La historia del logo de Apple y su manzana mordida
Ampliar

La historia del logo de Apple y su manzana mordida

lunes 16 de noviembre de 2015, 14:44h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Seguro que alguna vez te has preguntado por qué el logo de Apple es una manzana mordida. Es una pregunta lógica teniendo en cuenta que la empresa es la que más capitalización de mercado tiene (626 mil millones de dólares actualmente) y que hay personas tan influidas por su logo que hasta se lo tatúan. Pero la historia de esta manzana está llena de mito y leyenda, y aquí os vamos a contar la realidad.
El logo de Apple es un paradigma para los diseñadores de todo el mundo, un modelo a seguir. No sólo porque es la representación de la marca más valorada del mundo, sino porque también su iconografía es tan potente que su forma apenas ha cambiado desde hace más de treinta años.
Desde Muy Interesante apuntan que Steve Jobs decidió llamar a su empresa Apple mucho tiempo antes de crearla. Se dice, aunque no es oficial, que Jobs se pudo ver influido por su estancia en una granja comunitaria con un grupo de amigos, donde su alimentación se basaba en frutas y vegetales. Hay otra teoría que dice que el nombre se le pudo ocurrir por el sello discográfico de The Beatles, grupo que a Jobs le encantaba. Todo son suposiciones que Steve Wozniak, socio de él, no ha desmentido.

Primer logo de Apple

El primer logo de Apple es desconocido por la gran mayoría. Fue diseñado en 1976 por Ron Wayne a cambio de un 10% de la empresa valorado en 800 dólares. A las dos semanas se agobió por problemas financieros y vendió su parte por 1.200 dólares. Un negocio redondo a corto plazo, pero horrible si vemos que actualmente su parte valdría 62.000 millones de dólares.

El logo de Wayne, que podría adornar cualquier botella de aceite por su estilo, está basado en la manzana de Isaac Newton. En él se ve la escena en la que una manzana está a punto de caer sobre la cabeza del científico y que le inspiró para descubrir las leyes gravitatorias.

El logo de la manzana mordida

El logo de Wayne duro un año porque a Jobs no le convencía en absoluto. Para cambiar la imagen de la marca se contrató a Rob Janoff, director de arte de la agencia publicitaria Regis McKenna. Este logo es el que se ha mantenido en forma (salvo algunos retoques) hasta nuestros días. Lo único que ha cambiado es el color de la manzana, que perduró hasta 1998.

El logo de Wayne es una manzana con un mordisco. Estaba compuesto por una gama de colores que comenzaba con el verde, amarillo, naranja, rojo, morado y acababa con el azul. El arco iris en sentido contrario. Sobre este logo se han originado varias leyendas y mitos. Hay gente que dice que el logo sirvió para homenajear a Alan Turing, padre de la computación que murió por morder una manzana envenenada. Además, se dice que los colores de la manzana estaban motivados por la homosexualidad de Turin. Otra teoría que se puede leer en varios sitios es que el mordisco nace de un juego de palabras entre la palabra bite inglesa y el término informático byte. Desde luego, las dos teorías son románticas y bonitas pero no tienen nada que ver con la realidad.

Los colores de la manzana tienen su razón de ser en que los ordenadores de Apple fueron de los primeros en ofrecer imágenes a color. En cambio, la mordida era por un factor técnico. “Es un asunto de escala. Si el logo se hace más pequeño la gente podría confundir la manzana con una cereza y con la mordida queda todo claro”, confesaba Wayne en una entrevista a Creativebits. “Nosotros le propusimos a Jobs el modelo con la mordida y con la manzana entera. Menos mal que eligió el de la mordida. Además, lo de los colores le pareció bien porque humanizaba la marca”, afirma el diseñador.

La manzana monocromática

En 1998 y con la compañía con algunos problemas económicos se decidió cambiar el logo. Jobs volvió a Apple después de unos años de ausencia por desavenencias internas y cuando lo hizo se tomó esta decisión. Esta versión ayudó a reconstruir la compañía, que para esa época estaba al borde la bancarrota.

Desde Apple se dieron cuenta que lo que hacia reconocible al logo era su forma no el color, por eso se siguió usando la manzana. Al hacerla monocromática era más fácil de imprimir y propició que se pudiera serigrafiar sin problema en todos los productos. Además, el diseño arcoiris había quedado un poco obsoleto

Posteriormente, y hasta nuestros días, el logo ha seguido actualizando pero sin cambiar la forma ni incluirle color. Algunas variaciones son referidas al relieve y al uso de plateados más depurados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

2 comentarios