www.zonamovilidad.es
Por Gabriela Galdón López-Quesada
x
ggaldonlqgmailcom/9/9/15
sábado 19 de junio de 2021, 17:00h

Escucha la noticia

Actualmente, solamente hay siete especies de tortugas marinas en el planeta, y seis de estas especies están en peligro de extinción como consecuencia del factor humano, amenazas medioambientales y los depredadores. Es por este motivo que CSIRO, los guardas forestales indígenas de Aak Puul Ngantam (APN) del Cabo York y Microsoft han creado en el marco de una asociación del Programa Nacional de Ciencias Medioambientales (NESP) de Australia un sistema para analizar miles de fotografías aéreas de playas remotas del norte del continente para identificar nidos de tortuga y a sus depredadores. Este sistema está basado en la nube y apoyado en inteligencia artificial.

Aak Puul Ngantam (APN) Cape York, una organización sin fines de lucro perteneciente a Southern Wik Traditional Owners, ha estado trabajando durante muchos años en medidas para proteger a las tortugas de la depredación que son sensibles a los valores culturales, ambientales y de medios de vida sostenibles. Los métodos de control creados han servido para disminuir la depredación de los nidos de tortugas por los jabalíes hasta en un 90% en el pasado.

En este sentido, los guardabosques de APN Cape York se encuentran ante el desafío de cómo monitorear las poblaciones de tortugas y los sitios de anidación. Para que las crías de tortugas no se extingan los equipos de guardas forestales indígenas tienen que encontrarlas y protegerlas antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo, esto no es tarea fácil si se tiene en cuenta que, en algunos lugares del oeste del Cabo York, en el extremo norte de Queensland, los jabalíes pueden desenterrar y comerse el 100% de los huevos de los nidos de tortuga. En la franja de 50 km de playa en la que se centra el programa de protección de la APN, esto se traduce en la pérdida de unas 2.000 crías de tortuga cada año.

Razer trabajará con ClearBot para crear un robot que limpie los océanos

Leer más

Tecnología y biodiversidad

Por otro lado, la automatización y aceleración del seguimiento de los nidos de tortuga es la mejor oportunidad que tienen los guardas autóctonos para proteger los nidos, controlar a los depredadores y ayudar a incrementar las posibilidades de supervivencia de las crías de tortuga carey, lisa y golfina. Mediante este sistema, lo que antes suponía un mes de trabajo de seguimiento sobre el terreno puede conseguirse en tan solo dos horas, utilizando un helicóptero o un dron, combinado con la computación en la nube de Microsoft Azure y sus herramientas de inteligencia artificial y servicios cognitivos, como las de análisis automático de imágenes.

Los helicópteros escanean playas remotas en busca de huellas de tortugas y depredadores. Autor APN Cape York

Obteniendo datos precisos de localización casi en tiempo real, los guardas pueden actuar con rapidez para salvaguardar los nidos y proteger a miles de crías

Asimismo, obteniendo datos precisos de localización casi en tiempo real, los guardas pueden actuar con rapidez para salvaguardar los nidos y proteger a miles de crías para que las poblaciones de tortugas puedan recuperarse a lo largo de los próximos años. Además, los nidos en los primeros días tras la puesta de los huevos son más vulnerables y cuando las huellas de la tortuga madre aún son visibles para los depredadores y el olor de los huevos es más intenso. Por este motivo, los investigadores y los guardas indígenas tienen que encontrar, estudiar y proteger los nidos lo antes posible.

Las tortugas están protegidas por redes protectoras. Autor APN Cape York

En este aspecto, los guardas forestales pueden tardar semanas en identificar un nido de tortuga, por este motivo, en muchas ocasiones llegan. No obstante, con la ayuda de Microsoft Azure, los investigadores y las comunidades indígenas pueden volar para observar con atención lo que está ocurriendo sobre el terreno, vigilando los nidos y los depredadores a distancia.

De este modo pueden obtener información precisa de localización, a través del análisis automático de imágenes utilizando la inteligencia artificial de Microsoft Azure y seguimiento en tiempo real, los guardas indígenas pueden intervenir. Una vez identifican los nidos pueden pasar a protegerlos utilizando jaulas, redes y vallas lo suficientemente fuertes como para mantener alejados a los depredadores, pero con huecos lo suficientemente grandes como para que las crías puedan llegar al océano.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios