El regulador ha pedido a los ciudadanos que "destruyan" los dispositivos

Alemania prohíbe los smartwatches para niños por fallos de ciberseguridad
Ampliar

Alemania prohíbe los smartwatches para niños por fallos de ciberseguridad

domingo 19 de noviembre de 2017, 17:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

El Organismo de Regulación de Telecomunicaciones de Alemania ha prohibido la venta de smartwatches para niños por considerar que atentan contra la privacidad de los menores.

La Federal Network Agency ha emitido un comunicado alertando de los fallos de ciberseguridad en los relojes inteligentes para niños. El organismo va más allá e insta a los ciudadanos a “destruir” de manera inmediata los dispositivos.

"Los padres usaban los relojes, por ejemplo, para escuchar a los maestros durante las clases"

El regulador germano ha anunciado, tras una investigación, que estos terminales diseñados para niños de entre 5 y 12 años pueden permitir a personas ajenas colarse en el terminal y en el micrófono del mismo para espiar de manera remota y conseguir la localización. El regulador señala que no está preocupado por el potencial de que la gente espíe a los niños, sino que sencillamente le preocupa que se puedan usar para ello, y es que, en Alemania, es ilegal grabar conversaciones privadas sin permiso.

"De acuerdo con nuestras investigaciones, los padres usaban los relojes, por ejemplo, para escuchar a los maestros durante las clases", ha señalado el presidente de la Federal Network Agency, Jochen Homann.

Los smartwatches que pueden realizar llamadas, como el Apple Watch, son legales en Alemania. El problema es que muchos de los relojes inteligentes para niños cuentan con sistemas similares a los de un monitor para bebés que se pueden activar fácilmente utilizando una app.

"A través de una aplicación, los padres pueden usar los relojes de esos niños para escucharlos sin ser notados en el entorno del niño y deben ser considerados como un sistema de transmisión no autorizado", destaca Homann.

Hay “una sorprendente falta de regulación en el Internet de las Cosas, permitiendo a los fabricantes vendernos productos inteligentes peligrosamente inseguros”

El regulador alemán se ha puesto serio con el asunto y, además de pedir la destrucción de los terminales en circulación, pide que se documenten esta destrucción y que se envíen las pruebas. Una vez que se destruyan los relojes, el regulador proporcionará un "certificado de destrucción", confirmando que se realizó la eliminación del terminal.

El experto en ciberseguridad, Ken Munro, asegura que “los dispositivos inteligentes poco seguros, a menudo, permiten la invasión de la privacidad. Eso es realmente preocupante cuando se trata de relojes inteligentes con GPS para niños, los mismos relojes que se supone que les ayudan a mantenerse a salvo”. Añade, además, que hay “una sorprendente falta de regulación en el Internet de las Cosas, permitiendo a los fabricantes vendernos productos inteligentes peligrosamente inseguros”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios