www.zonamovilidad.es
lunes 21 de octubre de 2019, 20:31h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Los influencers se enfrentan por primera vez a la posible caída de su propio imperio. Instagram, la principal red social donde la gente dedicada a las redes trabaja con las marcas, ha dejado de rendir devoción a los influencers. El engagement logrado por los Instagramers actuales a finales de verano de 2019 es un 44% menor que el obtenido a principios de este mismo año.

Si bien es cierto que el recorrido profesional de los influencers durante los últimos años ha sido ascendente. Al igual que ya predijeron algunos analistas, esta tendencia podría estar llegando a su fin. Los youtubers, influencers, instagramers y todos aquellos que tratan de vivir de las acciones publicitarias remuneradas a través de Instagram, se enfrentan a la caída de tráfico y credibilidad por parte de los usuarios, las marcas y por tanto de la propia red social, la cual les proporciona menor visibilidad.

Para hacerse una idea, se conoce como influencer a cualquier persona, que como su propia denominación indica, goza de cierta influencia entre el público en las redes sociales. Dada su reputada posición en las redes, se ha convertido en algo común para las marcas, trabajar con dichas personas para crear acciones publicitarias. Tanto es así, que el pasado 2018 la inversión realizada en publicidad a través de influencers llegó a alcanzar los 8.780 millones de euros.

Una difícil decisión

Hace escasos años, los influencers emergieron como una marca de seguridad para las marcas. Al ser individuos y no grandes compañías, como puede ser una cadena de televisión, conocían muy bien a su público y eran capaces de medir en likes y visualizaciones a cuanta gente exactamente llegaba la promoción e incluso saber de entre toda esa gente cuántas personas terminaban comprando el producto promocionado, gracias al uso de códigos promocionales exclusivos.

Tras varios años en los que se multiplicó inmensamente el número de influencers, parecía que podía ser una buena noticia para las marcas, dado que cuanta más oferta, mayores las opciones y más especializadas en productos concretos. Sin embargo, a pesar de que esa ventaja existe, la aparición de métodos de compra-venta de likes, seguidores y visitas han mellado inmensamente la credibilidad del mercado.

Analizando la situación actual, los influencers se han visto degradados al mismo nivel de confianza que los métodos tradicionales, y ya han aparecido nuevos métodos de promoción cómo son las recompensas por recomendación. En las que el propio usuario, tras realizar una compra, recomienda o no el artículo que ha adquirido, y en caso de recomendarlo, si logra que otro usuario lo compre recibe una recompensa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios