www.zonamovilidad.es
sábado 29 de julio de 2017, 11:32h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Vivíamos el primer lustro del siglo cuando una mujer española, alcanzaba el cargo de vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Transportes y Energía; su nombre, Loyola del Palacio, su legado: el sistema de posicionamiento global GNSS europeo, al que dieron el nombre de Galileo.

Han pasado 13 años desde que la que también fuera Ministra de Agricultura, hoy fallecida, se sentara a debatir con los americanos, dueños y señores del GPS, sobre la posibilidad de que dejaran de ser ‘los amos del cielo’ y les planteó el proyecto que se había aprobado en 2003 para que Europa tuviera su propia red de posicionamiento con 30 satélites en órbita. Ésta sería de uso privado y tendría dos modos de funcionamiento: uno público, con una exactitud de 1m de deriva y otro de pago, donde la variación no podía ser mayor a 1 cm.

El devenir del proyecto ‘de Palacios’ ha sido largo, pero lo cierto es que hoy hay 18 artefactos de comunicación en órbita, que en 2020 estará plenamente operativo y que ya funciona. ЅSТ, funciona! De hecho, paulatinamente van saliendo al mercado terminales que ‘ven’ Galileo y lo utilizan para optimizar su sistema de posicionamiento combinándolo, bien con el americano GPS, bien con el ruso GLONASS.

En el Hespérides

Así el primer teléfono móvil que salió a la venta, con visión de Galileo integrada, fue el también español Aquaris X5 Plus de Bq; el cual, dada sus características fue el elegido para aventurarse con la Marina española con el fin de comprobar la efectividad del sistema orbital en latitudes extremas.

La carga principal de trabajo durante esta fase de la campaña se dedicó a los diferentes proyectos de investigación que se realizaron en el Continente Blanco: “Geomorfología y Geodinámica de las islas Shetland del Sur”

El cuaderno de bitácora del Hespérides, publicado en la página de la Armada nos lo cuenta así: “Después de un mes y medio desde la salida de Punta Arenas, el buque de investigación oceanográfica (BIO) “Hespérides” ha finalizado la segunda fase de la Campaña Antártica que se ha desarrollado durante el periodo comprendido entre el 8 de febrero y el 29 de marzo.

Tras cruzar el mar de Hoces en dos ocasiones, navegar por los canales Fueguinos, y por los estrechos de Guerlache, los canales de Lemaire y Neumayer en la Antártida, durante una navegación de 34 días, y una escala en Ushuaia, el buque ha completado todos sus objetivos de esta fase: apoyar a cuatro proyectos científicos a bordo y a cuatro medios de comunicación social (MCS), mantener el apoyo logístico a las Bases Antárticas Españolas (BAEЂs), y finalmente cerrar la Base “Gabriel de Castilla”.

La carga principal de trabajo durante esta fase de la campaña se dedicó a los diferentes proyectos de investigación que se realizaron en el Continente Blanco: “Geomorfología y Geodinámica de las islas Shetland del Sur”, “ALIENANT”; “Proyecto GALILEO-IHM” y “Estudio de Tardígrados”.

El proyecto científico de nuestro interés era el Galileo-IHM, su máximo responsable el capitán de fragata Juan Conforto Sesto, Jefe de la Sección de Hidrografía del Instituto Hidrográfico de la Marina de España (IHM) y el periodista que tuvo el privilegio de cubrir el viaje a este efecto (iban nueve de diferentes medios) fue Valentín Carrera, de la Agencia EFE.

Galileo-IHM

El Proyecto ‘GALILEO-IHM’ 2017, dio continuidad a los trabajos del Proyecto Cartográfico del Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM) ya iniciados en Zona Antártica, cuyo objetivo era la validación del servicio PRS (Servicio Público Regulado) del Programa Galileo, mediante la medición de datos de geoposicionamiento obtenidos a través de receptores PRS del sistema de localización satelital europeo, en zonas de altas latitudes del hemisferio sur.

Los diez móviles de BQ, del modelo Aquarius X5 Plus, programados con distintas configuraciones (GPS + Galileo, GPS + Glonass, solo GPS, etc.), registran la señal, y todo ello se monitoriza mediante ordenadores. El objetivo es evaluar la mejora que supone a distintos niveles una señal más robusta que el actual GPS

La científica María Gómez, del Instituto Español de Oceanografía explicaba el trabajo así: “el objetivo era reanalizar la precisión del posicionamiento Galileo OS (Open Service), disponiendo de una constelación más numerosa de satélites; analizar el posicionamiento Galileo, tanto PRS como OS, alcanzando la mayor latitud sur que sea posible a bordo del Hespérides. Esto debe permitir probar la mejor cobertura de posicionamiento que ofrece Galileo en altas latitudes frente a GPS, ya que los satélites de Galileo están situados en órbitas con mayor inclinación que las de GPS, lo que mejorará la calidad de la recepción a altas latitudes y en los polos, y en particular en el norte de Europa. Durante la campaña se han tomado medidas con diferentes tipos de receptores para validar su correcto funcionamiento y precisión, y poder corregir las interferencias provocadas al atravesar la ionosfera y la troposfera que generan distorsiones en la señal”.

Bq no se arredra ante el frío ni la humedad

Tres fueron los soportes con los que se realizaron los trabajos; uno de ellos los teléfonos móviles de Bq, antes mencionados; el prototipo de receptor de la empresa, también española, GMV y otros dispositivos diseñados para la obtención de posicionamiento Galileo en modo dinámico.

Valentín Carrera escribía al respecto así: “Los diez móviles de BQ, del modelo Aquarius X5 Plus, programados con distintas configuraciones (GPS + Galileo, GPS + Glonass, solo GPS, etc.), registran la señal, y todo ello se monitoriza mediante ordenadores. El objetivo es evaluar la mejora que supone a distintos niveles una señal más robusta que el actual GPS”.

Satisfechos y orgullosos de la aventura, el equipo de Bq ha recuperado ya caso todos los terminales; realmente todos menos uno que se perdió en un ‘accidente de manipulación’ ajeno a la tecnología en sí misma. “Qué mejor forma hay de demostrar la resistencia de nuestros teléfonos y su efectividad. Han viajado en barco y aguantado auténticos temporales de agua y viento; han ido a los confines de la tierra y no se han perdido; se han utilizado en las temperaturas más extremas del planeta y no han defraudado; es más, están en plena forma y han vuelto a casa”. Respecto a si Galileo ofrece mejor posicionamiento que GPS en estas latitudes, la respuesta es si. Uno de los detalles básicos en el momento en que todo tipo de vehículo sea autoconducido

Hespérides

El ‘Hespérides’ es el único buque de investigación oceanográfica español diseñado para efectuar investigación científica multidisciplinar. Cuenta con una dotación de 60 hombres y mujeres, bajo el mando del capitán de fragata Aurelio Fernández Dapena y tiene capacidad para alojar hasta 37 científicos y técnicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios