Deporvillage, el ecommerce deportivo que se escapó del pelotón
Ampliar

Deporvillage, el ecommerce deportivo que se escapó del pelotón

viernes 31 de julio de 2020, 12:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Del mismo modo que las empinadas curvas que ascienden a los míticos puertos de Alpe d’Huez y el Tourmalet en el Tour de Francia están llenas de historias de esfuerzo y sacrificio de mitos del ciclismo, el mundo del ecommerce también cuenta con numerosos ejemplos de éxitos, sudor y fracaso. No en vano, según el Mapa del Emprendimiento de Spain Startup – South Summit, sólo el 5% de las startups españolas alcanza los cinco años de vida y un 15% ni siquiera supera su primer año de existencia.

Una de esas historias de pasión y esfuerzo es la de Deporvillage, el ecommerce español que ha sabido distanciarse del pelotón para alcanzar el podio. La compañía se ha colado en el tercer puesto del podio de tiendas virtuales de deporte que más venden en España, por detrás del gigante francés Decathlon y de Nike (Adidas aparece en la categoría de moda) pese a que la compañía española tiene un nicho de producto más concreto. Según datos del Observatorio eCommerce, el sitio web español de Decathlon y el de Nike tienen una media mensual de 211.120 y 59.150 transacciones. Con un tráfico mensual de 23,2 millones de usuarios y 6,5 millones, cada uno. Por su parte, la tienda española fundada por Xavier Pladellorens y Ángel Corcuera, tiene mejores ratios de conversión, con un tráfico mensual estimado de 3,8 millones y una media de 34.580 transacciones cada mes.

Del pelotón al podio

Señala la RAE en una de sus acepciones de pelotón que en un deporte de carrera es el conjunto numeroso de corredores que marchan en grupo. Y en sus diez años de vida la startup española se ha peleado y distanciado de dos grandes pelotones. El primero, el de la puesta en marcha, lanzamiento y consecución de financiación, ganando en 2011 el concurso Seed Rocket. El segundo, el del crecimiento, con casi doscientos empleados y la consolidación en el inestable mundo del comercio electrónico, logrando ese tercer puesto del podio y con una previsión de facturar 100 millones de euros este año, uno antes de lo previsto, tras el crecimiento experimentando durante el confinamiento: las ventas de mayo y junio se incrementaron un 170% y un 140%, respectivamente sobre el año anterior.

“Cada vez más se promueve el ideal de llevar una vida sana y hacer deporte, cada vez son más los que se aficionan"

El origen, como el de muchas startups, está en la habitual conversación informal de dos amigos con la inquietud de montar algo y la experiencia de ver y conocer lo que existe en ese momento. "Se nos ocurrió que el deporte e internet podrían encajar. Ambos teníamos experiencias en compras y el mundo de internet por lo que finalmente decidimos dar el paso”, recuerda Xavier Pladellorens, CEO de Deporvillage. “Cada vez más se promueve el ideal de llevar una vida sana y hacer deporte, cada vez son más los que se aficionan al ciclismo, correr, nadar, fitness… por lo que creímos que era un sector con buenas oportunidades para apostar”, apunta.

Corría el año 2010, y mientras Telefónica cerraba Keteké, la red social que había inaugurado en nuestro país casi tres años antes la mismísima Paris Hilton y se fundaban otras startups como Groupalia, Fab o We Work, ellos se lanzaron a pedalear con los ahorros que tenían. No fue hasta un año más tarde, en 2011, cuando vieron que el proyecto funcionaba y estaba obteniendo buenos resultados que decidieron presentarse al concurso de Seed Rocket. Por el conocido programa de formación, inversión y aceleración para startups tecnológicas han pasado más de 300 startups y 1.600 emprendedores desde 2008. Dentro de la aceleradora, han apoyado el lanzamiento y desarrollo de más de 100 proyectos, que han recibido más de 70 millones de euros de inversión y de las que ya han surgido 17 casos de éxito entre los que se encuentran Chicfy (en la que el propio Pladellorens ha invertido como business angel de Seed Rocket), Captio, Habitissimo o Reclamador.es entre muchos otros.

Al igual que el ciclista Eugéne Christophe en 1913, cuando rompió la horquilla de su bicicleta en el Tourmalet y tuvo que repararla él mismo y cargar con ella al hombro durante 14 km, Pladellorens y Corcuera habían estado cargando y tirando de Deporvillage con sus fuerzas y recursos. “El ganar el concurso nos dio el impulso económico necesario para disponer de más de un inversor y ampliar equipo, comprar stock e invertir en márketing, lo que nos permitió crecer de forma considerable”, explica Pladellorens

Esa primera escapada del pelotón fue clave para tomar impulso pues como señala Ricardo Tayar, cofundador de Flat 101, en un estudio tras el análisis de más de 200 tiendas de comercio electrónico, el 85% de los proyectos con una inversión inferior a 10.000 euros no llegan a cumplir los dos años. Por entonces ya funcionaban en España clubes de compra online como Privalia (nacida en 2006) o BuyVip (fundada en 2005 por Gustavo García Brusilovsky) que compraría Amazon en 2010 por unos 70 millones de euros y que cerraría siete años más tarde. Zalando no aterrizaría en nuestro país hasta el 2012, año en el que Rafael Garrido y otros socios ponían en marcha eShopVentures, una de las grandes apuestas españolas de comercio electrónico y propietaria de marcas como “El armario de la tele”, “Mamuki” o “Mimub”.

“Cuando empezamos el mundo del ecommerce estaba poco explotado. En 2010 Amazon aún no había abierto en España, pero empezaba a entreverse que había un futuro próximo muy cambiante”, dice el CEO de Deporvillage que reconoce que se ha montado un negocio alrededor del mundo del emprendimiento con el que no se siente identificado. “Montar una empresa que facture 100 millones y pierda 50 no tiene mucho mérito. El destino final de cualquier startup, que no nos olvidemos es una empresa, es ganar dinero. Para mí la idea no es una clave de éxito. Nosotros mismos no inventamos nada, la clave está en la ejecución. Algunos de los proyectos de más éxito mundial como Google o Facebook tampoco inventaron en su campo, simplemente lo mejoraron, innovaron e hicieron una gran ejecución de una gran idea”, señala.

Mantener el ritmo

Y en ese tour hacia el éxito del ecommerce, lleno de altibajos y cimas que puede que no tengan la dureza extrema de las 21 míticas curvas del Alpe d’Huez y sus desniveles de hasta el 14% durante un tramo de 13,8 kilómetros, Deporvillage sigue distanciándose de sus perseguidores.

Analizando algunas de las conocidas plataformas de comercio electrónico y tiendas virtuales que existen el máximo responsable de Deporvillage argumenta que Amazon puede considerarse una amenaza para cualquiera, pero no deja de ser un sitio generalista, donde se puede encontrar de todo. En el caso de Decathlon, aunque se centran en el deporte, destaca que tienen el foco puesto en los deportistas que están dando los primeros pasos en alguna actividad deportiva y que, sobre todo, aporta una buena relación calidad-precio. El caso de TradeInn sería el caso más parecido a ellos. La compañía cerró 2019 con una facturación de 188 millones de euros, aunque en el ranking del Observatorio de ecommerce aparecen más abajo con una media mensual de 990 transacciones y un tráfico de 108.800 usuarios.

“Nos diferenciamos del resto por ser especializados en el deporte en un estado más avanzado"

“Nos diferenciamos del resto por ser especializados en el deporte en un estado más avanzado, cuando el deportista da un paso más y estudia las diferentes marcas. Aun así, TradeInn se centra en una diversidad de deportes más amplia, nosotros nos centramos en ser especialistas específicamente en ciclismo, running, outdoor, natación y triatlón”, argumenta Pladellorens.

Claro que en el mundo online ocurre como en el ciclismo, un día te puede entrar una pájara como le ocurrió a Induráin tras ganar los cinco Tour de Francia o le puedes meter ocho minutos a tus perseguidores como hizo en 1969 Eddy Merckx en uno de los descensos del Tourmalet más recordados por los amantes del deporte de dos ruedas.

Si por el camino se han quedado nombres como eShopVentures, Selltag, tudespensa.com, My Pick Box, Moodyo… también suenan con fuerza nuevos proyectos de tiendas online especializadas en deporte. Como la tienda online de StreetProRunning especializada en la venta de zapatillas de correr y todo tipo de accesorios para runners, que acaba de anunciar la apertura de un nuevo centro logístico en Francia. La web pertenece al grupo español Pádel Nuestro, uno de los mayores distribuidores de productos de pádel del mundo. Un grupo empresarial nacido en 2012 que cuenta con más de 30 tiendas de pádel en toda España.

"Promovemos el deporte y la vida sana y hacemos lo posible para que el usuario tenga una experiencia fácil, positiva y reciba buena atención al cliente"

Pero Pladellorens se muestra seguro. Como amante del ciclismo y el esquí sabe que en el deporte toca esforzarse para destacar y seguir innovando para mejorar. “En Deporvillage contamos con un equipo tecnológico muy potente, con el objetivo de cubrir las expectativas del cliente. Es muy importante poder prever la demanda, utilizar el big data y estamos trabajando en poder personalizar la experiencia de compra”, apunta. E insiste en que su valor diferencial más significativo es la especialización de las disciplinas deportivas en las que se centran. “Ofrecemos una gran variedad de marcas y productos de primera calidad específicos de cada una de ellas. Promovemos el deporte y la vida sana y hacemos lo posible para que el usuario tenga una experiencia fácil, positiva y reciba buena atención al cliente. Además, ofrecemos diferentes facilidades a los clientes para que se sientan seguros comprando, como, por ejemplo, devoluciones de 365 días, atención al cliente personalizada en seis idiomas, guías de tallas específicas para cada marca y producto”, reflexiona.

De momento, la estrategia les funciona y les ha permitido superar con éxito una inesperada montaña, la de la pandemia del COVID-19. Durante el principio del confinamiento experimentaron una alta demanda de productos de ciclismo indoor y home fitness, se dispararon las ventas y provocaron rotura de stocks de los proveedores. Los anteriores meses de enero y febrero la compañía mantenía un crecimiento entre el 30% y el 40% respecto al mismo periodo del año anterior, pero la nueva situación rompió ese ritmo y las ventas se mantenían planas frente a 2019. “Después de Semana Santa las ventas empezaron a crecer considerablemente, especialmente en los mercados internacionales, ya que en la mayoría de los países europeos la normativa relativa a la práctica deportiva no era tan restrictiva como en España. Superadas las fases de confinamiento, la compra online se ha instaurado como la alternativa más demandada. En mayo contabilizamos un crecimiento superior al 170% en comparación al mismo mes de 2019, un récord que supera, incluso, nuestras mejores campañas de Navidad y Black Friday,” explica el CEO de Deporvillage.

Ahora, tienen en mente ampliar el porfolio de producto con la introducción de nuevas disciplinas, como puede ser el esquí, aunque de momento los deportistas realmente apasionados por el ciclismo o el running seguirán siendo sus principales clientes.

Por eso, dentro de su estrategia de promoción y visibilidad están los acuerdos de venta de productos asociados a las grandes citas ciclistas. “Al estar vinculados directamente al mundo del deporte, las competiciones como la Vuelta y el Tour de Francia e incluso eventos más pequeños, están estrechamente relacionadas con nuestros objetivos y nuestro target. Es una manera de estar presentes en eventos importantes para ellos, seguir ganando posicionamiento y lugar en la mente del consumidor”, opina Pladellorens.

Además, cuentan con dos marcas propias de productos de ciclismo que están teniendo buena acogida: DPV y Finisseur. La primera se centra más en accesorios; casco, gafas, limpiadores, etc... y Finisseur se basa en equipaciones; maillots, culotes, chaquetas, guantes, calcetines, etc…

En 1991 Miguel Induráin empezaba a forjar su leyenda en una impresionante escapada descendiendo el Tourmalet. Casi 20 años después, Deporvillage afronta el Tourmalet que deja el COVID con optimismo y ganas de ir a más. No en vano, sus más de 75.000 productos llegan a 200 países y las versiones inglesas y alemana de la web ya se están consolidando. “Nuestro objetivo es seguir creciendo alrededor del 30% de facturación anual, liderar en el Sur de Europa y seguir consolidando en nuevos mercados”, afirma Pladellorens.

No es de extrañar si tenemos en cuenta que en esa región están los Pirineos, los Alpes o los Dolomitas. Algunas de las míticas cumbres del ciclismo donde los ciclistas deciden si quieren ir arropados al ritmo del pelotón o protagonizar una épica escapada que les encumbre en la historia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios