Se extienden las pantallas triluminus o quantum dot
Ampliar

Se extienden las pantallas triluminus o quantum dot

miércoles 15 de julio de 2015, 11:31h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Por definición, un quantum o cuanto es la menor cantidad de energía que puede transmitirse en cualquier longitud de onda. Fue el físico alemán Max Planck el primero que nos habló de ella y quién dio luz a la física cuántica. Sin embargo, ahora se habla por doquier de quantos en el mundo de las televisiones, de los móviles y de las pantallas. En general la idea de que una nueva generación ha llegado para superar a las novísimas OLED y más allá a las LED o al plasma que la mayoría de las familias del mundo tienen hoy en sus casas, se ha extendido.
A principios de 2015, el vicepresidente ejecutivo de Samsung, Joe Stinziano, afirmó que esta tecnología permitirá ver las películas "tan bien en casa como en el cine", que la calidad de la reproducción de los colores se multiplica 64 veces y el brillo es 2,5 veces superior al convencional de la tecnología LCD.
Las pantallas de puntos cuánticos consumen desde una quinta hasta una décima parte de energía que las pantallas LCD (cristal líquido) y no sólo son más brillantes sino más duraderas que las OLEDs (diodos emisores de luz orgánicos). Es más, se fabrican por menos de la mitad de lo que ha costado una pantalla hasta ahora.


Qué tienen las pantallas triluminus o quantum



El padre de los Quantum Dots es el profesor del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) Moungi Bawendi quien junto al también profesor Vladimir Bulovic patentó un sistema que dio origen a la empresa QD Visión cuyo equipo, hoy está integrado por profesionales que vienen de compañías como Corning, DuPont, Rohm and Haas, GTE/Sylvania, Cabot, E Ink o Color Kinetics.
Según explican los técnicos, “los puntos cuánticos son nanocristales semiconductores que brillan cuando son expuestos a la corriente o la luz. Emiten diferentes colores dependiendo de su tamaño y el material del que estén hechos”. Sus colores brillantes y puros, sumados al bajo consumo, les conceden un potencial infinito, especialmente en terminales como móviles o tablets que no permanecen continuamente conectados.
En 2008 QD Vision compró el porfolio de patentes de Motorola relacionado con pantallas; pero hubo que esperar a 2013 para que los televisores de Sony de puntos quánticos, a los que rebautizó como Triluminus resultaran premiados con un EISA y se empezara a hablar de este tipo de display. Los japoneses lo explicaban así: “están formadas por cristales semiconductores de unos pocos nanómetros que emiten diferentes longitudes de onda en función de su tamaño. Esas diferentes longitudes de onda dan lugar a diferentes colores, lo que permite reproducir un mayor espectro de tonos; por tanto son más fidedignas y se acercan mucho a la realidad”.
El potencial de la tecnología es tan grande, que el primer cliente de Massachusetts fue el ejercito americano y hoy, las multinacionales de la electrónica como Samsung, Philips, Konka o LG presumen de llevarla integrada en sus productos comerciales. Hasta la Unión Europea ha hablado, recientemente, de sus bondades.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios