La guerra de los 700 MHz
Ampliar

La guerra de los 700 MHz

domingo 13 de noviembre de 2016, 12:48h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

A finales del pasado 2015 se celebró la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones en la que se trató el futuro y la reutilización de la frecuencia de los 700 MHz, la cual se encuentra en proceso de liberalización y armonización por parte de la Unión Europea, institución que ha marcado ya un calendario y propone dedicar más espectro en la banda superior de los 700 MHz para servicios móviles, al tiempo que las frecuencias de la gama inferior se destinarían, principalmente, a la comunicación audiovisual. El espectro mencionado -frecuencias entre 694 y 790 MHz- debería estar disponible en 2020, coincidiendo con un teórico despliegue de 5G que ahora parece adelantarse y que en España pende del hilo del ‘no Gobierno’.

Sin embargo, esta decisión ha puesto en pie de guerra a las compañías audiovisuales (cadenas de televisión) y, con ellas, a la mayor empresa de infraestructuras española, Cellnex, antigua Retevisión, quien presiona para retrasar la fecha propuesta hasta 2022. Hecho que, lejos de decisiones políticas continentales, puede llegar a ocurrir si España sigue sin Gobierno y no se prepara la subasta.

Cellnex y las cadenas se oponen a la decisión de la UE

El director de la Unidad de Negocio de Cellnex Telecom, Josep Ventosa defendió en la mesa redonda en la que participó en el XXX Encuentro de las Telecomunicaciones organizado por AMETIC en Santander, que hacen falta que las políticas de espectro que afectan a la Televisión Digital Terrestre (TDT) sean equilibradas y ayuden a preservar la industria cultural y creativa en Europa, un sector que supone el 6,8% del PIB europeo, aЬna 1,4 millones de PyMEs, y genera el 6,5% del empleo en Europa.


Ventosa se pronunció con contundencia sobre la decisión entorno a la banda UHF que, como hemos dicho, se debate actualmente en las instituciones europeas y que obligará a España a aprobar un plan de actuación que deberá publicarse antes de junio de 2018. Esta decisión, aseguró Ventosa, debe tener en consideración tres aspectos: “seguridad jurídica hasta 2030 para la banda sub700, de modo que se pueda acometer un nuevo ciclo de inversión; un plan de transición suave y no disruptivo que facilite la migración tecnológica y el establecimiento de mecanismos inteligentes de compensación de los costes que ha generado esta migración ‘forzada’ de los actuales servicios de TDT. Así mismo defendió a sus clientes y mantuvo que “la TDT es competitiva e innovadora y está preparada para ser pilar del modelo de TV europeo”.
Las cadenas, por su parte, han reflejado su malestar por boca de Mario Rodríguez, director general corporativo de Mediaset, quien se pregunta con cierta desesperación “hasta cuándo se mantendrán las migraciones en el campo de la TDT”, apoya la postura de Ventosa, reclama mayor seguridad jurídica para el sector y que el Estado que apure los dos años de prórroga que, si nada se tuerce, espera que apruebe de forma inminente la Unión Europea.
Asumiendo esta moratoria, que se extendería hasta 2022, “se conseguiría un plan de transición no disruptivo -en opinión del ejecutivo-”. Del mismo modo, el portavoz de Mediaset considera necesario que se arbitren mecanismos de compensación de los costes, tanto los remanentes como los emergentes, provocados por las migraciones. Las empresas han realizado “inversiones que no hemos terminado de amortizar -asegura-”.

El espectro mencionado -frecuencias entre 694 y 790 MHz- debería estar disponible en 2020, coincidiendo con un teórico despliegue de 5G


En este sentido, Rodríguez cree que la TDT es el principal motor del sector audiovisual publicitario europeo, el cual tiene un peso económico que, “a todas luces”, merece cierta consideración. Así mismo se queja de que las empresas del sector audiovisual ya han sufrido las consecuencias directas de las migraciones: reantenización (que hará falta de nuevo); renovación de los receptores; dotación de nuevas coberturas; necesidad de informar constantemente a los ciudadanos sobre los cambios, y, sobre todo, recorte del espectro asignado a la TDT.
En esta línea se sitúa, igualmente, el presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), Alejandro Perales, quien apuesta por promover la transformación digital sin que ello suponga “actuar en contra de una opción de oferta audiovisual” como es la TDT. De hecho, la AUC defiende la radiodifusión televisiva y, especialmente la TDT, “porque ofrece un acceso universal, cohesión social, servicio pЬblico y comunitario, además de un apoyo para la cultura europea”. No obstante, también entiende que es “deseable el desarrollo de la banda ancha y el 5G”.


Para lograr la compatibilidad, Perales solicita la elaboración de unos indicadores “externos, imparciales y realistas” sobre el mercado LTE y su potencial de crecimiento. También reclama acometer el desarrollo tecnológico de la TDT y, como los demás, garantizar para ella el uso de la banda UHF sub700 hasta 2030. Por último, exige ayudas para los usuarios destinadas a la actualización de equipamientos, como ocurrió en el primer dividendo.

Los operadores no sólo no se plantean esperar al reparto del segundo dividendo para avanzar hacia la 5G, sino que piensan hacerlo paulatinamente y a partir del 2018


La última opinión recogida a este respecto es del director general de Estrategia de Televés, José Luis Fernández, el cual considera que la TDT es “insustituible”; que no tiene equivalente; ve a las empresas del sector “a la vanguardia” y “preparadas para aprovechar esta oportunidad y demanda “una hoja de ruta” con “tiempo suficiente y sintonía” porque “si la TDT no evoluciona, no sería competitiva y se convertiría en accesoria”.
Recuerda también Fernández que el segundo dividendo digital, afecta a la ICT (infraestructura de comunicaciones de los edificios) y, “por tanto, al millón de instalaciones colectivas que existen en España”.

Los operadores y las telco en el lado opuesto

En posición radicalmente opuesta, que no enfrentada, se encuentran los operadores; quienes no sólo no se plantean esperar al reparto del segundo dividendo para avanzar hacia la 5G, sino que piensan hacerlo paulatinamente y a partir del 2018. Los tres grandes españoles, Telefónica, Movistar y Orange, tienen oferta convergente y, por tanto, consideran que a través de sus sistemas de pago ya dan entrada a las cadenas que emiten en TDT. La principal diferencia entre sistemas es que los televidentes de la tele convencional no pueden ver contenidos en resoluciones muy altas (como el actual HD 1200 de Telefónica) y mucho menos en 4K, tecnología que ya anuncia Vodafone para finales de año.


No obstante, al preguntarle al presidente de Telefónica España sobre las ventajas competitivas que puede suponer la diferencia en la calidad de la emisión entre las cadenas convencionales y la oferta IP de los operadores, Gilpérez comentaba: “No, no hay ventaja alguna y no es bueno para nosotros porque no creemos en las exclusividades y los monopolios. Nosotros invitamos a Cellnex a que evolucione sus infraestructuras para ir todos de la mano”. Eso sí, dejó claro el directivo de Telefónica que “su solución es de altísima calidad; de hecho, la mejor de Europa”.

Otras posturas: comunicaciones críticas y MásMóvil

En este punto, consideramos muy importante destacar la exigencia expuesta por el sector de las comunicaciones críticas, ya desde hace unos años, de hacer una reserva de 10 MHz en la frecuencia de los 700 MHz para los sistemas de comunicaciones de policía, ejercito, protección civil o urgencias sanitarias; de forma que se puedan mejorar, actualizar y optimizar las plataformas existentes, a la vez que sumarles las bondades de las últimas tecnologías (transmisión de imágenes, introducción de sensores, drones, etc.). Además, esas comunicaciones deben ser transfronterizas para ser efectivas y estar armonizadas en toda Europa e incuso en todo el planeta.


Finalmente, hilaridad y cierto estupor, ha despertado en el sector telco, la exigencia por parte de MásMóvil (Yoigo, Pepephone, Ibercom, etc.) de un trato preferente a la hora de adjudicar o de plantear la subasta de las nuevas frecuencias, petición que argumentan con la no menos osada afirmación de que se lo tendrán que dar “si la CNMC quiere un cuarto operador”.
Y fue ésta, por boca de su presidente, la que respondió al joven grupo y se hizo eco del sentir del resto de las compañías telefónicas: “MásMóvil se ha formado con empresas que llevan tiempo en el mercado, tienen infraestructura y han tenido oportunidades. No hay razón alguna para dispensarle un trato preferente”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios