www.zonamovilidad.es
Muere Ana Cristina Placer, señora de Alierta, maña y discreta
Ampliar

Muere Ana Cristina Placer, señora de Alierta, maña y discreta

lunes 06 de abril de 2015, 12:47h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

No recuerdo las veces que entre los compañeros o, incluso, entre los trabajadores de Telefónica se ha comentado la posibilidad de que Cesar Alierta dimitiera de su cargo de presidente de la multinacional española para cuidar a su esposa, Ana Cristina Placer, quien falleció este domingo de resurrección en la clínica Quirón de Madrid

Todos sabíamos que estaba enferma; todos sabíamos o creíamos saber que era un matrimonio entregado y ejemplar, de esos que escasean y se envidian; todos sabíamos que no tenían hijos y todos especulábamos con que la fuerza del cariño llevara a Alierta, un día u otro, a quedarse finalmente en casa, para pasar más horas junto a su ‘maña’.

Sin embargo, no sabemos nada más. El hecho de recorrer hoy prensa generalista, especializada, de sociedad o del corazón, sin encontrar más datos que los que ha aportado la nota de agencia o una sola frase pronunciada en un acto honorífico en Zaragoza en el que el aragonés distinguido agradeció a su mujer, también zaragozana, su entrega, hablan de su discreción, humildad, ejemplaridad y buen hacer.

La deducción es fácil, sabía que el protagonista era él, lo acompañaba cuando debía y podía, se mostraba elegante en cuanto a atuendo (me baso en las pocas fotos) y comportamiento (en palabras de quien la conocía) y estaba orgullosa de su tierra. Hoy los medios decían que se declaraba amante de la tecnología, seguramente porque hay una cuenta de Twitter de alguien que lleva su nombre, pero que me atrevo a afirmar que no es suya sino de alguien, familia o no, con quien coincide en apellido. También se habla de un blog, cuya última entrada fue en enero de 2013 y que sólo recoge tres informaciones sobre su aparición en algunos actos con su marido; el cual, si no es suplantación, no tiene ningún indicio de ser autobiográfico.

Por tanto, retomo lo de ‘maña’ que he utilizado como término, aunque coloquial, afectuoso; porque etimológicamente también parece hacer alusión a la grandeza aragonesa y a mí, personalmente, una mujer de su posición social y económica que no es víctima del botox y el cuché y que se marcha dejando a un marido a todas luces desolado, al que supo animar para que continuara con su labor tanto al frente de la compañía telefónica, como en su papel de embajador económico y empresarial de España, me parece, desde la distancia y el desconocimiento personal, una gran mujer. Descanse en paz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios