Prueba Samsung Galaxy S8. El esperado
Ampliar

Prueba Samsung Galaxy S8. El esperado

domingo 28 de mayo de 2017, 12:22h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Samsung Galaxy S8, el esperado, llega envuelto en un mundo de expectación y nace como el heredero de un trono medieval: esperanza de hegemonía, portador de éxitos, de continuidad dinástica y de prestigio. Para cerciorarse de que iba a ser así, el fabricante no ha escatimado en medios y está claro que no olvida que no puede permitirse el más mínimo fallo ni dejar un resquicio al fracaso.

Con el terminal en la mano, y a primera vista, creemos que lo consigue; porque Samsung presenta al mercado el primer smartphone con capacidades cognitivas inmersas en un producto que comercializa en dos tamaños -S8 y S8 plus- y tres colores: negro, gris y plata.

Cognitivo

Y es que fue en el MWC de 2016, ya hace más de un año, cuando contamos al mundo que los teléfonos, gracias a procesadores como el, entonces, Snapdragon 820 de Samsung, adquirían capacidades cognitivas y se convertían no en un medio, sino en un fin per se. Explicamos que tendrían capacidad de reconocer a las personas, los objetos, interpretar etiquetas, de discernir y dar información añadida sobre aquello que poníamos frente a su cámara e incluso de leer escritura manuscrita y convertirla en una imagen tipográfica.

Y esa es exactamente, o muy aproximadamente, la gran aportación de Samsung en su nuevo smartphone de referencia. La compañía se ha atrevido con la inteligencia artificial y le ha dado un nombre a un sistema con el que nos entendemos mediante conversación natural, Bixby y ha explicado que se trata de una nueva forma de interactuar con el teléfono, ya que éste ahora “tiene visión, voz, memoria para recordar y capacidad para gestionar nuestro hogar”.

La gran pregunta es cuál es el procesador que consigue aportar este tipo de experiencia y la respuesta es la de casi siempre: Samsung montará dos procesadores, el suyo propio, Exynos 8895 y el Qualcomm Snapdragon 835, según mercados. Concretamente, el Exynos 8895 es un octacore con núcleos de 10 nm (4 x 2,3 GHz + 4 x 1,76 GHz) y el Qualcomm, que ya no se denomina procesador sino plataforma por todo lo que integra en un solo concepto, presume de otros 8 núcleos de 10 nm, una velocidad de reloj hasta 2.45 GHz montados con arquitectura Kryo.

Control del hogar

Y cuando decimos que el Galaxy S8 tiene capacidades para gestionar nuestro hogar, lo hacemos de forma literal, ya que lleva software integrado para conectar todos los sistemas y electrodomésticos inteligentes que tengamos en nuestras casas, de manera que, desde un único punto, podemos encender, apagar o manejar cada uno de ellos. јY cómo sabe que somos nosotros los que lo hacemos, aunque sea de forma remota? Porque dispone de reconocimiento facial, entre otros métodos biométricos (lector de iris y de huella digital), para desbloquear el teléfono.

Muchos podrán pensar que no podemos depender de un único aparato por si nos quedamos sin batería y, a este respecto, hay que señalar que los procesadores de 10 nm, son más pequeños y más eficientes, aunque todavía tienen que demostrar al mercado su verdadera potencia y, en este caso, van acompañados por baterías de 3.000 mAh y 3.500 mAh para el S8 y el S8 plus. Eso sí, por si gastamos mucho y tenemos prisa, bueno es saber que dispone de sistema de carga inalámbrica y de carga rápida.

Visión inmersiva en una pantalla infinita

Siguiendo el mismo concepto que ya explicó LG al presentar el G6 en el Mobile World Congress 2017, este nuevo Samsung ofrece visión inmersiva al montar en el terminal una pantalla de gran formato (infinity display). En este caso se trata de un panel de 5,8”, curvo, simétrico con esquinas redondeadas y con sistema Edge integrado (doble barra de información); sin embargo, se puede manejar fácilmente con una mano. Y es que, lo que han hecho es aumentar la ratio del display sobre el total del cuerpo del aparato y cambiar la relación de aspecto; de forma que ocupa mЗs del 83% del frontal. Desaparecen, igualmente, los botones de comandos, que ahora se suman a la pantalla y resultan invisibles. Por el contrario, se incluye uno que en modelos anteriores no había en la trasera, que hará las funciones de navegador y lector de huella (como el LG). La tecnología de pantalla es Quad HD+ (4K) con HDR, una resolución de 2960 x 1440 px y 570 ppp de densidad. El formato y la implementación permiten “hacer más”, como por ejemplo ver vídeo y escribir simultáneamente o trabajar en modo multiwindows, con varias vistas abiertas de forma simultánea entre las que es fácil cambiar sólo con el movimiento de un dedo.

En cuanto a lo que podemos disfrutar en esa pantalla, desde luego el sistema operativo Android 7.0 con todas sus bondades y las tomas realizadas con las cámaras que monta en este modelo Samsung: dos en la trasera de 12 Mpx (OIS, f/1.7) y otra frontal de 8 Mpx. Llama especialmente la atención la velocidad del enfoque automático; ya que, aunque movamos el móvil, la imagen permanece enfocada (Smart autofocus). Para almacenar nuestras fotografías y mucho más, 64 GB de memoria y una RAM de 4 GB.

El resto de las especificaciones técnicas no son menos llamativas: Bluetooth 5.0, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac (2,4 y 5 GHz), USB tipo C, conectividad NFC, ANT+ (salud y deporte), LTE MU-MIMO 1024 QAM y geoposicionamiento a través de AGPS (Galileo, Glonass y Beidu).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.