www.zonamovilidad.es
Xiaomi Mi 10
Ampliar
Xiaomi Mi 10

Prueba Xiaomi Mi 10, calidad, pero a mayor precio

martes 12 de mayo de 2020, 10:30h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
El Xiaomi Mi 10 supone un cambio en la estrategia de ventas de la firma china. Con un precio de salida de 799 para la versión de 8 gb de RAM y 128 gb de almacenamiento interno, y 100 euros adicionales para la de 256 gb, deja claramente atrás la etapa de ofrecer la mejor calidad/precio para centrarse en mejorar la primera variable de la ecuación, pero... ¿serán suficientes las mejoras añadidas para justificar semejante incremento de precio?

Diseño

El Mi 10 es, en cuanto a su calidad de construcción y materiales, el mejor Xiaomi que ha pasado por nuestras manos. El aumento de precio se ha notado sin duda en cuanto a la sensación percibida, más premium que nunca.

El terminal está construido en una mezcla de metal, para los bordes, y cristal curvado para la parte trasera y delantera. Su gran tamaño (16 centímetros de alto y 7,4 de ancho) y su curvatura lo hacen un poco resbaladizo, propenso a caídas accidentales. Su peso, concretamente 208 gramos, lo colocan entre uno de los gamas alta más pesados del mercado, lo cual puede ser un punto negativo, pero a la vez le añade una sensación de robustez, de producto bien terminado. En el canto derecho encontramos los botones de volumen y el de bloqueo del dispositivo, quedando de esta forma el canto izquierdo completamente desnudo. Una mejor configuración habría sido tener una de las botoneras en cada canto pues así se evitan confusiones accidentales entre las mismas, pero estas posiciones ya son un estándar en la industria. En el canto superior están ubicados un altavoz, un micrófono y un sensor infrarrojo, añadido de utilidad para usar el terminal como un mando a distancia, un sensor muy común hace unos años entre las gamas altas pero que paulatinamente ha ido desapareciendo, siendo la firma china una de las pocas que lo mantiene, cosa que agradecemos.

En el canto inferior encontramos otro altavoz, que junto al ubicado en el superior crean un sonido estéreo de alta calidad, que llega a unos niveles de volumen muy altos sin casi distorsión, cumple por tanto con lo que promete en su caja, en la que podemos ver una pegatina que reza ‘Hi-Res Audio’. El puerto USB C, que permite una carga ultra-rápida por cable de 30W con el adaptador incluido en la caja, también se puede cargar a la misma velocidad mediante carga inalámbrica con un accesorio de venta separada. No incluye jack para auriculares pero, si trae un adaptador en la caja. Por último, mencionar la ranura para la tarjeta para la tarjeta SIM, que dependiendo de la versión puede tener capacidad para Dual Sim o no. Tampoco incluye la posibilidad de aumentar el almacenamiento mediante una tarjeta microSD, aún así no se hace muy necesario gracias a sus dos versiones de almacenamiento, de 128 o 256 GB.

La parte trasera, fabricada en cristal y curvada en sus bordes, tiene un acabado brillante que se ve muy bonito, pero atrapa huellas con gran facilidad. Los colores en los que está disponible son ‘gris crepuscular’ (el de esta unidad de prueba, una interesante mezcla entre gris y azul), y ‘verde coral’. En la misma están ubicadas las 4 cámaras, que tienen una ligera protuberancia, por lo que al escribir apoyado sobre una mesa el móvil va a tambalearse. También encontramos el doble flash led, el logo de Xiaomi y otro que índica que es un móvil con capacidad 5G, importante si consideramos la compra del mismo como una inversión a largo plazo y no queremos que se nos quede obsoleto a medida que se produce el cambio de redes.

La pantalla, motivo de compra

En la parte frontal encontramos un panel de 6,67 pulgadas. Es sin duda duda uno de los puntos fuertes del terminal y una de las mejores pantallas de la gama alta actual. Tiene tecnología Amoled y es FullHD+, con una resolución de 2340x1080 y 386 ppp. Cuenta a su vez con HDR 10+ y una tasa de refresco de 90 Hz, a la par con los competidores en su rango de precios. Todo ello protegido por Corning Gorrilla Glass 5 que hará un excelente trabajo evitando a la pantal la la paración de rayajos o roturas a causa de caídas accidentales.

Como muchos de los gama alta de esta generación el Mi 10 tiene los bordes izquierdo y derecho de la pantalla curvados, lo cual tiene sus aficionados y sus detractores. Es innegable la mejora en cuanto a estética y la sensación de pantalla infinita que producen, pero esta curvatura también dificulta el agarre del terminal y produce una serie de reflejos que en una pantalla completamente plana simplemente, no veríamos. Dicho esto la curvatura es bastante sútil y es mucho más pronunciada en otros dispositivos, como puede ser el caso del OnePlus7 y 7t Pro. Un uso inteligente de dichos bordes es que hacen las veces de led de notificaciones, cuando nos llega un mensaje estos se iluminan cuando la pantalla se encuentra apagada para indicarnos que hemos recibido una notificación. Se puede modificar el efecto y el color mostrado en los ajustes. Otro aspecto muy positivo de este panel es su brillo, en el exterior con la luz del sol incidiendo de forma directa sobre la pantalla esta se sigue viendo a la perfección gracias a que llega hasta los 800 nits.

En resumidas cuentas es un excelente panel, si se le tuviera que poner una sola pega sería que sus ángulos de visión no están a la par con lo mejor del mercado, pues el cambio en la tonalidad del mismo es muy visible cuando lo inclinas y dejas de mirar directamente a la pantalla, pero es una problema menor.

Por último indicar que la cámara frontal se encuentra incrustada en el borde superior izquierdo de la pantalla, con un orificio realmente pequeño y discreto que, con el uso, se nos olvidará que está ahí. Por si no es así, Xiaomi incluye la opción de ocultarlo mediante software, desplazando ligeramente la barra de estado hacia abajo.

Rendimiento y batería, aprobado con nota

El Mi 10 monta uno de los procesadores más avanzados del mercado y la última generación de los chips creados por Qualcomm, el Snapdragon 865, con una estructura de 7 nanómetros y 8 núcleos. Junto a este la GPU Adreno 650 para proporcionar el mejor rendimiento posible. Ambas versiones de almacenamiento disponibles, 128 y 256 gb, vienen acompañadas de 8 gb de RAM LPDDR5. Todas estas punteras especificaciones unidas a la tasa de refresco de 90 Hz de la pantalla hace que la experiencia de utilizar el móvil sea más que placentera. La sensación de fluidez en todas las distintas animaciones del sistema es total. Por otro lado el Mi 10 no tendrá el mínimo problema a la hora de correr juegos demandantes, como puede ser el popular Call of Duty Mobile que, con todos sus ajustes gráficos al máximo posible de calidad, no ha presentado ningún tipo de lag, si no que la experiencia de juego es más que satisfactoria.

Una de las razones por las cuales el terminal alcanza un peso inusualmente alto, superando los 200 gramos, es su batería de alta capacidad, en concreto 4780 mAh. Uno de los principales problemas que surgían en los móviles con tasas de refresco más elevadas y alta resolución era el gran impacto que esta tiene en la autonomía del mismo, pero este no es el caso del Mi 10 gracias a su gigantesca batería. Con un uso intensivo y con la pantalla puesta en 90 Hz el móvil dura casi todo el día sin ningún problema. Si reduces la tasa de refresco hasta los tradicionales 60Hz puedes obtener una autonomía de dos días con un uso medio.

Por si esto fuera poco el Mi 10 cuenta con carga rápida de 30W tanto con cable como de forma inalámbrica, con un accesorio específico para ello. Si lo deseamos también podemos hacer uso de la carga inalámbrica inversa de 9W para utilizar la batería del terminal para cargar otros dispositivos. Esta era una característica común en otros móviles de alta gama pero hace su debut en los terminales de Xiaomi coincidiendo con su cambio de precios para equipararse a la competencia.

Seguridad y desbloqueo

El Mi 10 incluye un sensor de huellas en pantalla, que pese a no ser de los más rápidos del mercado es bastante preciso y rara vez falla. Además contamos con reconocimiento facial, el cual es ágil a la hora de desbloquear nuestro terminal, pero hay que tener en cuenta que solo depende de la cámara frontal y no de ningún sensor extra como en el Pixel 4 o el Face ID del Iphone, por tanto no es el método más seguro para proteger nuestro terminal pues puede ser trucado con una fotografía.

Fotografía, el punto más débil

Esto no significa que el Mi 10 tenga una mala cámara. Es su punto débil debido a que en el resto de apartados el móvil es sobresaliente, y su apartado fotográfico no puede pasar de un notable.

Fotografías hechas con el Mi 10

El Mi 10 tiene un total de 5 cámaras, 4 en su parte trasera y la frontal, incrustada en la pantalla. Comencemos por esa última. Es una cámara de 20 megapíxeles que obtiene buenos resultados, sobretodo cuando la luz es abundante. Cabe resaltar la gran cantidad de filtros de belleza disponibles en la aplicación por defecto de la cámara, ya no solo el típico suavizado facial para ocultar imperfecciones, si no que aquí contamos con la posibilidad de modificar nuestra nariz, engrandecer los ojos, hacer más brillantes los labios y una infinidad más de posibilidades. La cámara principal cuenta con un sensor de 108 megapíxeles, aunque por defecto dispara a solo 27 a no ser que manualmente decidas activar el modo con los 108, pero no es muy recomendable pues ocupan demasiado espacio y no se va a notar demasiada diferencia. Las fotografías que se obtienen de este sensor son de muy buena calidad en condiciones de buena luz, con buen rango dinámico, pese a que los colores tienden a estar algo saturados. Una vez la luz baja el ISO se fuerza para obtener más luminosidad y el grano comienza a aparecer, las texturas comienzan a perder calidad y aparece un efecto pastel, como si se hubiera aplicado un filtro de suavizado. El modo nocturno arregla la situación añadiendo algo más de detalle a las fotos tomadas casi sin luz pero no está al nivel de los líderes de la industria como el Pixel o los últimos Huaweis. Como otros añadidos de interés contamos con un sensor ultra-gran angular y la posibilidad de hacer fotografías muy cercanas a los objetos gracias al modo macro.

Del vídeo mencionar que se puede grabar hasta una resolución de 8K a 30 fps. El enfoque es bastante rápido al mover la cámara, pero la estabilización produce un extraño efecto gelatina, por lo que tendrás que mantener la mano firma si quieres vídeos sin mucho movimiento.

¿Debería comprarlo?

Atrás han quedado los días en los cuales las gamas altas de xiaomi eran estandartes de la calidad/precio, dicho honor es para su submarca, Redmi. Este Xiaomi Mi 10 tiene un precio de 799 euros y queda claro que la marca se ha esforzado para demostrar que el terminal merece pagarlos, pues las mejoras respecto a su predecesor han sido cuantiosas. Quedan aún algunos detalles por pulir y está por ver cómo se toman los aficionados de la firma china este cambio de rumbo, pero es fácil recomendar este Mi 10 si quieres un terminal de gama alta con excelente batería, rendimiento y pantalla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios