El paciente en el eje de la revolución
Ampliar

El paciente en el eje de la revolución

sábado 11 de agosto de 2018, 16:20h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Al igual que está ocurriendo en multitud de sectores, la Salud se enfrenta en la actualidad a retos muy complejos, que van desde ámbitos como el social (envejecimiento, cronicidad de enfermedades) al económico (sostenibilidad del sistema, equilibrio entre lo públic y lo privado), pasando por el impacto súbito que está teniendo, como no podía ser de otra manera, la tecnología.

La repercusión de esta Revolución 4.0 en el campo de la Sanidad va mucho más allá de un aumento en la eficiencia de procesos médicos o una mejora en los ratios de éxito en intervenciones quirúrgicas, hasta el punto de estar modificando por completo no sólo la propia concepción social e individual de lo que significa la Salud por parte de las personas, sino, también, la relación de los profesionales sanitarios, así como del resto de sujetos implicados con el sistema.

La Revolución 4.0 en el campo de la Sanidad va mucho más allá de un aumento en la eficiencia de procesos médicos o una mejora en los ratios de éxito en intervenciones quirúrgicas.

Dentro de este nuevo paradigma en el que se sobrepasan por completo los límites de lo físico, el paciente se está convirtiendo en el eje del sector sanitario a velocidad de vértigo. Tanto es así que ya se habla sin tapujos de un nuevo ecosistema de la salud plenamente participativo, en el que ciudadanos, profesionales e industria interactúen permanentemente y de manera activa para mejorar la gestión del sistema, estableciendo prioridades y objetivos, desarrollando nuevas estrategias en la prestación de servicios y marcando las líneas maestras hacia las que debe orientarse la investigación. Una inédita realidad en la que, en definitiva, el paciente toma relevancia, asumiendo un rol mucho más activo en el mantenimiento y cuidado de su salud, así como en lo que demanda del sector.

De hecho, no sólo se está modificando drásticamente la relación entre médicos y pacientes, sino que el intenso efecto de la tecnología e Internet provoca un cambio radical en cómo los usuarios del sector conocen, interactúan y toman decisiones sobre sus patologías, tratamientos y modos de afrontar cualquier tipo de incidencia. En referencia a la medición, las tendencias más vanguardistas están apostando por centrarse en la parte cualitativa (opinión del paciente, escucharle, conocer sus preocupaciones y sentimientos, darle protagonismo,...) dejando en un apartado secundario lo cuantitativo. Y, lo que es más importante, buscando de un modo permanente nuevos sistemas de mejora a través aprendizaje y la colaboración con los distintos profesionales del ámbito sanitario.

La disrupción tecnológica

El súbito impacto de la tecnología, especialmente en la última década, ha provocado cambios de una enorme tendencia disruptiva en sectores clave de la economía, transformándolos de un modo radical. A este respecto podemos citar como ejemplos la movilidad urbana (Uber, Cabify), el alojamiento (Airbnb), el comercio electrónico (Ebay, Amazon) o la música (Spotify), mientras que ya muchos vaticinan una inédita Revolución 4.0 con la implementación de los sistemas Blockchain en campos como las finanzas o la logística, además de la comercialización de los primeros ordenadores cuánticos, que elevarán el proceso de la información y la gestión del Big Data a niveles difícilmente imaginables a día de hoy.

El sector de la Salud está transformándose hacia un desconocido escenario en el que el paciente parece estar destinado a jugar un papel clave.

En este nuevo ecosistema, el Smartphone ha transformado por completo nuestra vida como consumidores, brindándonos, al menos en teoría, la posibilidad de tomar mejores decisiones gracias a la facilidad de acceso a la totalidad de fuentes del conocimiento, desde artículos académicos a enciclopedias, pasando por opiniones de clientes o un inmenso abanico de opciones multimedia y bases de datos. El sector de la Salud no sólo no ha logrado abstraerse de esta corriente, sino que está transformándose hacia un desconocido escenario en el que el paciente parece estar destinado a jugar un papel clave, como sujeto activo y real dentro del sistema que interactúa con el resto de stakeholders en un proceso ininterrumpido y constante de mejora de procesos y capacidades.

Como se verá más adelante, la digitalización es una pieza fundamental en la experiencia del paciente, transformando radicalmente la relación entre paciente y hospitales, y promoviendo una transversalidad en ámbitos como la formación, a través de, por ejemplo, plataformas eLearning de gestión del conocimiento o desarrollando espacios virtuales donde pacientes y profesionales sanitarios comparten experiencias e intercambian información, favoreciendo la prevención. Además, está permitiendo el desarrollo de herramientas digitales centradas en la monitorización de los usuarios de los centros de salud, midiendo su grado de satisfacción tanto en el momento en que se recibe el servicio como antes de la consulta o después del tratamiento, incluso en tiempo real.

Tendencias tecnológicas

De acuerdo al consenso entre distintos informes, tres son las tendencias tecnológicas que están irrumpiendo con mayor fuerza en el sector:

La inteligencia artificial para el procesamiento a gran velocidad de ingentes volúmenes de datos de salud de los pacientes mejorando la precisión de los diagnósticos.

Las aplicaciones centradas en telemedicina, principalmente destinadas a los usuarios de mayor edad, que recibirán atención médica de calidad ante cualquier incidencia, favoreciendo al ahorro de costes del sistema.

El uso del Big Data para obtener una mayor información multidisciplinar sobre cada paciente, lo que favorecerá el establecimiento de estrategias de prevención y control de posibles patologías.

En definitiva, el apoyo de la tecnología ya permite implementar un cambio radical en la relación entre el paciente y el profesional sanitario. Sin embargo, junto a una preocupación cada vez mayor por conocer las sensaciones de los usuarios en todas las etapas de su experiencia en el centro de salud, es igualmente relevante utilizar los beneficios de la Revolución 4.0 para lograr una transformación interna en las interacciones entre el equipo médico y el personal administrativo, que fomente una orientación hacia lo horizontal y promueva alianzas transversales entre ellos.

Firma: Irene Tato y Carlos S. Ponz, socios de IDC.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.