www.zonamovilidad.es
¿Hay oportunidades en el comercio electrónico deportivo?

¿Hay oportunidades en el comercio electrónico deportivo?

lunes 23 de noviembre de 2020, 23:45h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Durante 2019, un 36% de los consumidores españoles compraron online artículos deportivos. Una cifra que no ha parado de aumentar año tras año y que la crisis sanitaria de la COVID-19 ha acentuado. Sin embargo, el tráfico de las tiendas online de deportes pasó del 9% de 2018 al 5% en 2019. Y, lo que es peor, el ticket medio pasó de los 223,70 euros a los 146,16 euros.

En un contexto dominado por grandes marcas y dos o tres grandes marketplaces ¿existen oportunidades en el comercio electrónico deportivo? Los casos de éxito de emergentes líderes españoles como Deporvillage o TradeInn, la apuesta de las marcas deportivas por canales más cercanos (D2C, Direct to Consumer) en los que ofrecer experiencias de compras personalizadas (por ejemplo Nike abandonó su tienda piloto en Amazon) y el auge de del denominado athleisure que ha permitido a marcas deportivas como Lululemon y Under Armour colarse en el ranking BrandZ de Kantar de marcas más admiradas, confirman que aún quedan muchas posibilidades y retos para el ecommerce deportivo.

Y es que si hablamos del sector de retailers de deportes encontramos una segmentación significativa, que podemos categorizar por aquellos eCommerce que venden multimarca, como deportes Halcón o monomarca, como puede ser Joma. Algo que hace que todos los consumidores vean satisfechas sus necesidades dentro del entorno online. De ahí que la fintech Aplázame haya editado un informe sobre deportes online en el que desgrana las claves que hay que tener en cuenta para que un ecommerce de deportes bata todos sus récords.

Técnicos, casuales y asociados athleisure

Se trata de una tendencia que viene experimentando los últimos años el mundo de la moda: la utilización de material deportivo para definir estilos, y no para hacer ejercicio

La compañía repasa varias tendencias, retos y soluciones y hace un análisis de la tipología de compradores de ropa deportiva: los técnicos, los casuales y los asociados al athleisure.

El segmento de técnicos incluye a los deportistas que buscan productos especializados para hacer deporte. Es el nicho más tradicional y donde marcas como Deporvillage, TradeInn, Tuvalum o Futbol Emotion son buenos ejemplos de éxitos en el sector.

La bolsa de clientes casuales de artículos deportivos es más grande que la de técnicos o athleisure. Sin embargo, el menor nivel de actividad y compromiso con la actividad física se traduce en una menor recurrencia y un menor ticket medio. Con lo que los convierte en menos atractivo para los retailers.

Por último, está el cliente asociado con el athleisure. Se trata de una tendencia que viene experimentando los últimos años el mundo de la moda: la utilización de material deportivo para definir estilos, y no para hacer ejercicio. El athleisure supone utilizar ropa de deporte para ir a la moda y tiene a algunos de sus máximos representantes en celebridades como Selena Gomez, Jennifer Lopez, Ashely Graham o las hermanas Gigi Hadid y Bella Hadid. En España encontramos tiendas como Foot District.

Según Grandview Research, el mercado mundial de athleisure vaya a crecer un 8,1% anual entre 2019 y 2025 hasta alcanzar un volumen de 517.480 millones de dólares (unas cifras que serán menores por el efecto de la COVID-19). No es de extrañar por tanto que la tendencia del atheleisure también esté de moda en las redes sociales, donde modelos como Emily Ratajkowski o Rosie Huntington-Whiteley, a través de sus instantáneas, están promocionando marcas como Sporty & Rich, Les Tiens o Alo Yoga, entre otras.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios