www.zonamovilidad.es
Febrero 2013    9 de marzo de 2021

Ecommerce deportivo

Análisis del mercado de las sportstech en España y en el mundo

En el mundo de las sports tech hay algo en lo que analistas, inversores y emprendedores coinciden: el idilio entre deporte y tecnología no ha sido un romance oportunista fruto de la pandemia de la COVID-19. Se trata de una unión matrimonial que genera interesantes oportunidades de negocio y crecimiento para entidades deportivas, seguidores, empresas de tecnología y el ecosistema emprendedor. Así que iniciado este nuevo año ¿qué podemos esperar del sector sports tech y las startups de tecnología y deporte en 2021?

Si en el aspecto deportivo el delantero Luis Suarez se ha convertido con sus goles en el gran revulsivo del Atlético de Madrid esta temporada, hay otro fichaje rojiblanco que debería alegrar a la afición colchonera: el anuncio de la ampliación del acuerdo con Fanatics hasta el 2025.

Durante 2019, un 36% de los consumidores españoles compraron online artículos deportivos. Una cifra que no ha parado de aumentar año tras año y que la crisis sanitaria de la COVID-19 ha acentuado. Sin embargo, el tráfico de las tiendas online de deportes pasó del 9% de 2018 al 5% en 2019. Y, lo que es peor, el ticket medio pasó de los 223,70 euros a los 146,16 euros.

La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de reinventarse para negocios de todos los sectores, entre ellos el deportivo. Los confinamientos y la distancia social se han convertido en un motor para que aquellas empresas del sector que se estaban resistiendo a dar el paso al mundo digital se decidan finalmente a apostar por ello.

Del mismo modo que las empinadas curvas que ascienden a los míticos puertos de Alpe d’Huez y el Tourmalet en el Tour de Francia están llenas de historias de esfuerzo y sacrificio de mitos del ciclismo, el mundo del ecommerce también cuenta con numerosos ejemplos de éxitos, sudor y fracaso. No en vano, según el Mapa del Emprendimiento de Spain Startup – South Summit, sólo el 5% de las startups españolas alcanza los cinco años de vida y un 15% ni siquiera supera su primer año de existencia.

  • 1