Nintendo, Microsoft y Sony se unen contra los nuevos impuestos de Trump
Ampliar

Nintendo, Microsoft y Sony se unen contra los nuevos impuestos de Trump

jueves 27 de junio de 2019, 13:24h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Las tres principales empresas de videojuegos, Nintendo, Microsoft y Sony, se oponen contra los nuevos aranceles aduaneros que la administración de Donald Trump quiere imponer debido a su guerra comercial con China.

Nintendo, Microsoft y Sony han firmado un documento conjunto ante la cámara de representantes de Estados Unidos, en el que muestran su descontento y desaprobación ante los impuestos y aranceles, que quiere gravar el presidente Donald Trump a las exportaciones. De este modo, el precio de las consolas puede incrementarse hasta un 25% en los próximos años.

“Un daño desproporcionado”

El documento de siete páginas, firmado y presentado el pasado 18 de junio, expresa la disconformidad de las tres compañías: Sony, Microsoft y Nintendo, junto con el apoyo de la ESA (Entertainment Software Association). Así, muestran su oposición a las medidas propuestas por el gabinete de Trump, ya que puede provocar un impacto negativo en el precio de las consolas y en la industria del videojuego de Estados Unidos.

Subida de impuestos y del precio de las consolas

En esta carta, las tres partes señalan que durante el 2018, el 96% de todas las consolas de videojuegos se fabricaron en China. Así, han explicado en el documento que “las líneas de fabricación de consolas y componentes relacionados con las mismas se han desarrollado en China a lo largo de muchos años gracias a la inversión de nuestras empresas y socios colaboradores”.

“Un cambio brusco de la localización de las mismas hacia Estados Unidos o un nuevo país incrementaría los costes más allá de los efectos negativos de estas tarifas, obligándonos a vender y hacer nuestros productos a un margen mucho menos y en peores condiciones”, han señalado Nintendo, Microsoft y Sony.

El 96% de todas las consolas de videojuegos se fabricaron en China.

“Estos impuestos irrumpirán con fuerza en nuestros negocios y añadirán costes significativos a las ventas de videojuegos, consolas y servicios, poniendo en duda la viabilidad de este segmento de la industria del entretenimiento. Un aumento del precio del 25% en una nueva consola o videojuego puede alejar nuestros productos de muchas familias norteamericanas que buscan una nueva consola de cara a la temporada navideña”, argumentan las tres compañías.

De esta manera, los tres negocios de videojuegos aseguran que estos aranceles pueden provocar que los consumidores estadounidenses paguen, al menos, 840 millones dólares más por las consolas. “Un daño desproporcionado”, expresan en el documento.

Afecta al ecosistema de la industria del videojuego

Por su parte, Sony, Microsoft y Nintendo alegan que estos impuestos “harán daño de forma directa a los consumidores, desarrolladores, tiendas y fabricantes”. A su vez, esta subida de impuestos pondrá en riesgo “a miles de trabajos de gran calidad en la industria del videojuego estadounidense, a costa de perjudicar la innovación”.

Los tres negocios han querido recalcar la importancia de la creación de productos innovadores en Estados Unidos como HoloLens, Xbox Adaptive Controller, Wii, Kinect, PSVR, y el chipset Cell de Sony. Estos productos se emplean en diversos ámbitos como el sanitario, la investigación científica o el cine.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios