www.zonamovilidad.es
Por Alfonso de Castañeda
x
alfondcctelycom4com/8/8/17
miércoles 29 de septiembre de 2021, 18:09h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Google continúa su batalla en el Tribunal General de la Unión Europea (TJUE) para tratar de escabullirse de la multa antimonopolio de 4.300 millones de euros y vuelve a poner el foco en Apple, señalando que los pagos a los fabricantes de smartphones para que preinstalaran sólo su motor de búsqueda eran “necesario para arrebatarle cuota de mercado”.

El equipo jurídico de Google vuelve a excusarse de sus prácticas, supuestamente anti-competitivas, asegurando que no lo hacían para impedir la competencia, sino para reducir la cuota de mercado de Apple.

En este sentido, la Comisión Europea acusó a Google de realizar pagos a los fabricantes de smartphones para que preinstalasen su buscador en los terminales, un acuerdo conocido como reparto de ingresos (RSA) y que desde Bruselas señalan como anticompetitivo porque excluye a los rivales. Sin embargo, el gigante estadounidense asegura que esto sólo era para “animar” a los fabricantes de teléfonos a dar cabida a Android ya que estaban generando dinero con otras aplicaciones.

“Los RSA también les ayudaron a mantener los precios bajos y a competir con más éxito con Apple”

"Google tenía que ofrecer un flujo de ingresos compensatorio. Un incentivo para convencerles de que se abrieran y adoptaran la plataforma Android”, ha asegurado Assimakis Komninos, abogado de Google, al tribunal. “Al mismo tiempo, los RSA también les ayudaron a mantener los precios bajos y a competir con más éxito con Apple. Y, obviamente, Google obtenía a cambio una oportunidad promocional, la preinstalación única, que le permitía invertir en un SO (sistema operativo) gratuito, una tienda de aplicaciones gratuita, etc.”, apunta Komninos.

Google acusa a los reguladores europeos de ignorar a Apple

Leer más

En este sentido, el abogado de Google ha señalado que este tipo de acuerdos sólo cubrían el 5% del mercado, algo que ha rechazado la parte contraria afirmando que "lo que les preocupaba era que los competidores ganaran terreno” y las RDA eran "la cúspide de las prácticas de interconexión de Google".

El intercambio de opiniones se ha realizado en el tercer día de una semana de juicio que tendrá que decidir si se retira o no la multa histórica de 4.300 millones a Google por prácticas monopolísticas y cuya decisión no se espera hasta el año que viene.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios