www.zonamovilidad.es
Aumentan las tensiones entre China y Estados Unidos por la fabricación de Chips
Ampliar

Aumentan las tensiones entre China y Estados Unidos por la fabricación de Chips

Por Gabriela Galdón López-Quesada
x
ggaldonlqgmailcom/9/9/15
lunes 22 de agosto de 2022, 09:31h

Escucha la noticia

Durante el mes de diciembre de 2021, Mangachip, empresa de semiconductores de Corea del Sur, reveló la retirada de su propuesta de fusión de 1.400 millones de dólares con la firma china de capital privado Wise Road Capital.

Es importante mencionar que Mangachip solo tiene una cotización en la Bolsa de Valores de Nueva York y una presencia corporativa nominal en Delaware. Siendo estas las únicas operaciones que realiza en los Estados Unidos. El Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos también ha intervenido en esta fusión.

Por su parte, Cfius dictaminó que la transacción representaba un riesgo potencial para la seguridad nacional de los EE, y para ello, aprovechó un movimiento que tomó por sorpresa a la industria global de semiconductores.

En base a esto, Chris Miller, profesor asistente en la Universidad de Tufts y autor de Chip Guerra: la lucha por la tecnología más crítica del mundo, ha señalado que “Cfius tradicionalmente ha estado involucrado en cuestiones de seguridad tradicionales como puertos e infraestructura y, sin embargo, bloqueó la adquisición de esta empresa de chips relativamente pequeña que apenas tenía presencia en los Estados Unidos. Esa fue una señal realmente importante para toda la industria”.

Huawei busca ingenieros para desarrollar su software de diseño de semiconductores

Leer más

Magnachip: aumentan las tensiones entre EE. UU. y China

Si se retoma el caso Magnachip, es importante mencionar que refleja un ejemplo de cómo las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China afectan a los fabricantes de chips, que cada vez sufren más presión para que se alineen con Washington, para de este modo, evitar que China se convierta en una potencia tecnológica. Es por ello por lo que, las empresas están compitiendo por miles de millones de dólares en subvenciones estadounidenses mediante la Ley de Ciencias y Chips de 280.000 millones de dólares.

Samsung y SK Hynix están estudiando sus inversiones en China, ya que, existe una legislación que prohíbe a los receptores de fondos federales de EE. UU. expandir o actualizar su capacidad de chips avanzados en China para 10 años. Por consiguiente, los competidores, como, por ejemplo, TSMC de Taiwán y los fabricantes de chips estadounidenses, como, Intel y Micron, que tienen operaciones de fabricación en China están siendo presionados para impulsar la producción nacional de EE. UU. y evitar Beijing consiga tecnología avanzada de semiconductores.

Y esto no termina aquí, si EE. UU. continúa con su misión de reclutar a sus aliados de Corea, Taiwán y Japón para crear una “alianza de chips Fab 4” creada para coordinar políticas sobre investigación y desarrollo, subsidios y cadenas de suministro, este conflicto podría magnificarse.

Samsung y SK Hynix han impulsado las inversiones en las instalaciones de producción de EE. UU. Corea del Sur exportó 50 mil millones de dólares en chips a China el año pasado, un 26% más que en 2020 y representando casi el 40% de las exportaciones totales de chips del país, según la Asociación de Comercio Internacional de Corea. Sin embargo, dependen de un pequeño número de diseñadores de chips y fabricantes de equipos estadounidenses, japoneses y europeos para la tecnología necesaria para producir chips avanzados. Esto hace que Washington tenga influencia sobre lo que Miller ha descrito como los “principales cuellos de botella en el proceso de producción de semiconductores”.

Esas empresas incluyen a los diseñadores de chips estadounidenses Cadence y Synopsys, Mentor Graphics, propiedad de Siemens, los fabricantes de equipos estadounidenses Applied Materials y Lam Research y ASML en los Países Bajos, que fabrica las herramientas de litografía ultravioleta extrema (EUV) imprescindibles para producir chips de memoria Dram de última generación.

“China tiene el mercado, pero Estados Unidos tiene la tecnología”

Siguiendo esta línea, Yeo Han-koo, que ha sido ministro de Comercio de Corea del Sur hasta mayo, ha explicado que “China tiene el mercado, pero Estados Unidos tiene la tecnología. Sin tecnología, no tienes producto. Sin un mercado, al menos puedes encontrar una manera de diversificar e identificar alternativas”.

Aunque suene raro, ni Samsung ni SK Hynix, empresas especializadas en la producción de chips de memoria Dram y Nand, fabrican sus semiconductores más avanzados en China.

Por consiguiente, el mes pasado, el fabricante de chips más grande de China, Semiconductor Manufacturing International Corp, explicó que había empezado con los envíos de semiconductores avanzados de 7 nanómetros. Como respuesta, los analistas han alegado que, sin acceso a los equipos más sofisticados del mundo, SMIC va a enfrentarse a bastantes dificultades para cerrar la brecha con Samsung y TSMC, los principales proveedores mundiales de chips de 5nm y 4nm.

En este escenario, Dylan Patel, analista jefe de SemiAnalysis, ha confirmado que estas restricciones estadounidenses a la exportación de equipos de última generación a China tendrán un impacto en los fabricantes de chips de memoria coreanos, "es probable que se reduzca sustancialmente con el tiempo". Además, ha agregado que “será imposible para SK Hynix usar EUV en China, y si usan tecnología más antigua, entonces sus operaciones se volverán antieconómicas, por lo que para ellos y todos los demás fabricantes de chips líderes, Dram en China está muerto. Eso no significa que cerrarán su planta Dram, es más probable que la conviertan en una instalación Nand. Pero esa es un área en la que ellos y Samsung enfrentarán la competencia local más dura”.

Los fabricantes de chips tienen que gestionar sus operaciones para alejarse de China y hacia los EE. UU

Por este motivo, los fabricantes de chips tienen que gestionar sus operaciones para alejarse de China y hacia los EE. UU. Patel ha expicado que la continua dependencia de China de los chips y tecnologías de grupos extranjeros confirma que su influencia era limitada. “Beijing necesita estas importaciones de chips para sus propias industrias manufactureras. ¿Qué van a hacer, dejar de fabricar productos electrónicos en China?”, ha reflexionado Patel. Además, piensa que Washington podría incrementar esta presión al prohibir la exportación de equipos de fabricación de chips empleados para construir chips de memoria Nand avanzados a plantas chinas. Samsung y SK Hynix tienen plantas de chips de memoria Nand en China.

El socio del bufete de abogados de Washington ArentFox Schiff, David Hanke, piensa que los fabricantes de chips tendrían que prestar atención a la Ley de chips y no solo a la letra de la legislación en sí. “Se analizará cuánto ha contribuido una empresa al desarrollo tecnológico de China”, y ha apuntado que el Departamento de Comercio de EE. UU. Revisará cada dos años las subvenciones a los fabricantes de chips. “Habrá un gran problema óptico para las empresas que se acerquen demasiado al límite de lo que permite esta legislación”. También opina que las empresas tienen que considerar la posibilidad de que Washington se vuelva más agresivo en el futuro. “Cuando se trata de eludir las regulaciones estadounidenses, China se mueve como el agua alrededor de las rocas. Por lo tanto, no debería sorprendernos si la gente en el Capitolio comienza a decir dentro de uno o dos años que las barreras de protección actuales son demasiado débiles”, ha concluido Hanke.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios