Intel pone la Inteligencia Artificial en órbita por primera vez con un satélite
Ampliar

Intel pone la Inteligencia Artificial en órbita por primera vez con un satélite

martes 20 de octubre de 2020, 18:28h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

La Inteligencia Artificial ya parece haber llegado hasta los rincones más inhóspitos del planeta, sin embargo, el espacio no forma parte del mismo y era un entorno al que la IA no había logrado llegar por el momento. Por este motivo, Intel, compañía de tecnología, ha decidido impulsar el primer satélite con Inteligencia Artificial a bordo y ponerlo en órbita. Desde mejorar nuestra comprensión del entorno, hasta permitir la visualización de vídeos en nuestros smartphones y a partir de ahora hasta en el espacio, la IA ya ha llegado prácticamente a cada entorno de nuestro día a día.

Era algo que debía ocurrir antes o después, pero hasta el pasado 2 de septiembre de 2020 la Inteligencia Artificial no había logrado integrarse en un dispositivo que fuese a lanzarse al espacio y lo consiguió gracias a un satélite experimental de tamaño reducido, el cual fue dispensado desde un cohete junto con otros 45 satélites de tamaño similar. Este dispositivo inteligente, apodado PhiSat-1 se encuentra actualmente en una órbita sincrónica al Sol a unos 530 km de altura y se mueve a una velocidad que ronda los 27.500 km/h con el objetivo de vigilar constantemente el hielo de los polos de nuestro planeta.

Descubre sus funciones

Actualmente el satélite inteligente PhiSat-1 cuenta con un avanzado sistema de cámaras térmicas e hiperespectrales, además de un sistema de procesamiento de a bordo con funciones de Inteligencia Artificial, funcionales gracias a su unidad de procesamiento de visión Intel Movidius Myriad 2; con el objetivo (compartido con otro satélite más) de cumplir su misión de vigilar el avance del hielo polar y la humedad del suelo en esas zonas de la tierra, mientras que logra probar varios sistemas de comunicación intersatelitales, prueba que servirá para crear una futura red de satélites federados capaces de comunicarse y enviarse información entre ellos, agilizando una gran variedad de procesos.

El principal problema originado por este satélite y que su sistema de Inteligencia Artificial, Myriad 2 debe de gestionar, es la ingente cantidad de información que generan sus cámaras. Es por eso, que este sistema está ayudando a resolver la forma de gestión de esos datos generados por sus cámaras de alta fidelidad. Este sistema resulta difícil de llevar a cabo dado que mientras los sensores de producción de datos aumentan su producción hasta 100 veces por cada generación, los sistemas que se ocupan de descargar dicha información, sólo multiplican por 3 su capacidad cada vez que evolucionan, lo que nos deja un excedente de información que la IA debe encargarse de seleccionar.

Un filtro previo

Dado que analizar y gestionar semejante cantidad de imágenes resultaría imposible para un ser humano, el sistema de inteligencia Artificial Myriad 2 integrado en el satélite PhiSat-1 se encarga no solo de filtrar contenido inservible para la investigación final. Es decir, al estar en constante movimiento, las nubes tienden a cubrir en torno a dos tercios de la superficie total del planeta de manera habitual, por lo que gran parte de las fotografías tomadas por el satélite se encuentran obstruidas por nubes. Este sistema de IA se encarga de identificar y eliminar todas esas fotografías, dejando solo aquellas que puedan tener utilidad dado que cuentan con una visión óptima del entorno que se analiza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios