www.zonamovilidad.es
Febrero 2013    15 de mayo de 2021

Trump

Es evidente que la posibilidad de publicar y reproducir vídeos en Twitter ya es una realidad casi desde los inicios de la aplicación, sin embargo, la app no ofrece una posibilidad que otras si son capaces de dar a sus usuarios, la de reproducir vídeos de YouTube sin tener que abandonar la página principal de la aplicación. Para tratar de buscar una solución a este mecanismo, Twitter ha anunciado hoy que comenzará a realizar testeos en los dispositivos iOS con el objetivo de permitir a los usuarios que puedan ver vídeos de YouTube directamente desde el timeline de Twitter sin tener que abandonar los hilos de ‘tuits’ que han publicado los enlaces a dichos vídeos.

La noticia llega de la mano de una segunda información confirmada por la propia compañía hoy mismo, y es que Huawei ha pedido a Joe Biden, el nuevo presidente americano, la posibilidad de sentarse a hablar sobre el futuro de la relación entre Estados Unidos y Huawei, tras conocer la posición de la Casa Blanca con respecto al veto que existe en la actualidad. Además de eso, Ren Zhengfei, fundador y CEO de la compañía de tecnología china, ha asegurado que no tiene intención de vender su división de smartphones de ninguna manera, información que se había hecho viral durante las últimas semanas y que al parecer es desacertada.

Según ha aclarado el equipo del nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el veto que el ex presidente Trump estableció a la compañía de tecnología Huawei, seguirá en pie por el momento. El equipo del nuevo presidente no ve la razón por la que debería levantar dicha limitación hacia la compañía por lo que Huawei seguirá sin poder tener acceso a los servicios y aplicaciones que ofrece Google, desde su sistema operativo Android a todos los servicios y ventajas que ofrece esta compañía de cara a los dispositivos móviles y tabletas cómo la Google Play Store o aplicaciones de uso diario cómo Google Drive o Google Maps.

El 2020 ha sido sin duda un año en el que la aplicación y red social TikTok, ha vivido grandes éxitos entre los que podemos destacar su gran aumento de usuarios o la llegada del primer usuario, Charli D’amelio, a los 100 millones de seguidores. Sin embargo, todas estas alegrías se han visto parcialmente eclipsadas por una disputa con el gobierno de Donald Trump, la cual ha puesto a la aplicación china en vilo en varias ocasiones a lo largo del 2020, puesto que el objetivo final del ex mandatario americano era terminar con el liderazgo de esta aplicación que tanto éxito está teniendo principalmente entre los jóvenes, pero que ha logrado acercarse también al resto de rangos de edad.

La historia no deja de dar vueltas, pero este nuevo giro en los acontecimientos parece que puede llegar a poner fin a la obsesión del ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump por prohibir la aplicación china de entretenimiento TikTok en el país. Un segundo juez federal ha dictado de forma preliminar una sentencia que debería prevenir la prohibición de TikTok por parte del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, incluso las transacciones a través de la aplicación, por lo que los estadounidenses no podrán seguir avanzando con sus propósitos de ir desarticulando las funciones de la aplicación lentamente.

El ejército de redes sociales de Trump es 7 veces más grande en comparación con el de Biden, sin embargo, el actual presidente tiene más seguidores falsos

Los datos adquiridos y agregados por Finbold en su estudio interactivo indican que los 143 millones de seguidores en redes sociales del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, son aproximadamente 7,2 veces más en comparación con su rival en las próximas elecciones, Joe Biden. A 28 de octubre, los seguidores de Joe Biden en las redes sociales llegaban a los 19,94 millones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva que busca limitar el poder que tienen las redes sociales con la que busca castigar a Twitter, Facebook, YouTube o Google si intentan moderar los contenidos publicados en sus plataformas.

Las principales empresas de tecnología y los grupos de la industria tecnológica de Estados Unidos dijeron el lunes que el nuevo impuesto a los servicios digitales de Francia socava el régimen fiscal mundial y los esfuerzos multilaterales para reformarlo.

Donald Trump ha confirmado este sábado que las compañías norteamericanas podrán volver a suministrar material a Huawei.

Parece que el ojo del huracán Huawei ha llegado al planeta Tierra y que la tormenta de noticias, de mentiras, de tuits y de comentarios malintencionados nos ha dado un respiro para poder ordenar las ideas y que tanto las administraciones como las empresas o los mismos usuarios puedan ver con claridad la situación y tomar medidas al respecto. La cuestión es que Trump ha planteado una guerra de intereses en terreno y con pólvora ajena en un claro intento de adquirir ciertas ventajas en el entorno digital, pero lo ha hecho sin medir consecuencias. Las preguntas están en el aire: ¿cuál va a ser la postura de las empresas americanas? ¿Es una oportunidad para acabar con los monopolios y dar entrada a otros desarrolladores europeos? ¿Tiene previsto Huawei un plan de contingencia? ¿Se puede ir hacia una escalada de la tensión mundial?

Donald Trump ha extendido en tres meses, hasta agosto, el plazo para que las empresas estadounidenses dejen de operar juntamente con Huawei.

La Administración Trump redobla sus esfuerzos para golpear a Huawei y al régimen chino en plena guerra comercial firmando una orden ejecutiva donde declara una emergencia nacional en el sector de las telecomunicaciones. Esta decisión puede bloquear negocios entre firmas y la propia Huawei.

El Presidente Donald Trump anunció el viernes una nueva subasta de espectro inalámbrico destinada a acelerar el despliegue de la red 5G, una tecnología que la administración estadounidense considera fundamental en su guerra comercial con China.

Twitter ha publicado un comunicado en su blog donde niega que en algún momento la plataforma haya llevado a cabo el fenómeno conocido como "shadow banning", el cual implica hacer invisible o imposible de encontrar los tweets o cuentas de algunos usuarios sin que ellos lo sepan.

Los senadores republicanos de Estados Unidos han abandonado sus intentos de imponer restricciones más duras a la empresa china de telecomunicaciones ZTE.