La Inteligencia Artificial al servicio de la sociedad

La computación cognitiva, entre Watson y Aura
Ampliar

La computación cognitiva, entre Watson y Aura

viernes 02 de noviembre de 2018, 21:23h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Con la aparición de la inteligencia artificial, la computación en masa y el Big Data, se ha creado una nueva oportunidad de crecimiento económico que está directamente vinculado al Internet de las cosas y que con la llegada de la quinta generación de telefonía móvil (5G), cobrará una nueva dimensión; las empresas hacen sus apuestas, IBM para las empresas con Watson, Telefónica para los consumidores con Aura. Pero la cuestión es si meses, años después de haberlo anunciado, las soluciones realmente funcionan. Watson ha tenido fracasos como Watson Trends, pero multitud de éxitos ¿Y Aura? ¿Conocemos ya Movistar Home?

Para tomar conciencia de lo que hablamos baste saber que un coche emite 350 Gb de datos por segundo; que sólo los sistemas de vigilancia en una ciudad como Nueva York transmiten 550 Terabytes diarios o que en 2020 se espera que la cifra ascienda a los 40 Zetabytes. Sin embargo, la mayor parte de las transmisiones actuales son datos invisibles a los que hasta ahora no se sacaba partido; pero, ahora, cualquier dato digital vale y puede ser reciclado para sacarle rentabilidad.

La era cognitiva

Y es que, si en 1900 se utilizaban máquinas tabuladoras como la que hizo el primer censo en los EE. UU. y en los 50 se iniciaron los sistemas programables, en 2011 surgieron los sistemas cognitivos: ordenadores que obedecen las órdenes que los humanos les damos. Es decir, se adaptan a nosotros -no nosotros a ellos- entienden nuestra forma natural de comunicarnos, aprenden y razonan. Un buen ejemplo es Watson, de IBM, que ya trabaja con instituciones como Caixa Bank y contesta a preguntas relativas al comercio exterior; pero también se usa en las áreas de salud, banca, educación, energía y medio ambiente o restauración.

De hecho, se aplica al periodismo, a la publicidad o al marketing; ya que Watson puede analizar las decenas de miles de conversaciones que se producen en Internet cada segundo. Sus capacidades cognitivas facilitan a la máquina analizar esos contenidos, arrojar conclusiones y explicar el contexto en el que se está hablando: es más, puede dar razones de por qué es tendencia, uno u otro tema, en ese momento.

No obstante, para que el proceso sea un éxito, hace falta un hombre, un ‘data science’, un experto en una nueva disciplina que extrae conocimiento de los datos acumulados; “es la persona que es mejor estadístico que un informático y mejor informático que un estadístico -aseguran- “. Los ‘data science’ programan para preguntar al invento qué ocurrió, qué ocurre y qué ocurrirá. De las respuestas obtenidas se deriva el análisis y de éste la acción a llevar a cabo; sea cual sea el área económico, social o cultural al que se aplique. Su papel es tan importante que ser5 científico de datos se considera “la profesión más sexy del siglo XXI”.

El equipo de Tableau Software, especialistas en software de gestión de datos, lo define así: “un mar de datos es como un embalse artificial: en primer lugar, se construye una pared contenedora (se genera un clúster). Luego, se llena de agua (datos). Una vez confeccionado el mar, se comienza a utilizar el agua (los datos) con diversos propósitos, como generar electricidad, producir agua potable o proporcionar actividades de recreo (análisis predictivos, aprendizaje automático, seguridad cibernética, etc.).

Científicos de datos, los más sexys

Los científicos de datos, básicamente, se enfrentan a la calidad del contenedor; pero, además, tienen que tener talento por sí mismos y una gran cultura empresarial. Los especialistas de IBM, por ejemplo, consideran que “hoy en día todo lo que hay en un negocio es ‘commodity’ (productos genéricos) y el hecho diferencial viene marcado por la forma en que se gestiona la información (Uber, Netflix, Airbnb). Para tener éxito, las empresas del siglo XXI tienen que ser compañías ‘data driven’ y, posiblemente, guiadas por inteligencia artificial, para ser empresas de presente y futuro”.

Entre Watson y Aura

Con estos antecedentes, es más fácil entender que la máquina de gestión de datos más popular hasta el momento era y es, sin duda, Watson de IBM, una de cuyas facetas, Watson Data Platform, es capaz de recoger los datos y aplicarles herramientas cognitivas para obtener resultados de utilidad que luego se aplican de diferentes formas. La plataforma cuenta con el sistema de ingestión de datos más veloz desarrollada hasta el momento y su principal función es facilitar la colaboración entre profesionales técnicos y de negocio: científicos de datos, ingenieros de datos, desarrolladores de apps y analistas. Watson Data Platform se opera en la nube, una nube híbrida (datos públicos en la nube a los que se suman los que las empresas tienen en local) que le confiere gran agilidad. En concreto, el principio de la herramienta es el acceso a los datos acumulados y el fin, encontrar la información y sacarle valor. Y, en tanto en cuanto esto es así, bajo los mismos parámetros, pero lejos del entorno laboral y de negocio, llegó al mundo Aura, la muy esperada inteligencia artificial de Telefónica que, de forma casi natural asiste a sus clientes. Aura, es un conjunto de tres elementos: un contenedor de datos, un motor cognitivo y un conjunto de canales de servicios de posibilidades infinitas. Si lo miramos en detalle, el trabajo de un operador -con respecto a terceros- termina cuando han enrutado los paquetes de datos de su cliente; pero cuando esos datos surgen de la relación directa entre la empresa y el usuario se genera un contenedor de información ‘individual’; ya que la red no emula nuestra vida, sino que recoge nuestra realidad; realmente, lo sabe casi todo de nosotros.

En consecuencia, estos datos que surgen de la información que utiliza Telefónica como proveedor de Internet de sus clientes, se relacionan a un motor cognitivo que discierne y gestiona el Big Data para ofrecer nuevos servicios. Y el momento de ponerlo en marcha ha llegado.

El pasado mes de febrero (2018), hace doce meses, estábamos aquí anunciando lo que era Aura, el sistema de inteligencia artificial de Telefónica y hoy estamos aquí para convertirlo en realidad -explicó Pallete”

Cuando Aura se presentó en sociedad

José María Álvarez Pallete tomó la palabra el pasado 25 de febrero, en la Torre Telefónica de Barcelona, para recordar que ha transcurrido un año desde el anuncio del nacimiento de Aura, el sistema de inteligencia artificial construido sobre la que se llamó ‘la cuarta plataforma’ y que se presentó no sólo como desarrollo propietario sino, también, como proyecto conjunto con Facebook, Google, Microsoft y Unicef, entre otros. “A lo largo de los años hemos asistido puntualmente al Mobile World Congress para contar la evolución de nuestros servicios y luego compartimos nuestra visión, la de llevar la experiencia de usuario a otro nivel; por eso, hace doce meses estábamos aquí anunciando lo que era Aura, el sistema de inteligencia artificial de Telefónica y hoy estamos aquí para convertirlo en realidad -explicó Pallete”

Cómo funciona Aura

Aura se ha lanzado en seis países: España, Alemania, Reino Unido, Chile, Argentina y Brasil y en cada uno adquiere una personalidad adaptada a las costumbres mayoritarias de los usuarios. Un detalle importante que debemos conocer es que el lenguaje natural y de aprendizaje de la máquina que integra está desarrollado por Microsoft. Chema Alonso, Chief Data Officer de Telefónica, acompañado de sus homólogos de Brasil y Reino Unido, explicó durante la presentación que Aura se ha desarrollado para “facilitar la vida de los clientes y permitir que éstos interactúen con la tecnología”. “En segundo lugar -continuó- se ha creado para potenciar la vida de los clientes, de forma que sea más sencilla y eficaz”. Según el popular ‘Hacker’, Aura conoce a los consumidores, sabe de sus preferencias y puede darles alternativas que les permitan una mejor elección.

Un ejemplo de uso es el aviso que nos envía el sistema si sabe que nuestro conjunto favorito va a dar un concierto en nuestra ciudad y, de hecho, puede sacarnos las entradas. El mundo vive una transformación digital -recuerdan- y una compañía como Telefónica tiene que formar parte de ella. El lanzamiento de Aura, hoy “es sólo el inicio de un viaje muy largo -comentan-; se trata de una plataforma multilingüe que en cada país ‘hablará’ en el idioma correspondiente: portugués, inglés, alemán o español.

Emilio Gayo y Chema Alonso retomaron el tema de Aura, en octubre, con la presentación de Movistar Home, y poco o nada más se dijo que lo que ya conocíamos y ahora retomamos, ya que hasta noviembre no habrá terminales y nadie se ha podido acercar al esperado producto. El nuevo concepto se resume como video teléfono (sustituirá al fijo) y mando avanzado de la televisión que comercializa el operador.

Respuestas generales y concretas para cada cliente

En la demostración que tuvo lugar en la sala, los técnicos preguntaron a Aura por el saldo de la tarjeta prepago, por los detalles de la factura o por los datos consumidos en un periodo de tiempo y el sistema, muy ‘humanizado’ responde a diferentes formas de realizar las preguntas; ya que cada persona tiene una forma distinta de expresión. ¡El usuario ha sustituido a técnicos y analistas de datos, en el uso cotidiano de la computación cognitiva! Y es que Aura es accesible. Dejó claro Telefónica que el sistema se va a integrar en aplicaciones que puede no ser la misma en todos los países.

En España, por ejemplo, se llamará ‘Movistar habla’ (finalmente Movistar Home) y se ha enfocado al servicio de televisión de la compañía; de forma que se le puede preguntar de mil y una formas, sobre contenidos, horas de emisión, películas de uno u otro actor o se le puede pedir que nos ponga una serie concreta, entre otras muchas cosas.

En otros países, se ha optado por las redes sociales como medio de comunicación entre el usuario y el sistema, como por ejemplo Facebook Messenger, un programa que usan millones de personas en el mundo y que te permite conectar no sólo con tus contactos sino con cualquier persona que utilice Internet. Esta opción se ha integrado en Alemania y en Chile. Una cuestión importante es su uso en el ámbito de la seguridad, en la que han incidido los portavoces y que no es otra cosa que el conocido servicio ‘safety check’, ahora integrado dentro de la plataforma de Aura, para ayudar a la gente a informar a los suyos cómo está en caso de situaciones críticas y que sus familiares y amigos sepan que están bien.

En combinación con Google Assistant y con Cortana

Según explicó Chema Alonso, Aura no quiere encerrarse en el entorno de Telefónica y por eso quiere que sus clientes puedan interactuar con otras plataformas como Google Assistant (asistente digital de Google con interacción por voz); de forma que podemos pedirle al asistente americano que nos conecte con Aura porque queremos hablar con la inteligencia de Movistar directamente.

De esta forma allá donde Aura está integrada en Google Assistant podemos acceder directamente desde el icono que, al efecto, se encuentra en todos los móviles Android. Otro tanto ocurre con Cortana de Microsoft, el asistente basado en inteligencia artificial de los de Redmon, que llevan todos los equipos con Windows 10 y que ahora ha cobrado forma de micrófono, pero también se puede acceder a través de 600 MM de terminales; la utilizan 145 MM de usuarios mensualmente y responde a 22.000 millones de preguntas…y subiendo

Pero ¿cómo se integran Cortana y Aura? Pues aún no está disponible, se suponía que el primer país que lo tendría sería Reino Unido, pero al cierre de la edición, no hay noticias. Para Telefónica el lapso entre febrero y octubre, a este respecto, ha pasado en blanco. Entendemos que siguen trabajando en ello.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.