www.zonamovilidad.es
Prueba Google Nest Cam, la cámara de vigilancia que reconoce a los amigos

Prueba Google Nest Cam, la cámara de vigilancia que reconoce a los amigos

Por Pilar Bernat
x
pbernattelycom4com /7/7/16
jueves 16 de diciembre de 2021, 00:47h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Es tal vez uno de los diseños de videocámaras más bonito entre los que hay en el mercado; su nombre: Google Nest Cam y su función principal, como todo el mundo puede suponer, es vigilar el entorno en que la tenemos instalada. Sólo algunos detalles diferenciales: Cámara con sensor de color de 2 megapíxeles; vídeo hasta 1080p (1920x1080) a 30 fotogramas por segundo; historial de vídeo hasta 3 horas y altavoz con micrófono de alta calidad

El pack de venta de este nuevo elemento para el ecosistema del ‘hogar’ de Google incluye una Nest Cam con base (Altura: 98,47 mm · Anchura: 64,03 mm · Profundidad: 56,93 mm y 983 g con cable de alimentación); un adaptador de corriente USB A con diseño diferencial y logo en bajorrelieve, tornillos de pared, además de anclajes para una instalación fija, así como los papeles de garantía de dos años.

No más alta que una mano cerrada, la Nest tiene un diseño de formas limpias y armónicas, donde se conjugan elementos circulares y ovalados de clara inspiración Bauhaus: base ovalada y circular, con forma de huevo partido, un elemento de unión metálico que en este caso es una barra corta y la cámara flotante, sin apoyo directo en la pieza inferior. Visto desde atrás, se aprecian las perforaciones del altavoz, también dispuestas en círculo y el cable de conexión de 3m, blanco y redondo. El color juega al contraste del blanco y el negro, con un punto de luz LED.

El pequeño eje metálico antes mencionado, es el soporte que permite mover y fijar la cámara en el ángulo que consideremos conveniente. Hay que recordar que, si bien la visión es muy amplia, el objetivo no gira ni se puede mover desde el móvil a distancia.

La conexión de la cámara Nest

Para realizar la conexión, basta ir a la aplicación de Google Home, sumar un elemento, indicar que es una cámara y leer el código QR que se incluye en la pegatina que protege el objetivo. El enlace se realiza mediante tecnología WiFi 5 (802.11a/b/g/n/ac) de doble banda: 2,4 GHz y 5 GHz, entre las cuales podemos elegir lo que más nos convenga.

La aplicación nos recuerda acto seguido los consejos de instalación, de seguridad y los niveles mínimo y máximo de temperatura a la que debe funcionar el terminal (0ºC y 40ºC), las directrices de privacidad que recuerdan se debe avisar a las personas que puedan entrar en tu casa de que van a ser grabadas y obtener su permiso y a continuación se inicia la configuración de uso, paso a paso.

Cuando el led está azul, se inicia el proceso de creación de la red de cámaras Nest y la conexión a WiFi. Finalizada esta fase, la luz se vuelve a poner blanca y nosotros podemos elegir la ubicación del terminal dentro de la casa. Cuando la configuración ha finalizado, la luz luce verde y en nuestro móvil vemos la imagen que arroja. Si esa luz verde parpadea, significa que alguien está viendo el video en directo.

De otra parte, cabe activar o no el micrófono y la grabación de audio, porque el sistema permite que hablemos desde un lugar remoto y que una persona o una mascota nos escuche en el lugar en que está Nest.

Nest Aware

Por otra parte, la multinacional americana ha creado una plataforma de grabación que guarda vídeos de hasta 3 horas por eventos sin coste adicional.

En modalidad de pago nos permite obtener el historial de video de 30 días y hasta 60 días y crear alertas inteligentes.

Caso de que no queramos el servicio de grabación de Nest Aware, podemos salir e ir directamente a la actividad de la cámara o a la configuración para indicar qué tipo de notificaciones queremos recibir y elegir si se nos debe alertar en caso de detección de personas, animales, vehículos o movimiento.

Así mismo, cabe enseñarle a la cámara las caras de confianza, de forma que nos envía una alerta cuando percibe un rostro y nos avisa si es una cara conocida o desconocida.

Observaciones y precio de Nest Cam

“Para usar Nest Cam, se necesita una red Wi-Fi, una conexión a Internet de banda ancha con al menos 2 Mbps de velocidad de subida por cámara para un rendimiento óptimo (una conexión ADSL puede no ser suficiente), un dispositivo móvil compatible, la aplicación gratuita Google Home y una cuenta de Google.

Para usar las características de Funciona con Hey Google, se requiere hardware adicional (que se vende por separado), como un dispositivo Google Nest.

Nest Cam no ofrece notificaciones ni respuestas de emergencia monitorizadas por terceros.

La disponibilidad y el rendimiento de algunos servicios y funciones dependen de los servicios, los dispositivos y la red, y es posible que no estén disponibles en todas las zonas.

Puede que se necesiten suscripciones y que se apliquen términos, condiciones o cargos.

El precio de Google Nest Cam con cable es de 79,99 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios