Prueba BQ Aquaris X Pro: un móvil español con una cámara de otro mundo
Ampliar

Prueba BQ Aquaris X Pro: un móvil español con una cámara de otro mundo

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

El nuevo teléfono de la empresa tiene un tamaño ideal, una buena pantalla y te deja ser todo un profesional con su cámara y su modo HDR+.

BQ ha ido avanzando con el paso del tiempo. Nada tienen que ver los teléfonos de hoy en día con los que la empresa ofrecía en sus inicios y no en términos de tecnología, que obviamente ha evolucionado, sino en la competencia que pueden presentar a grandes marcas de siempre como Motorola o ZTE.

El BQ Aquaris X Pro es un ejemplo de esa evolución. La compañía ha presentado un dispositivo elegante, brillante, que se adapta con facilidad a la mano, y que, aunque no elimina del todo los bordes como el Galaxy S8 o el LG G6, intenta cumplir con quienes tienen altas expectativas.

Diseño

El BQ Aquaris X Pro es un teléfono con un diseño en aluminio anodizado, brillante y bonito, que luce mucho más elegante que el Aquaris X, su hermano menor y que está hecho de policarbonato.

En la parte de atrás, de forma vertical, encontramos en la esquina izquierda la cámara y el flash dual tono, en el centro el sensor de huellas circular y abajo el nombre del modelo y, como es habitual, la frase “Designed in Spain”.

La pantalla de este equipo es de 5.2 pulgadas. Su formato es de 16:9 y su resolución es Full HD con una densidad de píxeles de 423 ppp

Los bordes son redondeados y tienen aspecto de aluminio. En el lateral derecho encontramos los botones de ajuste de volumen y de encendido, en la parte inferior el puerto USB Tipo C y el altavoz y en la superior el Jack 3.5.

En el frontal, aunque los bordes laterales son verdaderamente delgados, el superior y el inferior no lo son. Arriba tenemos la cámara con flash, y abajo las teclas hápticas de Android sin retroiluminación, algo recurrente en los teléfonos de la marca, y que la verdad no termina de gustar a todo el mundo.

Pantalla

La pantalla de este equipo es de 5.2 pulgadas. Su formato es de 16:9 y su resolución es Full HD con una densidad de píxeles de 423 ppp, algo que está por encima de los teléfonos de la gama media alta.

Este equipo tiene un buen nivel de brillo y no ocasionará problemas si se lee bajo el sol. En general, el panel tiene un buen funcionamiento sin mayores comentarios en este apartado, BQ sigue utilizando la tecnología Quantum Color+, que ayuda a una mejor definición de los colores, algo que se agradece para obtener negros más reales e imágenes más apegadas a la realidad.

Rendimiento Qualcomm

El BQ Aquaris X Pro integra un procesador Snapdragon 626 de ocho núcleos con velocidad de 2.2 GHz. En términos generales, el dispositivo no nos ha dado mayores inconvenientes en el rendimiento, cambiar de una app a otra resulta sencillo sin retrasos del sistema y los videojuegos más exigentes cargan con regularidad.

El dispositivo aporta 4GB de RAM, como los mejores teléfonos de la temporada, y, sin duda, eso le ayuda a cumplir con todas las expectativas que sobre él se pueda tener. En cuanto a la memoria interna, viene en dos versiones, de 64GB y 128GB, ampliables mediante microSD de hasta 256GB.

El BQ Aquaris X Pro integra un procesador Snapdragon 626 de ocho núcleos con velocidad de 2.2 GHz

La microSD puede colocarse en el espacio para la segunda SIM, ya que este dispositivo es Dual-SIM.

Si hablamos de la batería, el rendimiento es uno de los apartados que menos nos ha gustado de este equipo. Con un uso intensivo desde las 7 de la mañana, nos permite llegar hasta las 18 o 19 horas, algo que puede no ser del todo suficiente para quienes le den más vida al equipo. Sus 3,100 mAh están bien, pero siempre hay un margen de mejora en el aprovechamiento de los recursos.

El BQ Aquaris X Pro incluye sistema operativo Android 7.1.1 prácticamente en estado puro, a excepción de la app de cámara, que la ha diseñado la empresa.

Cámaras: sobresaliente

Si el teléfono funciona bien, pero las fotos no nos gustan, no hay nada que hacer para convencer a un usuario de que su teléfono vale la pena. Pero eso no sucede en este dispositivo, que tiene una cámara principal fabricada por Samsung con 12 megapíxeles Dual Pixel, con apertura de f/1.8 y flash dual tono. BQ sigue utilizando su propia app de cámara que envía las imágenes directamente a Google Fotos, un recurso interesante y sencillo.

Algo que nos ha gustado de la cámara es que, aunque el modo automático, el que siempre se utilizará, está bien, el modo HDR simplemente va a gustar a todo el mundo, porque va a llenar de vida las fotografías en momentos de luz difícil.

Así, si se activa el modo HDR Auto, la cámara decidirá cuando aplicar el efecto, aunque también cabe aplicarlo directamente mediante el acceso HDR o utilizar HDR+, que simplemente a nuestro parecer te da imágenes con una mayor saturación que son muy bonitas en esos momentos en los que pensabas que no lograrías una buena captura. Como todo, no hay que abusar del recurso.

Si se activa el modo HDR Auto, la cámara decidirá cuando aplicar el efecto, aunque también cabe aplicarlo directamente mediante el acceso HDR o utilizar HDR+

En las escenas tiene una mención especial ‘Acción’, porque te ayuda a que los momentos rápidos queden bien capturados. Y, ¿qué pasa con el modo nocturno? Pues bien, BQ automáticamente cuando detecte que hay poca luz tomará varias fotos y ayudará a que queden con el menor ruido posible.

En definitiva, una cámara hecha para quienes no saben mucho de fotografía, y quieren que las respuestas a nuestras preguntas se solucionen con una opción que lo haga todo.

La cámara frontal también tiene un sensor Samsung de 8 megapíxeles con apertura f/2.0 y flash frontal superior.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.