Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea y responsable de Competencia
Ampliar
Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea y responsable de Competencia

Bruselas estudia modificar la ley de Competencia para afrontar la situación de las plataformas digitales

martes 02 de junio de 2020, 20:30h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

La Comisión Europea ha publicado una evaluación inicial de impacto y una consulta pública abierta para solicitar observaciones sobre la necesidad de un posible nuevo instrumento de competencia.

Bruselas está estudiando la creación de un nuevo instrumento legislativo que ayude a “abordar los problemas estructurales en el ámbito de la competencia de manera oportunidad y eficaz”. Para ello ha publicado una evaluación inicial y ha abierto una consulta pública para que las partes interesadas manden sus propuestas hasta el 8 de septiembre de 2020. Además, recabará las opiniones sobre la evaluación inicial hasta el 30 de junio de 2020.

“Estamos recabando las opiniones de las partes interesadas para valorar la necesidad de un posible nuevo instrumento de competencia que permita afrontar los problemas estructurales de competencia de manera oportuna y eficaz, garantizando unos mercados justos y competitivos en toda la economía”, ha explicado la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager.

Un nuevo instrumento de competencia

Durante los últimos años, la Comisión Europea ha reflexionado sobre el papel de la política de competencia y de cómo se adapta a un mundo “en rápida transformación”, cada vez más digital, globalizado y que “debe ser más ecológico”.

El proceso de reflexión es parte de un debate político más amplio sobre la necesidad de modificar el marco jurídico actual en materia de competencia, de manera que “los organismos de control de todo el mundo puedan seguir manteniendo la competitividad de los mercados”.

“El mundo está cambiando rápidamente y es importante que las normas de competencia se adapten a esos cambios"

“El mundo está cambiando rápidamente y es importante que las normas de competencia se adapten a esos cambios. Nuestras normas cuentan con una flexibilidad intrínseca que nos permite afrontar una gran variedad de prácticas desleales en los mercados. No obstante, observamos que existen ciertos riesgos estructurales para la competencia, como las pérdidas de equilibrio en los mercados, que las normas actuales no abordan”, ha apuntado Vestager, responsable de la política de competencia.

Varias partes interesadas en el tema ya han participado en el debate aportando informes y estudios y con propuestas sobre cómo adaptar o ampliar el conjunto de instrumentos jurídicos en materia de competencia.

En este contexto, Bruselas concluye que el acceso a la libre competencia y el funcionamiento correcto de los mercados requiere de un enfoque “holístico y global” que se centre en tres pilares clave.

En primer lugar, una aplicación “rigurosa y continua” de las normas de competencia vigentes, incluido el recurso a medidas provisionales y reparadoras cuando proceda, haciendo uso especial de los artículos 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la UE (TFUE).

En segundo lugar, una “posible regulación ex ante de las plataformas digitales” que incluya requisitos adicionales para las que desempeñan una función de guardianas de acceso.

El tercer pilar se centra en la creación de un nuevo instrumento para abordar los correspondientes problemas estructurales en los mercados que no pueden afrontarse o que no pueden abordarse de forma más eficaz sobre las normas de competencia actuales.

La nueva legislación no prevé infracciones ni imposición de multas, sino que se centra en imponer medidas correctoras y, llegado el caso, medidas estructurales

Este nuevo instrumento “debe permitir a la Comisión corregir las deficiencias de las normas vigentes en este ámbito e intervenir contra los problemas estructurales de competencia en todos los mercados de manera oportuna y eficaz”, explican desde Bruselas. Esta nueva legislación no prevé infracciones ni imposición de multas, sino que se centra en imponer medidas correctoras y, llegado el caso, medidas estructurales.

En cuanto a la llegada de una nueva propuesta legislativa, la Comisión Europea confía en poder lanzarla para el cuarto trimestre de 2020, una vez concluya el plazo de las opiniones para la evaluación inicial y se cierre la consulta pública.

Pallete vuelve a pedir una regulación acorde al siglo XXI

Leer más

Consulta pública sobre la regulación de las plataformas digitales

La consulta pública sobre la normativa relativa a los servicios digitales busca “recabar opiniones, pruebas y datos de personas, empresas, plataformas en línea, el mundo académico, la sociedad civil y todas las partes interesadas para contribuir a configurar la futura normativa de servicios digitales”.

Como hemos señalado, estará abierta hasta el 8 de septiembre, y abarca cuestiones como la seguridad online, la libertad de expresión, la equidad y la igualdad de condiciones de competencia en la economía digital, siendo esta última una de las cuestiones más reclamadas por las telecos europeas con José María Álvarez-Pallete (Telefónica) a la cabeza.

“Las plataformas digitales desempeñan un papel fundamental en nuestra vida, nuestra economía y nuestra democracia. Esta función supone también una mayor responsabilidad, que tan solo puede asumirse en el marco de una normativa moderna sobre los servicios digitales”, ha explicado el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton. “Escucharemos todas las opiniones y conseguiremos alcanzar el equilibrio apropiado entre una Internet segura para todos que proteja la libertad de expresión y la garantía de la existencia de un margen para innovar en el mercado único de la UE”, ha asegurado Breton.

“Europa necesita un marco regulador modernizado para reducir la creciente fragmentación de la normativa que se está produciendo en todos los Estados miembros"

La realidad es que el actual marco regulatorio de los servicios digitales tiene viento años de historia y ha contribuido al crecimiento de los servicios digitales europeos, pero “no responde a muchas de las preguntas actuales sobre el papel y la responsabilidad de las plataformas online, especialmente de las de mayor tamaño”, apuntando directamente a Facebook, Amazon y Google.

En este sentido, Bruselas asegura que “Europa necesita un marco regulador modernizado para reducir la creciente fragmentación de la normativa que se está produciendo en todos los Estados miembros, garantizar mejor que todos los ciudadanos de Europa estén tan protegidos en línea como lo están fuera de ella y ofrecer a todas las empresas europeas unas condiciones equitativas para innovar, crecer y competir a escala mundial”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios