Ante la expansión del coronavirus

MWC 2020: Un riesgo del todo innecesario
Ampliar

MWC 2020: Un riesgo del todo innecesario

sábado 08 de febrero de 2020, 21:23h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Nos dicen que evitemos el alarmismo, pero que no saludemos a la gente extendiendo la mano -que decir de los españolísimos dos besos-, que hablemos con nuestros interlocutores a una distancia de dos metros, que van a mantener el recinto ferial más limpio y que pondrán gel desinfectante de manos a cada paso y en cada rincón. Pero ¿quién ha dicho que esas medidas frente a un virus que se propaga “por vía respiratoria, a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar” sea suficiente?

Sí al ‘Zero riesgo’

LG, Ericsson y Nvidia han dado un paso adelante y han decidido no asistir al MWC para preservar la salud de sus empleados. ZTE ha suspendido las enormes ruedas de prensa. ‘Zero riesgo’ es un de los lemas de la industria en términos tecnológicos, pero no todas las empresas del sector parecen aplicarlo cuando se trata de sus propios trabajadores, socios o clientes.

Es comprensible que la organización, desde Londres, no quiera ni hablar de suspender el evento; como también lo es que Barcelona esté en silencio y demudada sólo ante la lejana perspectiva de que el coronavirus afecte al Congreso. Después de acallar el temido ambiente de tensión en las calles (no habrá ni rastro), les surge una inoportuna y peligrosa gripe que podría desatar el caos. Un solo caso y… ¿todos los asistentes en cuarentena?

Más curioso resulta que muchas empresas no vayan a desplazar gente desde Estados Unidos o Corea. Repito, no China, sino Estados Unidos o Corea y optan por dejar ‘el muerto’ a su personal europeo.

LG, Ericsson y Nvidia han dado un paso adelante y han decidido no asistir al MWC para preservar la salud de sus empleados. ZTE ha suspendido las enormes ruedas de prensa.

Más de 100.000 hacinados visitantes

Para quien no haya visitado nunca el MWC o la feria de los móviles, como comúnmente se conoce, hay que explicar que allí se dan cita más de 100.000 personas, entre ejecutivos, trabajadores, visitantes y periodistas. Hay que contar que, mayoritariamente, los asistentes acuden a ‘la Fira’ en transporte público y que en los trenes, en hora punta, no es que no se respeten los dos metros de distancia mínima recomendada, es que no se respetan los dos centímetros.

Cabe la posibilidad de que quienes opinan o deciden no hayan contemplado el hecho de que en las llamadas Keynotes o en las ruedas de prensa la ‘densidad de población’ suele ser mayor que en Tokio y que en escaleras, cintas de transporte, etc. te tratas con el de al lado de íntimo amigo. Tan exacto es lo que decimos que la organización sitúa personal en los pasillos cuyo cargo se denomina ‘gestor de multitudes’.

La organización sitúa personal en los pasillos cuyo cargo se denomina ‘gestor de multitudes’.

Así es el MWC, un lugar donde los primeros dos días, circular por los pasillos requiere de gran agilidad y dominio del zigzag y donde, a la hora de comer o de entrar a los salones, las colas conllevan contacto mínimo con el paisanaje -de las más variopintas procedencias- de, mínimo, un cuarto de hora. Y, ¿Qué decir de la sala de prensa? Pues que a veces tiene aspecto de prisión turca con conexiones. Y no, no exageramos; puede que le añadamos una pizca de humor, pero eso es lo que hay y lo que solemos encontrarnos. A todo eso hay que sumar restaurantes completos, taxis todo el tiempo ocupados y no cada viaje desinfectados, las multitudinarias Ramblas, las estaciones, el metro y el aeropuerto.

Las familias y la historia

Hoy por hoy y según se acerca la fecha, no hay prácticamente ninguno de los ‘100 mil hijos del Mobile’, cuya familia (la real), tras cada parte informativo, de televisión, prensa o radio no le diga “es una locura que vayas”; y, por supuesto, ninguno quiere ser el primero en decir “tienes razón, yo no me arriesgo”. De momento, sólo miramos a LG a Nvidia o a Ericsson, cuyo stand es un pabellón casi entero, en modo ‘qué exagerados’, pero no podemos negar la aparición de un punto de envidia (con e) por la valentía de su decisión.

La Gripe del 18 (1918), una pandemia que llegó en plena Guerra Mundial y de la que hoy se sabe fue tan letal, precisamente por las aglomeraciones de soldados en los cuarteles y los frentes o de las personas en refugios, hospitales y otras infraestructuras urbanas

Si repasamos un poco la historia, no nos resulta difícil recordar que la gripe que más muertos provocó en el mundo fue la injustamente denominada ‘Gripe española’ o Gripe del 18 (1918), una pandemia que llegó en plena Guerra Mundial y de la que hoy se sabe fue tan letal, precisamente por las aglomeraciones de soldados en los cuarteles y los frentes o de las personas en refugios, hospitales y otras infraestructuras urbanas. La masificación llevó a su rapidísima expansión y a un nivel de mortandad sin precedente. El exceso de humanidad, en el sentido físico de la palabra, no es bueno para nada.

“Que vayan 14 días antes”, pide la GSMA

El problema del coronavirus es especialmente grave porque se transmite en periodo de incubación, cuando las personas están asintomáticas; por tanto, es de difícil prevención. Un altísimo porcentaje de asistentes proviene de Asia, va a llegar en aviones o trenes y, por mucho que la organización pida que vayan a Barcelona con más de 14 días de antelación para que si salta algún caso se pueda detectar antes del inicio de la feria, la idea resulta personal y laboralmente difícil; económicamente... inviable; ya que la Ciudad Condal, durante esa semana se convierte en una de las urbes más caras de Europa, y por ende, del planeta.

¿Y qué vamos a hacer los que creemos que debemos asistir si finalmente se celebra? Pues yo, y mi viejo asma, ir; pero mi equipo tiene libertad plena de decisión y consejo de negación ¡Como en casa, en ninguna parte! No obstante, es la propia GSMA quien debería, consultar a la OMS, dejar de decir tonterías inviables, asumir su responsabilidad y no dejar que las razones económicas (ni mucho menos políticas) se impongan. ¿Para qué tener que lamentar si las presentaciones en eventos locales suelen ser más agradables, efectivas y aparentes? ¡Llegar y besar a tus compañeros! ¡No tener que comprar mascarillas -en las farmacias de mi barrio no hay-¡¡Sentarnos juntos mientras charlamos, tranquilamente, no tiene precio!

Estamos ante la típica situación en la que, si no pasa nada, se tachará a los precavidos de exagerados y de crear inquietud y pánico. Y si pasa, serán éstos, los precavidos, los que saldrán consternados lamentando que no se les hiciera caso. Una cosa es segura: el despliegue de 5G seguirá adelante y el riesgo que vamos a asumir es del todo innecesario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios