Paillassot aboga por el fin de la neutralidad de la red y la igualdad de obligaciones entre empresas en competencia
Ampliar

Paillassot aboga por el fin de la neutralidad de la red y la igualdad de obligaciones entre empresas en competencia

sábado 09 de febrero de 2019, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Varios exministros, los últimos tres secretarios de Estado más el actual, Francisco Polo, representantes de la CNMC y, en general, del sector de las telecomunicaciones acudieron el pasado 27 de noviembre a la embajada francesa para celebrar junto a Lauren Paillasot, presidente de Orange, los 20 años de actividad empresarial en España; tiempo durante el cual la compañía afirma haber invertido 31.000 millones de euros en nuestro país.

Tras un profundo estudio de Deloitte, los discursos de cortesía, una mesa redonda en la que se recordó y se debatió, además del posterior cocktail, Orange brindó, entre otras muchas cosas, porque en el periodo comprendido entre 1998 y 2017, el sector TIC generó más de 440.000 empleos anuales de media en España y que sólo en 2017, su aportación al PIB se situó cerca del 4% del total con más de 44.400 millones de euros.

Agradecimientos y retos

Laurant Paillasot inició su discurso agradeciendo a los clientes de la compañía la confianza depositada en ellos, así como a su equipo, de quien asegura sigue trabajando con la misma ilusión que hace 20 años. Tuvo también palabras para sus socios, “aquellos que han ayudado hacer de Orange una realidad”, para los políticos y miembros de los organismos reguladores y también para la competencia quien “nos ha dado la energía para combatir con más fuerza”.

Recordó el Consejero de Orange que “entre todos han con-seguido llevar a España a la posición de privilegio de la que goza en términos de infraestructura y la consecuente conectividad, la cual “resulta clave para extraer el máximo valor de la gran oportunidad que supone la segunda oleada de transformación digital que se vive actualmente”.

Centró su discurso el directivo francés en la competencia, recordando a los presentes que la pugna ya no es en términos de país, sino de continentes y que esto supone afrontar una serie de retos que es imprescindible afrontar: El mercado actual, basado en los datos y con el Internet de las cosas o la Inteligencia Artificial en plena eclosión, pretende derribar muros y por ello hay que afrontar retos concretos”. Desde el punto de vista de Paillassot, el primero de ellos es la necesidad de amortización y, en consecuencia, de un mercado europeo más unido que pueda competir a nivel mundial.

El segundo la consolidación en todos los ámbitos, pero muy especialmente en el tecnológico; “el tamaño es la clave y no podemos condenarnos a mantener pequeñas compañías que compiten entre sí, porque se requiere mucho más musculo con las mismas fortalezas para afrontar la pujanza de China y de los Estados Unidos; la inversión de hoy es el crecimiento de mañana”.

El tercer reto es la lucha de todos los operadores quienes reclaman mismos servicios, mismas reglas; en clara referencia las OTTs que cada vez tienen acceso más ilimitado, con menos regulación y que no crean empleo local. “Portabilidad, interconexión, fiscalidad... si la tienen que cumplir las empresas de comunicaciones, ¿por qué no Whatsapp? No podemos seguir con dos mundos tan distintos -aseveró Paillasot“.

Por último, el reto de la neutralidad de la red, que más allá de ser un tema técnico, “parece un mantra” y que no sólo ya no se respeta en los Estados Unidos tras los cambios ordenados por la Administración Trump, sino que nunca se ha contemplado en China. “Tenemos que ser muy pragmáticos porque el valor de 5G viene acompañado de la diferenciación de servicios y no podemos dejar de monetizar y abordar la capacidad de financiación de la nueva era”.

Impacto de 20 años de liberalización

Como antesala al discurso del máximo representante de Oran-ge en España, Deloitte presentó un informe titulado “Impacto de 20 años de liberalización de las telecomunicaciones en España 1998-2018” en el que se pone de manifiesto que entre los años 1998 y 2016, las compañías de telecomunicaciones han invertido en España un total de 126.600 millones de euros y que la inversión creciente del sector en estas dos décadas, incluso en periodos de crisis económica, ha coincidido con una reducción de los precios de las comunicaciones de un 23%, mientras que el IPC general subía casi un 54%.

El estudio, analiza la transformación vivida por la industria, la cual se ha convertido en un referente de las telecomunicaciones en Europa, con las dos principales redes de fibra óptica del continente y una cobertura móvil 4G que alcanza ya al 97% de la población.

Otras magnitudes que se destacan en el documento, y que ponen de relieve el impacto del sector ‘telco’ en la economía española, son su aportación al PIB nacional -que alcanza el 3,8% del total y supera los 44.400 millones de euros en 2017- y la progresiva reducción de los precios de los servicios TIC, reflejada en una disminución del 22,87% en el precio de las comunicaciones desde 1998 a 2018. Esa reducción contrasta con el hecho de que, en ese mismo periodo, el IPC general creció un 53,59%.

Sólo en el último año ha habido un incremento del 29% en los hogares con contrataciones de servicios de muy alta velocidad (> 100 Mbps), alcanzando una cuota del 24%. A este ritmo de crecimiento, se estima que, en 2020, la penetración de este servicio en los hogares sería aproximadamente del 52% y España sería el único país en lograr alcanzar uno de los objetivos de la Agenda Digital Europea, que contempla que un 50% de los hogares tenga contratados servicios de una velocidad superior o igual a 100 Mbps en 2020.

En el ámbito de las comunicaciones móviles, la inversión en redes 4G en España se inició en 2012 y, gracias al importante esfuerzo del sector, en 2018 la cobertura de los principales operadores alcanza al 97% de la población.

Un poco de historia

El inicio de la actividad empresarial de Orange, el que hoy es el segundo operador de las telecomunicaciones en España (en términos de ingresos, clientes y despliegue de infraestructuras), tiene su germen en el propio inicio de la liberalización de este sector en 1998. En dicho año, Uni2 (filial de France Télécom) pasó a convertirse en la tercera compañía de telefonía fija del país. En octubre de 1999, la firma entró también con fuerza en Internet, gracias al lanzamiento de Wanadoo para ofrecer servicios de acceso a la Red. A partir de ahí, la empresa que hoy es Orange –marca que se lanzó en España en 2006- siguió una estrategia imparable de crecimiento con la integración de nuevas compañías –eresMas, Amena, Ya.com, Jazztel, Simyo...-, inversión en infraestructuras e innovación en productos y servicios, hasta convertirse en el que hoy en el segundo operador convergente del mercado español y uno de los principales referentes del liderazgo de España en Europa en convergencia y en el despliegue de redes de fibra óptica y 4G.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Paillassot aboga por el fin de la neutralidad de la red y la igualdad de obligaciones entre empresas en competencia

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    1119 | Tino Gomez (Nova6K0) - 11/02/2019 @ 12:02:54 (GMT+1)
    El mantra o falacia es decir que se va a invertir más por acabar con la Neutralidad de la Red, como ya se ha demostrado en EE.UU que no es así. El acabar con dicha Neutralidad de la Red solo sirve para engordar las arcas de los operadores, ya con precios poco competitivos (muy altos) y servicios de baja calidad, especialmente en zonas no rentables. Salu2

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.