Prueba LG 360 CAM y CAM+. Las posibilidades de un modular de gama alta
Ampliar

Prueba LG 360 CAM y CAM+. Las posibilidades de un modular de gama alta

domingo 18 de septiembre de 2016, 13:02h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Durante el pasado Mobile World Congress 2016, celebrado en Barcelona, el pasado mes de febrero, se presentaron los llamados LG G5 ¡FRIENDS¡, es decir, una nueva gama de dispositivos que salen al mercado con la intención de complementar el uso del modular LG G5, diseñados para mejorar la experiencia de usuario con este terminal; es el caso de la LG 360 CAM.

La LG 360 CAM es una cámara de bolsillo equipada con dos sensores de 13 MP y angular de 200 grados, la cual no solo nos permite la toma de fotografías esféricas, sino también la captura de videos en 360 grados con una resolución 2K.

LG 360 CAM permite la toma de fotografías esféricas, y la captura de videos en 360 grados con una resolución 2K


Con un diseño alargado y muy ergonómico, el cuerpo de la LG 360 CAM está protegido por una funda de plástico, que evita que los sensores se dañen mientras la transportamos y que, además, podemos utilizar como brazo telescópico para la grabación en primera persona. En el mismo cuerpo de la cámara se sitúan de manera muy accesible, el botón de encendido y apagado, el pulsador de grabación y un LED que se ilumina cuando la cámara está grabando.
En el interior de del terminal nos encontramos con una memoria interna de 4 GB, que en ocasiones se nos puede quedar corta, por lo que es muy recomendable hacer uso de la posibilidad que se nos ofrece de ampliarla mediante tarjeta de memoria externa microSD. Cuenta también con una batería interna de 1200 mAh que se recarga mediante los nuevos cables microUSB Type-C.

Aplicación muy intuitiva y de fácil manejo

La aplicación, ya instalada de fábrica en el LG G5, permite que los usuarios podamos escoger, de manera muy intuitiva, entre las distintas opciones que nos ofrece la cámara, como cambiar entre los modos de imagen, grabar en 180 o 360 grados o escoger entre el modo automático o el manual y así manipular aspectos fotográficos como la sensibilidad ISO o el balance de blancos.
Para la visualización de nuestro contenido en 360 grados cabe, igualmente, usar gafas de realidad virtual, aunque también existe la posibilidad de disfrutar de nuestro contenido en el propio Smartphone a través de la aplicación, algo que no recomendamos puesto que se pierde una gran experiencia de uso.

LG G5 CAM Plus

El segundo ‘amigo’ del LG es el módulo de cámara, el cual se vende por separado y se adapta al cuerpo principal del teléfono, de forma que le otorga cierto formato de cámara tradicional.
Para ponerlo hay que quitar la batería del módulo base con un gesto de quiebro (parece que lo vamos a romper), alinear las flechas y presionar. Volvemos a meter la batería en el terminal y empezamos a descubrir todo un mundo de experiencia de imagen.
Con una trasera ligeramente rugosa, el módulo nos facilita el agarre de la, ahora, cámara. En él encontramos un botón rotador para el zoom que nos permite acercar o alejar la imagen. Así mismo, incorpora disparador y pulsador para grabar video.
Con unas medidas de 7,39 x 6, 14 x 1, 59 cm y un peso de 24,5 gramos, el accesorio no sólo aporta comodidad y funcionalidad, sino también una recarga extra de batería para llegar hasta los 4.000 mAh (suma 1.200 mAh a la original). Y aunque hay quien manifiesta algunas quejas al respecto de la carga de la batería, lógicamente tarda algo más de tiempo que sin el módulo, ya que la carga es mayor; pero no es algo que llame la atención especialmente. De hecho, lo que sí es reseñable es que el teléfono/cámara te acompaña toda la jornada funcionando y sin inmutarse.


Respecto a las tomas, la doble lente del teléfono y sus capacidades de enfoque presentan batalla a cualquier terminal de la competencia que quiera medirse. Es más, en esa pugna (mismo lugar, misma hora, misma luz, misma toma) el iPhone S6 queda fuera de juego y también manifiesta cierta mejora con respecto al segundo teléfono 2016 de la marca coreana, el LG V10. La imágen que acompaña el reportaje habla por sí misma.
Tanto en foto frontal como trasera, la cámara del G5 nos permite toma normal y toma con gran angular; de forma que la experiencia de imagen se multiplica; por supuesto también se puede jugar con los múltiples modos de que dispone y las diferentes formas de disparo.
A modo de recordatorio, hay que señalar que el nuevo LG integra una cámara principal doble de 16+8 px; la primera con una velocidad de objetivo f/1.8 y la segunda f/2.4; incluye foco de láser automático (bastante espectacular); estabilizador de imagen de 3 axis, flash de LED doble (evita los ojos rojos), HDR, etc.
A la hora de capturar, tres posturas: simple, básico y manual (pro). Para quienes tienen prisa, basta con definir si es un primer plano o una toma general (en realidad lo que hacemos es elegir la lente de 75 ó la 135Љ), y disparar.
Entre los modos de captura: cámara lenta, time lapse, multivista, resaltar, panorámica, foto/video de 3 o 60 seg o automático). Dentro de los ajustes, cabe elegir si queremos ver la retícula, quitar o poner el estabilizador, activar o desactivar el sonido, seleccionar el temporizador de 3 ó 10 segundos, poner filtros o elegir tamaño y resolución. Hay vista previa, posibilidad de compartir en las redes sociales de forma inmediata y de editar la imagen con las herramientas de Google fotos.
La cámara frontal ofrece modo belleza en grados del 1 al 10 y la posibilidad de usar el perfil simple o el básico. La de video, graba en fullHD.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Noticias relacionadas

  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios