www.zonamovilidad.es
El coronavirus como factor de digitalización
Ampliar

El coronavirus como factor de digitalización

viernes 26 de junio de 2020, 01:39h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Todos los datos indican que el sector tecnológico ha sido uno de los menos afectados por el azote de la pandemia del coronavirus y el confinamiento de toda la población que trajo consigo; muy al contrario, parece haber sido un factor de aceleración del proceso de digitalización que tan lentamente tenía lugar en este país: “era algo que estaba ahí y que en todos las hojas de ruta empresariales se contemplaba, pero siempre había alguna ‘prioridad’ que requería presupuesto y se atendía antes”

Los CIOs (responsables de tecnología) tienen que estar presentes en los comités de dirección y, más allá, los propios presidentes y consejeros delegados deben tener experiencia en tecnología”.

Así explicaba la situación en rueda de prensa virtual, María José Talavera, directora general de VMware Iberia; quien se esforzó en recordar que no estamos en la etapa post-covid, que la pandemia sigue y se esperan rebrotes en países como España que están recuperando la normalidad. A este respecto, Talavera apuntaba que “todo esto ha afectado al proceso de globalización, el cual, hasta ahora, se vinculaba a los viajes y en el momento actual; para que la globalización no se detenga, hay que impulsarla, ya que, de otra forma, los negocios no se pueden mantener”.

VMware, compañía multinacional dedicada, precisamente, a la digitalización de las empresas con soluciones que incluyen, entre otras cosas: seguridad, red, aplicaciones, computación, almacenamiento en la nube y gestión de la movilidad ha sido una de las empresas que más se han involucrado en el proceso de virtualización de la sociedad que estamos viviendo; de hecho dieron respuesta inmediata a las muchas entidades que solicitaron su apoyo y fueron capaces, por ejemplo, de crear 14.000 puestos de trabajo virtual de la noche al día para un banco.

La traducción de esa sensación de apremio vivida en el mes de marzo, de necesidad imperante de no parar el trabajo y poder dar respuesta inmediata a los clientes, en corporaciones e instituciones, se percibe claramente en los resultados del primer trimestre del año -que en su caso va de febrero a abril-; periodo en el que se registró un 30% de crecimiento, año sobre año, la mayoría del cual se condensó en el último periodo del trimestre, coincidiendo con el estado de alarma.

El teletrabajo ha llegado para quedarse

Para la directora general de VMware Iberia el teletrabajo ha llegado para quedarse y va a suponer un cambio profundo en la sociedad: “yo creo que esta nueva forma de vida laboral va a tener consecuencias directas; por ejemplo, va a aumentar la natalidad porque va a ser más fácil la conciliación; se va a desarrollar una cultura empresarial diferente; va a aflorar mucho talento; talento meritorio, basado en la eficacia (no en encuentros de pasillo) y se va a comprobar que la cultura del ‘presencialismo’ no tiene sentido”. “Poder compaginar agenda y vida personal va a ser definitivo en la captación de personal cualificado que es capaz de desarrollar una agenda eficiente -continúa-; de hecho, ahora está bien visto teletrabajar y hemos conseguido romper con la idea de que si estás en tu casa no estás trabajando”.

“Tanto es así -continúa- que en una encuesta que hemos realizado entre 614 empresas de distintos sectores, a nivel mundial -y todas ellas más de 2.500 empleados-, sobre las necesidades observadas tras la pandemia, en términos tecnológicos corporativos, y sobre la importancia de las aplicaciones para ofrecer mejores experiencias a los clientes- una de las primeras conclusiones que se extraen de la misma es que los CIOs (responsables de tecnología) tienen que estar presentes en los comités de dirección y, más allá, los propios presidentes y consejeros delegados deben tener experiencia en tecnología”.

Para aumentar los ingresos parece evidente que hay que tratar mejor a los clientes y conseguir una mejor experiencia de usuario

Y es que para aumentar los ingresos parece evidente que hay que tratar mejor a los clientes y conseguir una mejor experiencia de usuario; algo que hasta ahora no se vinculaba a la digitalización y que ahora sí. “La innovación permite mayor rentabilidad, costes más eficientes, etc. y esa experiencia está directamente relacionada con las aplicaciones con que las empresas interactúan con los clientes que ya se saben imprescindibles-explica la ejecutiva-”.

El problema que afrontan ahora las empresas es que dentro del conjunto de aplicaciones necesarias para actualizarse y avanzar hay que mantener la relación entre las apps antiguas o ‘legacy’ (las cuales hay que mantenerlas y transformarlas) y las nuevas; que deben enganchar tanto con la nube privada como con la nube pública. De otra forma, se crean silos, procesos inconexos que perjudican más que favorecer.

El marco para afrontar la crisis

Por su parte, Moisés Navarro, Principal Business Solutions Strategist de VMware Iberia, explicó que la compañía ha lanzado un marco para afrontar la crisis y alcanzar el reto de superarla, en el cual se contemplan tres etapas: responder, enfrentarse y acelerar.

“Hay que partir de que ya no se va a echar marcha atrás; se ha creado un modelo de trabajo diferente. Se busca que la gente sea productiva desde su casa y que se responda al cliente de forma inmediata para mejorar la experiencia de usuario -comenta Navarro- “.A la hora de enfrentarse, cobra gran relevancia el componente ‘seguridad’; y es que, según la multinacional tecnológica, el número de ataques cibernéticos ha crecido en el último año un 6% y más del 90% de los encuestados han reconocido que los han intentado atacar. Ante esta situación, se impone un modelo de seguridad “que se va a quedar asentado entre nosotros”, entre cuyas características están los sistemas de autentificación basados en dos factores de control que se revelan como utilidad de gran importancia.

El número de ataques cibernéticos ha crecido en el último año un 6% y más del 90% de los encuestados han reconocido que los han intentado atacar

Finalmente debe llegar la aceleración: “lo hemos pasado mal -afirma Navarro-, toca tomar el control y salir lo mejor parado de la situación. El 88% de los encuestados en el trabajo que estamos comentando, considera que la adaptación de las aplicaciones a los tiempos que corren se traduce en mejores resultados. Esas aplicaciones se deben gestionar en un entorno multicloud”.

Remotización

“En este contexto, cabe subrayar que el elemento que más ha cambiado ha sido la adopción de cloud. Ya no es algo posible, sino algo real -apunta el directivo-. Seguimos pensando que los clientes no pueden ser competitivos si no hacen un buen uso de la nube pública y procuran la remotización”.

Según informes publicados en medios especializados, en EE. UU. las empresas han constatado un impacto negativo en cuanto a ingresos por culpa del Covid-19, pero aseguran que la remotización de la fuerza de empleados ha conllevado una mejora en eficiencia, productividad y respuesta a los usuarios. Por tanto, esta remotización se traduce en optimización interna.

Lo que sí parece claro, es que a día de hoy, muchas sociedades han superado esta etapa parcheando, pero no cabe el retroceso y ahora hay que afrontar la fase de asentamiento. Tal vez sea verdad que el Covid ha sido el impulsor de la digitalización, pero los avances conseguidos no se van a quedar por su causa, sino por lógica, por necesidad, por los resultados obtenidos. De una situación nefasta, como es una pandemia, parece que se ha conseguido transformar la forma de pensar y eso nos hará empresarialmente más fuertes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios