Prueba móviles Huawei

Probamos Huawei Mate 30 Pro, entre el glamour y la voluntad
Ampliar

Probamos Huawei Mate 30 Pro, entre el glamour y la voluntad

miércoles 27 de noviembre de 2019, 01:19h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Tener un Huawei Mate 30 Pro entre las manos tiene emoción y valor añadido, ya que no solo se trata de probar uno de los mejores terminales que han visto la luz en este 2019, sino también de saber cómo funciona la nueva plataforma de Huawei Mobile Services; al servicio de la cual se ha instalado un procesador HiSilicon Kirin 990 de ocho núcleos cada uno de ellos de 7 nm+; es decir el procesador más potente que ha fabricado la marca hasta el momento.

Sin temor a exagerar, el diseño de este nuevo móvil se puede tachar de bellísimo. Sutilmente curvado con pantalla infinita OLED capacitiva de 6,53 pulgadas de diagonal embebida en un cuerpo de 15,81 x 7,31 x 0,88 cm y un porcentaje de pantalla sobre el cuerpo de 94,1 %. El notch, alargado, aloja la cámara frontal y un detalle curioso es la incorporación del volumen digital con retroalimentación háptica (un toque en el lateral y puedes sentir como bajas y subes el volumen).

Sólo el pulsador de activación (en rojo) interrumpe la suavidad del marco metálico en combinación con el cristal resistente, Corning Gorilla Glass 6, que cubre el equipo.

En la base, la cuna para un cargador Micro USB C 1.0 en el cual se puede introducir, igualmente, una llave de memoria o el conector de los auriculares.

A su izquierda, el altavoz estéreo nos ofrece un sonido nítido y muy potente; pero no se puede dejar pasar la calidad del micrófono con sistema de cancelación de ruido; algo que no sólo apreciamos al hablar, sino al grabar sin un micrófono externo (ver vídeo de prueba). A la derecha del puerto, la cuna de la SIM nano y de la tarjeta de memoria MicroSD Nano.

Cámara con cuatro objetivos

La trasera, de aspecto metálico, acoge una cámara diseñada por Leica, con cuatro objetivos: dos de 40 megapíxeles, una de 8 megapixels 40 megapixels y la cuarta la cámara PDAF 3D TOF. A efectos del consumidor normal, estos objetivos corresponden a un estándar (27 mm, con enfoque láser y estabilizador), un tele corto de 80 mm que admite, además, un zoom óptico 3x, un gran angular de 18 mm y una cámara 3D que enfoca en base a la técnica denominada tiempo de vuelo (de un rayo a un objeto). Las aperturas van de f /1,6 en el gran angular, a f/2,4 en el tele, lo que nos permite modificar la relación más/menos luz vs más/menos profundidad de campo. La cámara tiene, además, un modo ‘apertura’ donde podemos modificar manualmente este factor entre los valores f/0,95 y f/16

Dispone de inteligencia artificial para reconocimiento de escenas y de modo automático (foto); lo cual ayuda mucho a los fotógrafos amateur, que disfrutan de sus fotografías pero no son grandes expertos.

Así mismo, dispone de modo noche, modo retrato (bokeh), modo profesional para realizar todos los ajustes de forma manual, modo vídeo con factor belleza (10 niveles) y zoom digital 10x. Dentro del apartado ‘Mas’ se amplían las posibilidades y el terminal nos ofrece la posibilidad de grabar a cámara lenta, cámara rápida, realizar panorámicas, fotos monocromáticas, sumar realidad aumentada o pintar la fotografía con el movimiento de la luz, activar HDR (mayor rango de exposición, más detalle en fotografías con zonas más o menos iluminadas). También fotos con movimiento, con marca de agua personalizada, escanear documentos o realizar tomas con dos vistas sobre un mismo objeto.

El flash de LED es doble para impedir entre otras cosas, los ojos rojos y el vídeo admite filtros y diferentes resoluciones. Como es habitual en los terminales de última generación, este Mate tiene el software de reconocimiento para que el sistema encuentre en la web productos similares.

En cuanto a la galería permite crear álbumes, vídeos automáticos partiendo de las fotografías, sección de recuerdos y álbumes automáticos con diferentes clasificaciones; por ejemplo, por ubicación.

En términos generales, la cámara de este Mate 30 y el abanico de posibilidades que ofrece está por encima de todos los móviles que hemos podido probar hasta el momento en la gama premium, a la espera de las bondades del Sony X5 presentado en IFA y por encima de un no menos buen iPhone 11 Pro. Sin temor a exagerar, podemos decir que es excepcional.

Conectividad y desbloqueo

El Huawei Mate 30 Pro se comercializa en versión 4G y 5G, móviles que presentan ligeras diferencias tanto en sus SoC como en la antena.

Con un procesador del propio Huawei, HiSilicon Kirin 990 (o 990 5G) de ocho núcleos de 7 nanómetros (2x2.86 GHz Cortex-A76 y 2x2.09 GHz Cortex-A76 y 4x1.86 GHz Cortex-A5) construido con la precisión que permite la luz ultravioleta en el caso del 990 5G, el sistema incluye sistema de procesamiento paralelo para combinar la CPU, la NPU (arquitectura Da Vinci, 1 Big Core + 1 Tiny Core que aporta mayor eficiencia y capacidad de computación) y la GPU Mali G76 MC16 con Kirin Gaming para potenciar las capacidades de juego del terminal. Un detalle no menor para quienes buscan potencia de juego o, lo que es lo mismo una consola con la que poder hablar, sacar fotos y otros detalles.

Así mismo, se ha mejorado el procesador de imagen, con una optimización estimada en un 15% con respecto al modelo anterior en términos de eliminación de ruido y velocidad de renderización.

El Módem de, igualmente, Hisilicon, Balong 765 en el caso del móvil que hemos probado, y 5G01 o 5.000 en los modelos 5G. En este caso admite MIMO 8 × 8 (ocho emisores y ocho receptores en la antena para multiplicar su área de cobertura y su capacidad de transmisión) y es LTE Cat.19 con velocidad de datos de enlace descendente de hasta 1.6Gbps en la red FDD y hasta 1.16Gbps en la red TD-LTE.

Sorprende que en términos de WiFi aún no equipe WiFi 6, sino 5 (Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, de doble banda, con DLNA para duplicación de pantalla, sistema de conexión entre terminales Wi-Fi Directo y capacidad de punto de acceso para compartir la red con otros dispositivos.

Sin embargo, el Bluetooth si es el más avanzado que se implementa: es 5.1, A2DP para transmitir archivos estéreo, aptX HD para ofrecer la mejor transmisión de audio y todo ello con sistema de bajo consumo LE. No menor es el sistema de transmisión de datos por aproximación de campos, NFC (seguro para transacciones cifradas y abierto para otras opciones más cotidianas)

La conexión satelital es completa, se coordina con todos los sistemas de posicionamiento de la órbita LEO, lo que le confiere ubicación universal y el cable, con sistema de carga ultra rápida de 40w (27w en carga inalámbrica), es MicroUSB C 1.0, reversible. La batería es de 4.500 mAh, y nos da vida para varios días con un uso normal.

El software del conflicto

Y si todo es perfecto, ¿dónde está el problema? ¿En el precio? No, el precio está en la media del mercado, o incluso menos, entre los de su clase. Ronda los 1.000 euros, pero en la tienda de Huawei te regalan un bono de 300 euros para adquirir otros artículos. Por tanto, podemos hablar de 700 u 800 euros, según se adquiera en tienda física o por internet en versiones extranjeras.

El problema del móvil, en realidad, se llama Trump, y hace referencia a la política que ha establecido el presidente de los Estados Unidos al prohibir que las empresas americanas suministren ningún tipo de producto o componente a Huawei. Por tanto, y para desgracia de Google, el mundo ha recordado que Android lo desarrolla la Open Handset Alliance, aunque esta esté liderada por la mencionada multinacional americana y, por tanto, cualquier fabricante miembro puede incorporar a sus productos el software que el grupo de trabajo desarrolla en código abierto. En este caso, nos referimos a Android 10 en su versión más pura AOSP.

El pero, resulta evidente; pues, en principio, el Mate 30 no lleva tienda de aplicaciones de Google, ni aplicación de maps, ni YouTube app, etc. Tampoco funciona bien el software que se ha desarrollado utilizando las librerías de Google, pero si ya tenías un móvil Huawei, la cosa no es tan grave, puesto que al entrenar el nuevo lo clona y un 80% de las cosas funcionan con precisión; aunque en ocasiones hay que tener paciencia y voluntad.

Por supuesto, hay forma de modificar el móvil y que admita la plataforma de servicios de Google y lo que ésta conlleva, lo explican varias páginas de internet; pero esto supone modificar la configuración de fábrica y, en consecuencia, perder la garantía. También se solventan muchos problemas utilizando plataformas de descarga de terceros como Aptoide (es muy fácil) o utilizando las versiones web de las apps de Google, como si fuera un ordenador. Chrome funciona con normalidad. Basta pulsar el icono de navegador y al abrirse te da la opción de entrar en Google. A partir de ahí todo funciona como lo haría un PC.

Por ejemplo, para subir imágenes a Google Fotos, se abre el navegador, se va a fotos, se dice cargar, eliges la fuente (galería) seleccionar todo (o parte) e inmediatamente las imágenes están en tu álbum de Google. Y así todo. ¿Que es más cómodo y estamos acostumbrados a hacerlo desde la aplicación o a sincronizar todo directamente con Google? Sí. ¿Que es más una cuestión de modificar las rutinas y puedes utilizarlo de forma casi normal? También. Tan es así que en el cliente de correo se configura Gmail y funciona con normalidad.

También nos encontramos con casos curiosos, porque muchas apps responden con normalidad aunque primero te adviertan que necesitas Google Services. Otras, como en el caso de La Caixa, funciona Caixa Pay y Caixa Sign, pero no la general del banco. Suponemos que esto es cuestión de esperar unos días a que el ingente esfuerzo que está realizando Huawei para que todas las aplicaciones se abran y ofrezcan su potencial al completo.

Existen opciones no menores como lo es utilizar aplicaciones alternativas y, sobre todo estar atentos a la tienda de aplicaciones de Huawei y a las actualizaciones de Aptoide que cada día suma nuevas versiones.

La lección que hemos aprendido en el mundo entero, sobre todo en Europa y Latinoamérica, que somos los más afectados, es que no se puede depender de las decisiones de un gobierno para que nuestros productos, sean de donde sean, funcionen con corrección y que hay que poner en el mercado soluciones para romper con el monopolio americano del software. Es un tema urgente que tenemos que resolver. Mientras, AppGallery de Huawei y EMUI 10 (efectivo y agradable) procuran darse mucha prisa para que sus clientes tengan todos los servicios engrasados y no sólo no echen nada de menos, sino que, disfruten al saber que Google controla un poco menos sus vidas.

Huawei Mate 30 Pro: supremacía tecnológica y moral

Huawei Mate 30 Pro: supremacía tecnológica y moral

Leer más
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios