www.zonamovilidad.es
Febrero 2013    27 de febrero de 2021

Pruebas moviles smartphones tabletas > Pruebas moviles Nokia

Prueba Nokia Lumia 710. Si hay una realidad cierta es que las cuotas masivas de mercado, en cuanto a telefonía móvil se refiere, no se deciden con los teléfonos que llamaríamos ‘tope gama’ o altamente innovadores (cutting edge) sino en aquellos que conforman la gama media y que mueve grandes volúmenes de terminales. Y si bien con los primeros los fabricantes demuestran su ‘poderío’, su capacidad de I+D o de ofrecer un ‘hecho diferencial’ que los identifique como únicos, un escalón más abajo es donde obtienen las ganancias.

 

Y este es un hecho que la pareja Nokia/Microsoft ha tenido claro a la hora de presentarse en el baile: si se pusieron de largo con el Lumia 800 y dejaron ‘ojipláticos’ (perdón por la licencia de utilizar una palabra inexistente) al mundo entero y, sobre todo a quienes pensaron que las compañías se ha-
bían unido porque sólo podían bailar con la más fea, con el 710 aspiran y probablemente conseguirán rendir a las masas.
¿Por qué? Por diseño, peso, implementación, sistema operativo y, sobre todo, precio. Desglosemos:

Nokia Lumia 900, Lumia 900Miembro de honor de esa gama de terminales llamados icónicos, el Nokia Lumia 900 no sólo hace historia por su evidente desarrollo en cuanto a diseño y tecnología, sino como el teléfono que hermanó Finlandia con los Estados Unidos o el primer Windows Phone ante el que sólo cabe una contenida admiración.

 

Después de la campaña que Steve Wozniak, fundador de Apple, y Ralph de la Vega, presidente de AT&T, le han hecho al Lumia 900, sólo caben dos pensamientos: o tienen grandes intereses o el teléfono tiene gancho. Y con libertad absoluta para que cada uno piense lo que quiera, nosotros nos vamos a atener al segundo aspecto.
¿Tiene el Nokia Lumia 900 cosas malas o mejorables? Por supuesto. ¿Responde a las expectativas que tenía la gente de la marca en otros tiempos? También y más.
Y es que, fabricado con un chasis de una sola pieza en policarbonato de colores, resulta un terminal agradable al tacto y a la vista. De hecho, busca romper la monotonía cromática a la que estamos acostumbrados en cuestión de móviles y opta por el cyan, el magenta, el blanco y el negro como colores de manufacturación, pero pulidos, brillantes.
Incrustada en una carcasa de líneas puras va una pantalla de 4,3”, con cristal Corning Gorilla Glass plano, de tecnología AMOLED (pantalla de LEDs orgánicos con matriz activa) combinada con Nokia Clear Black Display, sistema que reduce reflejos y pronuncia el contraste. El resultado es magnífico.

0,40625