Jóvenes tecno-optimistas, pero preocupados por el empleo
Ampliar

Jóvenes tecno-optimistas, pero preocupados por el empleo

El evento digital ‘Jóvenes y expectativa tecnológica’, organizado por Google, Fad y BBVA presentó los resultados del barómetro Jóvenes y Expectativa Tecnológica 2020

domingo 27 de septiembre de 2020, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

¿Cuál es la actitud real de la gente joven en relación con el mundo digital? ¿Qué significa para ellos y qué esperan de él? Son las incógnitas que intenta resolver el barómetro Jóvenes y Expectativa Tecnológica 2020, cuyas conclusiones se conocieron hace unos días mediante un evento virtual al que acudió la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño.

El informe es la mayor herramienta del Observatorio de Jóvenes y Tecnología, un proyecto de Fad y Google para monitorizar y analizar la estrecha relación y el uso de los jóvenes de entre 15 y 29 años de las TICS. En la presentación virtual de los resultados de la investigación, todos los asistentes, entre los que estaba Antonio Vargas, director de Políticas Públicas de Google España; Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA; e Ignacio Bayón, presidente de Fad, coincidieron en la importancia de la digitalización en la era pospandemia.

“Las circunstancias han hecho que vivamos conectados en 2020 y, gracias a eso, hemos podido mantener la educación en remoto, la comunicación con nuestras familias y amigos, y el acceso a un entretenimiento de lo más diverso. La tecnología ha permitido que nuestra vida no se pare”, apuntaba Antonio Vargas. En la misma línea, el presidente de la Fad afirmaba que “no es admisible quedarse fuera del conocimiento digital”.

“Si antes pensábamos que la digitalización era importante, esta situación extraordinaria que vivimos desde marzo la ha hecho todavía más urgente”, Nadia Calviño.

Si algo bueno se puede sacar de la crisis provocada por el coronavirus es la adaptación forzosa al mundo digital que se ha experimentado en casi todos los aspectos vitales. “La crisis de la Covid está actuando como un acelerador de la digitalización”, decía Antoni Ballabriga. “Si antes pensábamos que la digitalización era importante, esta situación extraordinaria que vivimos desde marzo la ha hecho todavía más urgente”, añadía la ministra de asuntos económicos y transformación digital.

Ahora que España se ha tenido que amoldar a marchas forzosas, el camino de la digitalización debe continuar. Para ello, los jóvenes son indispensables. “Los jóvenes cuentan con un punto de partida tremendamente favorable. Ellos tienen la capacidad y la flexibiliad para adaptarse y tenemos que darles todas las herramientas”, sostenía Calviño. La ministra confía en los jóvenes para la transformación digital de España, pero ¿qué opinan ellos?

Hallazgos

Los resultados del informe, presentados por la subdirectora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de Fad, Anna Sanmartín, dicen que la mayoría de los jóvenes (35,4%) cree en las oportunidades que les brindará la tecnología en el futuro y consideran mayores sus ventajas que sus inconvenientes. En torno al 20,9% piensa lo contrario, y un 27% piensa que ventajas e inconvenientes están equilibradas.

La percepción sobre el futuro en general se asienta entre el optimismo –curiosidad (35,8%), esperanza (29,3%), motivación (27,7%)– y la incertidumbre (26,3%).

Los jóvenes españoles tienen confianza en el futuro tecnológico, pero no de forma ciega. La percepción sobre el futuro en general se asienta entre el optimismo –curiosidad (35,8%), esperanza (29,3%), motivación (27,7%)– y la incertidumbre (26,3%). La “ansiedad” sobre el futuro es mayor entre las mujeres, mientras que la “tranquilidad” y la “felicidad” son emociones comparativamente más frecuentes en los hombres.

Más esfuerzos en salud y medio ambiente

Los desarrollos tecnológicos que consideran más necesarios tienen que ver con la salud. El 56,4% de los hombres jóvenes y el 46,6% de las mujeres jóvenes cree que necesitamos la tecnología para un mejor diagnóstico, intervención y tratamiento de enfermedades y dolencias, así como para el cuidado. Los porcentajes bajan cuando se les pregunta sobre la probabilidad de estos desarrollos, siendo el 39% de chicas y el 29,8% de chicos quienes lo ven probable.

Lo mismo ocurre con los desarrollos que harían posible la sostenibilidad del medio ambiente. El 40,5% de ellos creen que la tecnología podría ayudar a generar y conservar los recursos naturales, pero solo el 20,7% considera que lo vaya a hacer.

Educación

La formación a distancia en todos los niveles educativos ha sido uno de los grandes retos durante los meses de confinamiento. Es, precisamente, este aspecto el que los jóvenes ven con mayor capacidad de desarrollo: un 29.1% desearía que la tecnología les ayudara a formarse mejor, y un 34.6% cree que esto puede suceder en la realidad. También se decantan por el cuidado de la salud y el fomento del empleo a la hora de señalar ámbitos en los que confían en la tecnología.

En el ámbito educativo, la mayoría opina que la implementación de la tecnología lo hará todo más divertido (57,9%), pero también más fácil (56,4%). Aunque tambien creen que esto supondría una mejor preparación para el mercado laboral, ahora mismo, un 43,8% considera que la educación formal no proporciona las competencias tecnológicas necesarias y señalan la necesaria implicación de los centros de trabajo en la formación digital de sus trabajadores.

El empleo les preocupa, hay un porcentaje significativo que adopta posturas escépticas ante la tecnología en el ámbito laboral, en mayor medida mujeres y el grupo de más edad. Un 41,2% considera que se perderán más empleos de los generados y un 32,8% afirma que aumentará la precariedad laboral con la incorporación de la tecnología al ámbito del trabajo.

Diferencias de género en las carreras tecnológicas

A más de un tercio de jóvenes (35,8%) les gustaría iniciar una carrera profesional en el ámbito de las tecnologías (informática, robótica, ciberseguridad, desarrollo de aplicaciones, ingeniería industrial o mecánica, ingeniería de sistemas, biotecnología, etc.). De todos ellos, las mujeres y las personas más jóvenes son las que muestran menos interés por estas carreras tecnológicas.

Ellas se decatan más por una carrera profesional en el ámbito de la comunicación mediada por la tecnología (influencer, youtuber, community manager, etc.). A un 38,4% les gustaría tener una trayectoria profesional en este sector, un 9,3% ya la ha iniciado, un 27,9% indica que quizás lo haría y un 18,5% señala que seguro que no.

No todo es trabajo y educación, en lo que respecta al ocio y tiempo libre destaca la percepción de que habrá una mayor variedad de ofertas de entretenimiento (62,6%) aunque también se observa una individualización del ocio, sobre todo entre las mujeres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios