www.zonamovilidad.es
viernes 13 de mayo de 2016, 12:30h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El campo de la robótica está entrando en una nueva era en la que cada vez se están diseñando más máquinas destinadas a ayudar a las personas con necesidades especiales y a incrementar su autonomía, según afirma el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad –CENTAC-.

Robots asistentes de personas con movilidad reducida o dosificadores de medicamentos se adaptan a las necesidades de una sociedad envejecida. Así lo asegura Juan Carlos Ramiro, director de Accesibilidad del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad –CENTAC-. “Estamos pasando de la robótica industrial, que busca incrementar la eficiencia en los procesos de fabricación y la productividad, a la robótica social, dirigida a incrementar el bienestar de las personas”, añade este experto.

La robótica está entrando en una nueva era en la que cada vez se están diseñando más máquinas destinadas a ayudar a las personas con necesidades especiales

Qué es un robot social

En este sentido, Ramiro advierte de que un robot social, para ser considerado como tal, debe tener en cuenta criterios de usabilidad y accesibilidad que garanticen la interacción hombre-máquina por parte de cualquier usuario. “El ser humano debe ser capaz de controlar y hacer servir al robot con independencia de sus capacidades funcionales”, asegura el responsable de CENTAC.

De esta manera, empresas tecnológicas como Sony, Honda o NEC lideran la innovación en el campo de la robótica personal en un mercado que genera más de 20.000 millones de euros anuales en la actualidad. “En Estados Unidos, los Institutos Nacionales de Salud están financiando el desarrollo de robots pensados para cubrir las necesidades de las personas con discapacidad”, añade Ramiro.

Cambio de era en el sector

En este momento, algunas compañías como Panasonic o Toyota ya han desarrollado robots para centros sanitarios y el cuidado del hogar, enfocados a la asistencia de personas con movilidad reducida, entrega y dosificación de medicamentos. “Tienen claro que la sociedad envejece, generando nuevas necesidades que deben cubrirse con soluciones innovadoras; todo ello abre nuevas oportunidades, también, de negocio” aclara el experto en accesibilidad.

“Otro campo en el que se está trabajando”, destaca el director de accesibilidad de CENTAC, “es en los conocidos como exoesqueletos, una subclasificación de la robótica aplicada a la rehabilitación y autonomía”. Hal-5 de la empresa japonesa Cyberdyne, o el proyecto Hyper del Hospital de Parapléjicos de Toledo son ejemplos de exoesqueletos que tratan de ayudar a caminar y levantar peso a personas mayores o con problemas de movilidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios