www.zonamovilidad.es
Por Alfonso de Castañeda
x
alfondcctelycom4com/8/8/17
domingo 29 de octubre de 2017, 12:01h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

El Instituto de Consumo Noruego (NCC) ha publicado un informe donde se alertan de los fallos relacionados con la ciberseguridad en los smartwatches dirigidos a niños y niñas.

Los investigadores del NCC ha examinado cuatro modelos de smartwatch, y tras el análisis han destacado que estos terminales pueden ofrecer una sensación falsa de seguridad a los padres. En este sentido, el NCC señala que algunas funciones, como el mensaje de emergencia o la limitación geográfica no funcionan de manera correcta.

Agujeros de ciberseguridad y falta de cifrado

Además, el informe advierte de los problemas de seguridad, destacando que, en unos simples pasos, un ajeno puede tomar el control del reloj inteligente y que estos agujeros de ciberseguridad pueden suponer que un cibercriminal podría escuchar las conversaciones de los niños, comunicarse con ellos como si fuera su cuidador, usar la cámara, rastrear al menor o simular que se encuentra en otra posición.

El NCC va más allá y señala que uno de los modelos analizados funciona también como micrófono, permitiendo que un padre o un extraño pueda escuchar lo que ocurre sin que el reloj muestre una señal advirtiendo del hecho.

Los investigadores señalan también que los relojes envían datos personales a servidores en América del Norte y del este de Asia, y que en algunos casos estos datos se envían sin cifrado.

Finn Myrstad del NCC, afirma que no se trata sólo de problemas con la privacidad de los niños, sino que también se pone en peligro su seguridad. Por tanto, advierte Myrstad, mientras no se garantice ésta, no deberían estar en las tiendas, ni mucho menos en las muñecas de los menores.

Estos problemas los refleja el informe, donde se señala que, en uno de los modelos, si se conoce el número de teléfono del usuario, un atacante puede hacerse con el control total del dispositivo. En otro modelo, los investigadores pudieron acceder a información personal de otros usuarios donde se incluía la geolocalización, el nombre y números de teléfono.

Uno de los modelos incluso permitió a los investigadores vincular un dispositivo con otra cuenta completamente nueva, permitiendo ver los datos del usuario, incluyendo la localización tanto actual como histórica del reloj y números de contacto.

"Cualquier consumidor que busque la manera de mantener a sus hijos seguros puede querer pensarlo dos veces antes de comprar un reloj inteligente"

En respuesta al informe publicado por la NCC, la cadena británica John Lewis ya retira el Gator 2 de sus tiendas, uno de los modelos estudiados. Además de éste, se han analizado el Viksfjord y Xplora, que comparten varios problemas graves de ciberseguridad. El cuarto modelo analizado es el Tinitell, que carece de los principales problemas de seguridad, pero que no cuenta con protección para la privacidad de los datos.

El NCC advierte de que “este es un mercado caótico y algo inmaduro”

Las conclusiones del informe son alarmantes. “Tras analizar los cuatro smartwatches y sus aplicaciones, y leer los términos de uso, parece claro que este es un mercado caótico y algo inmaduro”, señala el informe.

“Cualquier consumidor que busque la manera de mantener a sus hijos seguros puede querer pensarlo dos veces antes de comprar un reloj inteligente, siempre y cuando las fallas descritas en estos informes no se hayan solucionado”, concluye el NCC.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios