pueden bloquear a sitios que puedan resultar peligrosos gracias a soluciones de filtrado web parental.

- No hacer en Internet lo que no harías fuera de él: Es importante, en la era digital, ser consciente de la huella digital que dejan las propias acciones en Internet, así como los peligros que acechan y ante los que hay que protegerse, en muchos casos, con sentido común. No interactuar con desconocidos, no facilitar datos personales, no entrar en páginas sospechosas o no publicar contenido inapropiado son algunas de las principales directrices señaladas por los expertos.

- No ignorar actualizaciones: En diversas ocasiones, la idea de no querer alterar el funcionamiento habitual de una aplicación o programa es suficiente como para no instalar la última versión ofrecida. Esto es un grave error ya que las actualizaciones suelen incluir entre sus funciones el evitar hackeos o el robo de datos de los usuarios.

- Utilización de antivirus: Y en especial, para los móviles. Los smartphones son los dispositivos más utilizados por los niños, por lo que son más vulnerables. Por eso es fundamental contar con un software de seguridad que proteja los accesos y la información que almacenan los dispositivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios