Miguel A. Juan, socio director de S2 Grupo
Ampliar
Miguel A. Juan, socio director de S2 Grupo

Cuando ligar puede convertirse en un ciberpeligro

domingo 19 de julio de 2020, 11:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Es evidente que la tecnología se está instalando en todos los sectores de la sociedad y uno donde más auge está teniendo es en el de las relaciones personales.

El uso de apps de citas se ha disparado en los últimos años tanto en los jóvenes como en los adultos y esto ha hecho que se incremente la ciberdelincuencia en estos entornos y que se introduzcan los ciberriesgos en ellas.

Es curioso que, si antes era raro ligar por Internet, ahora casi que es extraño no hacerlo. Y, por supuesto, no hay ningún problema en esto. Sólo tenemos que tener presente que en cualquier ámbito donde se implanta la tecnología, hay posibilidad de que se cuele la ciberdelincuencia. Y esto requiere, que utilicemos estas aplicaciones de citas con responsabilidad, sabiendo que todo aquello que compartamos o publiquemos en ellas podría convertirse en información de dominio público. Entre el sexting y la sextorsión sólo hay un paso.

"Tenemos que tener presente que en cualquier ámbito donde se implanta la tecnología, hay posibilidad de que se cuele la ciberdelincuencia"

Pero claro, tenemos que tener en cuenta que estas aplicaciones no sólo las usan las personas que quieren tener una cita. También las utilizan otros perfiles con otros fines menos lícitos como puede ser conseguir fotografías o, incluso, extorsionar a las víctimas. Y eso es la muestra de cómo la ciberdelincuencia se ha colado en las apps de citas. Hay casos, incluso, de usuarios que trabajan a pico y pala para conseguir una relación de confianza y de vínculo con una persona para que, cuando ésta baja la guardia, directamente pedirle dinero. Suelen argumentar un momento duro, un golpe de mala suerte, que devolverán el dinero en seguida, etc., pero éste nunca llegará a la víctima.

Por eso, es importante que nos concienciemos de la variedad de ciberriesgos que podemos encontrarnos en una aplicación de cita. Sólo conociendo el potencial peligro, podremos actuar con responsabilidad y así poder disfrutar sin riesgos.

Por ejemplo, si bien el primer contacto suele ser a través de mensajes de texto en las propias apps, en seguida se suele pasar a comunicarse a través de otras plataformas como Whatsapp, Instagram o Snapchat. El objetivo suele ser enviar fotos subidas de tono, el conocido “sexting” o, como dicen los jóvenes, “hacer nudes”. Ésta es una práctica de elevado riesgo tanto si se realiza con alguien de confianza (porque en el futuro no sabemos qué relación tendremos con esta persona) y, todavía más, con un desconocido. Tenemos que tener en cuenta que muchos perfiles son falsos y se han creado precisamente para obtener fotos de este tipo y, luego, chantajear de alguna forma. Así se pasa del sexting a la sextorsión.

"Es recomendable no dar información personal, no enviar fotografías y, si hay cita, hacerlo en un lugar público"

Además, más allá de poder ser víctimas de una estafa o chantaje económico, uno de los peligros más graves es que el supuesto agresor quiera quedar en persona con la víctima. Por ello, es recomendable no dar información personal, no enviar fotografías y, si hay cita, hacerlo en un lugar público.

Es importante utilizar aplicaciones como Tineye.com o Google Images para comprobar que las imágenes de la persona con la que hablamos son reales y verificar que no corresponden a un perfil falso.

Y, junto a esto, tenemos que recordar que muchas veces los ciberdelincuentes se esconden bajo perfiles atractivos para ser ellos los que, con la excusa de enviarnos fotos, colar malware que infecte los equipos de las víctimas o instalen programas espía, por ejemplo, para conocer sus contraseñas, datos bancarios, conversaciones, etc.

La tecnología es maravillosa, nos facilita la vida, nos acerca a los que tenemos lejos y muchísimas otras ventajas más, pero también nos descubre nuevos riesgos. Esto no debe paralizarnos y a dejar de utilizarla porque sería como poner puertas al campo. Lo que sí es relevante es que un uso responsable de ella es el que marcará la diferencia en nuestra experiencia.

Autor: Miguel A. Juan, socio director de S2 Grupo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios