El futuro de nuestra salud está en manos de la tecnología
Ampliar

El futuro de nuestra salud está en manos de la tecnología

domingo 22 de noviembre de 2020, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

La consultora digital Runroom han elaborado un estudio sobre cómo las tecnologías disruptivas están revolucionando la relación entre pacientes y profesionales del sector salud.

La tecnología podría evitar crisis sanitarias como la del coronavirus. Así lo concluye el estudio de Runroom en el que se señalan ocho tecnologías que, además de transformar la experiencia del paciente y de los profesionales de la salud, forzarán un cambio de paradigma en prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento en los centros sanitarios. A continuación, algunas de las tendencias que pondrán el sector salud patas arriba.

  1. mHealth o salud móvil

A través de los wereables (pulseras, relojes, parches digitales, etc) y las apps que monitorizan parámetros biomédicos de las personas mediante el uso de sensores, los especialistas pueden controlar el estado de la salud del paciente, establecer diagnósticos y tomar decisiones de forma remota. También sirven para hacer un seguimiento de los pacientes crónicos, así como impulsar hábitos de vida saludables.

  1. Healthbots

Los healthbots, asistentes virtuales que recoplian información para controlar patologías en tiempo real, se pueden utilizar para controlar y monitorizar al paciente. El software analiza los síntomas del enfermo, realiza preguntas y envía toda la información al profesional sanitario. La tecnología usa el procesamiento de lenguaje y el aprendizaje automático para explorar bases de datos médicos con el fin de establecer correlaciones entre síntomas y enfermedad. De este modo, los usuarios pueden acceder a una base de conocimiento enorme para resolver dudas como, por ejemplo, si necesitan o no atención urgente.

En este terreno, la legislación tendrá que adaptarse para brindar atención médica online ya que, en la actualidad, las leyes españoas no permiten que esta tecnología efectúe diagnósticos oficiales. Además, el uso de datos y conversaciones con los usuarios exige especial cautela.

  1. Quirófanos 5G

La 5G ha venido para revolucionar la comunicación entre médico y paciente. Ambos podrán interactuar de forma remota y, con los nuevos dispositivos conectados al paciente, se generará información a tal velocidad que contribuirá a detectar cualquier problema de salud.

La 5G permite conectar simultáneamente a diferentes especialistas de todo el globo para trabajar de forma colectiva, lo que supone un cambio radical en la forma de transferir conocimiento médico.

En el ámbito quirúrjico, esta tecnología sirve para que especialistas de todo el mundo puedan seguir en remoto una intervención a través de la pantalla y ayudar a los cirujanos que están físicamen en quirófano. La 5G permite conectar simultáneamente a diferentes especialistas de todo el globo para trabajar de forma colectiva, lo que supone un cambio radical en la forma de transferir conocimiento médico.

La posibilidad de aumentar la velocidad de conexión y de reducir la latencia permite que el tiempo de transmisión sea casi instantáneo, repercutiendo directamente en la precisión. Por otro lado, el acceso a operaciones específicas y de complejidad se hará accesibe en todas las partes del mundo, lo que supone una democratización real de la cirugía y de la transmisión de conocimiento médico.

  1. Impresión 3D y 4D

La impresión 3D y 4D ya se utiliza para crear prótesis e implantes que en el futuro se adaptarán a los cambios orgánicos del paciente. También se investiga ya la impresión de medicamentos y de instrumentos médicos personalizaados, como catéteres específicos para intervenciones cardíacas o instrumentos para cirugías fetales. Los objetos impresos pueden reducir las listas de espera para un trasplante y mejorar la calidad de vida de los enfermos.

En cuanto a la impresión 4D, aunque todavía está en pañales, promete marcar un antes y un después en el campo de la medicina. La meta de estas tecnologías es imprimir partes del cuerpo humano y órganos completamente funcionales. Unos materiales biológicos que podrán cambiar de forma y de propiedades.

  1. Nanomedicina

Con las herramientas nanotecnológicas de análisis e imagen se podrá detectar una enfermedad o un mal funcionamiento celular en los estadios más tempranos, así como reparar o reemplazar tejidos y órganos dañados. Las aplicaciones terapeúticas de la nanomedicina van encaminadas a la construcción de sistemas que transporten y liberen fármacos en las células o zonas afectadas, con el objetivo de conseguir un tratamiento más efectivo.

Pero es en el cáncer donde se pueden ver los mayores avances en nanoterapia. Se investigan innovadores medicamentos para bloquear señales que permiten que las células malignas se multipliquen. Otra de las principales aplicaciones de la nanotecnología en medicina es el desarrollo de pastillas inteligentes que pueden controlarse de forma inalámbrica y a distancia, siendo posible ajustar la dosis de medicamentos o, incluso, detectar alergias e infecciones.

  1. Realidad virtual

La RV se muestra útil en psicología para tratar, por ejemplo, fobias y traumas mediante la exposición del paciente a situaciones que le producen miedo, en un ambiente controlado y de forma progresiva. Tambien puede ser de gran ayuda con personas que tienen Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), quienes usan la RV para practicar ejercicios de relajación, respiración y concentración. Asimismo, esta tecnología puede contribuir a la rehabilitación de pacientes que han sufrido un ictus y necesitan entrenamiento cognitivo, o para recuperar funciones motoras en personas que han sufrido un accidente.

Los simuladores virtuales también son una herramienta muy potente en la formación de profesionales sanitarios para el entrenamiento quirúrgico. Con ella pueden adentrarse en las diferentes partes del cuerpo humano y realizar cirugías sin riesgo para las personas.

  1. Big data

Los datos de los pacientes son relevantes para diagnosticar enfermedades antes de que se produzcan, por eso, la implementación del big data en materia sanitaria puede mejorar sustancialmente la calidad de vida de las personas. La medición de parámetros de salud con dispositivos wereables se puede cruzar con las bases de datos del paciente para detectar posibles enfermedades antes de que se manifiesten, sin necesidad de realizar pruebas diagnósticas.

Esta tecnología promete ser especialmente relevante en el caso de enfermedades crónicas y también para predecir a qué ritmo se está expandiendo un virus como el de la gripe en una población concreta, al tiempo que se garantiza el stock de vacunas. El big data repercute así en un mejor servicio de salud pública, ya que los modelos predictivos ahorran visitas médicas y pruebas diagnósticas. Los profesionales, eso sí, tendrán que gestionar toda esta información en base a normas éticas y legales.

  1. Blockchain

La cadena de bloques puede ser la solución definitiva para compartir el historial médico del paciente de forma segura. Con esta tecnología, los profesionales de diferentes centros podrían consultar y compartir el historial médico de cada persona de forma inmediata y segura. El paciente, por su parte, podría acceder a sus datos de salud y gestionarlos desde cualquier dispositivo y en el momento en el que quisiera. Por otro lado, el blockchain también se podría aplicar para controlar de manera más eficiente el consumo y la producción de fármacos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios