Captura de pantalla de la noticia publicada por error de El País
Ampliar
Captura de pantalla de la noticia publicada por error de El País (Foto: Alfonso de Castañeda)

Una jornada de revuelo en Twitter y detalles sobre el periodismo de hoy

viernes 30 de agosto de 2019, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El sábado pasado ocurrieron cosas en Twitter. Ese día se enfrentaba a una complicada operación el Rey emérito Juan Carlos I, y a mi me llegó una alerta sobre una publicación realizada por el diario El País que decía en su titular que 'Muere el rey Juan Carlos' por complicaciones en la operación, tal y como se puede leer en la imagen que ilustra este artículo.

Ante la sorpresa, me fui a otros medios buscando contrastar esta información, pero los demás decían que la operación había sido un éxito.

Visto lo cual, lo publiqué en Twitter con la simple intención de alertar de que El País estaba informando de una cosa que no era correcta, un error que, posteriormente en el hilo que escribí, atribuí al hecho de que, generalmente, los medios tienen preparados textos de este estilo para ser los primeros en publicar, en casos tan relevantes como este, así como con obituarios o resultados de competiciones deportivas importantes.

Tras eso, se causó un revuelo en esta red social donde centenares de personas comentaban al respecto: unos acusaban al diario de publicar 'fake news' (cuando yo explícitamente decía que dudaba mucho que fuera esa la intención), otros deseaban la muerte de Su Majestad, otros lamentaban la información sin leer más allá del primer tuit y otros directamente me atacaban por simplemente compartir esto, una crítica que realmente no terminaba de entender.

Alerté en Twitter de que El País había publicado una pieza titulada 'Muere el rey Juan Carlos' y se causó un revuelo en esta red social

La verdad es que el sábado durante toda la tarde y el domingo mis menciones en Twitter fueron un autentico calvario. Imposible dar a basto para responder o comentar por lo que preferí obviarlo y no hacer caso, salvo algunos comentarios que atacaban directamente al oficio que tanto adoro y a los que no puede negar una respuesta.

Así que aprovecho este texto para comentar una serie de cosas de las que me he dado cuenta después de este ¿éxito? en Twitter.

En primer lugar, agradecer a todas las personas que se hicieron eco de ese comentario que entiendo causó un problema a El País, que no era mi intención, sino que simplemente trataba de alertar de ese error. En segundo lugar, mis disculpas por los problemas que pueda haberles causado al propio diario, al redactor y al equipo de ese medio.

Durante la tarde del sábado se concentraron la mayor parte de las interacciones con el hilo, que ya acumula cerca de medio millón de impresiones

Y dicho eso, durante toda la tarde del sábado, donde se concentraron la mayor parte de las interacciones con el hilo, que ya acumula cerca de medio millón de impresiones y casi 100.000 interacciones (RTs, Favs, comentarios…).

A lo largo de ese día, numerosos medios publicaron en sus secciones de Internet y blogs, artículos sobre este fallo del diario El País, utilizando la captura de la noticia que tomé yo y publiqué en mi perfil de Twitter.

Sin embargo, y pese a que no es algo que me importase especialmente pues no pretendía sacar nada de todo esto, muy pocos se dignaron a mencionarme como autor de la captura (y del vídeo) y menos aún fueron los que se pusieron en contacto para contrastar la información. Es más, tan sólo un medio me escribió para pedir permiso para enlazar mis tuits y mencionarme a la vez que buscaban contrastar tanto el vídeo como la fotografía.

Este hecho me resultó especialmente sorprendente, en algunos casos, pues otros diarios aprovecharon este error para atacar directamente a El País y a sus lectores, como es el caso de un conocido diario digital fundado en 2015 con una línea editorial rotundamente contraria a la de El País.

Otros diarios publicaron en sus secciones, después de contactar conmigo, la información, publicaciones que posteriormente fueron censuradas por las direcciones de estos diarios sin relación con el Grupo Prisa o El País, lo cual me sorprendió, y aún más al redactor de la información.

Por otro lado, sorprende el hecho de que ni El País ni el periodista que firmaba aquella pieza hayan hecho ningún tipo de aclaración al respecto, e incluso un portavoz del diario aseguraba que “El País no publicó nunca esa noticia”, lo cual es rotundamente falso, tal y como demuestra el vídeo que publiqué y que enlazo a continuación.

Es sorprendente como importantes medios de este país dejan en evidencia su falta de objetividad y de profesionalidad

En conclusión, es sorprendente como importantes medios de este país con un amplío volumen de lectores dejan en evidencia, con estos casos, por un lado, su falta de objetividad y, por otro, su falta de profesionalidad al no contrastar la información, por no mencionar su inexistente compañerismo o buen hacer al no mencionar al autor, ni de la información ni de las fotografías/vídeos que se utilizan.

Como recién titulado (hace poco más de un año), me sorprende como a medida que los profesionales avanzan en el escalafón de la profesión, se van perdiendo nociones básicas de este oficio, pero claro, luego llegan otros que ni son periodistas ni son nada y firman “informaciones” que tienen de todo menos buen hacer. Así que, desde mi humilde opinión y posición, ¿por qué no nos ponemos un poco las pilas compañeros?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios