Retos y oportunidades del sector de las telecomunicaciones ante la COVID-19
Ampliar

Retos y oportunidades del sector de las telecomunicaciones ante la COVID-19

miércoles 08 de abril de 2020, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

La crisis que ha generado la COVID-19 está poniendo a prueba los mecanismos que cohesionan la sociedad y los engranajes de la economía global. El sector de las telecomunicaciones no es únicamente partícipe de los retos sociales y económicos, sino que se postula como un actor clave.

Nae ha elaborado un white paper sobre cómo esta crisis influye sobre la industria de las telecomunicaciones y cuáles son los retos y las oportunidades que se plantean para las empresas de este sector, así como las principales líneas de acción a corto y medio plazo.

Oportunidades para el sector

De acuerdo al informe elaborado por Nae, se distinguen cuatro oportunidades para el sector. En primer lugar, apunta a una orientación al cliente y a los nuevos patrones de uso y comportamiento post COVID-19. Así, menciona la revisión de la estrategia de oferta y pricing para cada canal, el refuerzo de la oferta de digitalización, cloud y seguridad para B2B o la creación de nuevos modelos de propensión al churn.

En segundo lugar, refiriéndose al canal digital expresa cómo captar y retener al cliente y la transformación ágil y eficiente del negocio. Con ello, propone la revisión del canal digital mediante sprints ágiles y testing, el refuerzo de los canales conversacionales mediante un equilibrio adecuado entre robots y personas o la priorización de la APP y el cliente registrado.

En tercer lugar, asegura la calidad, seguridad y disponibilidad de la red como base de un servicio resiliente. Para ello, se establecerán planes y tests de aseguramiento de la calidad y robustez de activos y espectro, la garantía de seguridad en redes corporativas de segmento B2B o la mejora de redes de cliente.

Por último, Nae apunta a la digitalización de las operaciones de modo que se automaticen y redefinan los procesos y modelos de relación. De este modo, se simplifican las operaciones de la mano de la automatización y se maximiza la digitalización en la operación de red.

Visión estratégica a medio y largo plazo

Tal y como apunta el informe, la crisis asociada al confinamiento generará un efecto duradero en la industria de las telecomunicaciones. Los canales de relación y los presenciales o telefónicos serán transferidos a “socios especializados” dentro de un contexto de simplificación de las operaciones.

Las nuevas necesidades de los clientes reforzarán el despliegue de redes, intensificando la fibra, tanto en alcance como capacidad, e infraestructuras móviles como 5G, además de aumentos de capacidad en 4G. La tendencia de la consolidación de la infraestructura se acentuará y se producirá la convergencia hacia un número muy reducido de grandes redes por país.

Nuevos retos, nuevas respuestas

Durante el inicio de la crisis se ha visto que los servicios de telecomunicaciones son un pilar fundamental sobre el que se sostienen la sociedad y los mercados. De este modo, el sector de las telecomunicaciones tiene una especial responsabilidad, como industria esencial para la economía global en la sociedad de la información y el conocimiento, y como habilitador del ecosistema digital.

Ante la situación actual y los futuros cambios, se presentan nuevos retos que afrontar que exigen respuestas disruptivas. Nae enumera varias en su informe: la creación de una nueva marca completamente digital enfocada a las nuevas prioridades y patrones de comportamiento de la sociedad post COVID-19; la separación radical de la capa de servicio y de la capa de infraestructura y la radicalización en el uso de las tecnologías Big Data e Inteligencia Artificial.

Del mismo modo, añade tres respuestas más ante los retos: la transformación del canal digital para el 90% de la relación con el cliente y desarrollo de nuevas estrategias para los puntos de venta; apuesta estratégica explícita por uno de los dos papeles extremos en el proceso de consolidación de infraestructuras: propia o de terceros; y por último, el refuerzo decidido de las infraestructuras de red y sistemas para absorber la exigencia creciente y hacer frente a mayores requisitos de calidad y resiliencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.