www.zonamovilidad.es
Europa no aprende, ni con la crisis de COVID-19
Ampliar

Europa no aprende, ni con la crisis de COVID-19

martes 26 de mayo de 2020, 18:53h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

No voy a ser yo quien critique lo que se está haciendo desde el punto de vista tecnológico en España, ni en Europa, para ayudar a solucionar la Pandemia provocada por el coronavirus. Pero sí voy a hacer referencia a muchos pasajes de un artículo publicado por la consultora Mckinsey en los que pone como ejemplos los desarrollos realizados en Asia y que ha permitido a muchos de sus países salir de la situación con mayor celeridad

Dicen en la consultora, que en Asia la profundización de las capacidades e innovaciones tecnológicas, especialmente las tecnologías digitales y móviles, permitió respuestas tempranas a la crisis de COVID-19. Seis categorías amplias de medidas para salvaguardar la salud y los medios de vida ayudaron a guiar a los gobiernos y las empresas de la región. Unas medidas que también podrían ayudar a los países dentro y fuera de Asia en su intento de contener las pandemias actuales y futuras. En un mundo globalizado que lucha contra un virus que no respeta las fronteras, el intercambio de mejores prácticas y experiencias parece ser de vital importancia para combatir a este enemigo común.

No obstante, el uso de la tecnología en las circunstancias únicas de la pandemia de COVID-19 tiene riesgos, como las violaciones de la privacidad y una profundización de la brecha digital actual, señalan en Mckinsey. Además, los países difieren notablemente unos de otros económica y socialmente, por lo que las soluciones que parecen exitosas en algunos pueden no serlo en otros. Las empresas y los responsables políticos deben comprender estos riesgos y diferencias, y ser proactivos en su gestión para garantizar que las tecnologías generen un impacto positivo en toda la comunidad.

Seguimiento, rastreo y prueba

En toda Asia, los gobiernos establecieron sistemas de seguimiento y localización, a menudo a través de aplicaciones en teléfonos móviles. En Corea del Sur, las autoridades compartieron información de rastreo de contactos con el público a través de aplicaciones como Corona Map y Corona 100m para que las personas pudieran evitar las áreas donde tenían más probabilidades de infectarse. Del mismo modo, el gobierno de Singapur lanzó una aplicación llamada TraceTogether para rastrear las ubicaciones de los usuarios y alertarlos si estaban cerca de alguien que se sabe que está infectado. A principios de abril de 2020, aproximadamente un millón de personas habían instalado la aplicación en sus teléfonos inteligentes.

Permitir una mayor vigilancia de manera sistemática y exhaustiva también ha sido crucial. El especialista en inteligencia artificial SenseTime implementó equipos de detección de temperatura sin contacto para detectar hasta 10 personas por segundo en estaciones de metro, escuelas y centros públicos en Beijing, Shanghai y Shenzhen. La firma china de transporte de pasajeros Didi Chuxing, por ejemplo, no solo exigió que todos los conductores usaran mascarillas durante los viajes, sino que también verificaba el cumplimiento a través de una tecnología de reconocimiento facial impulsada por IA de código abierto.

Hong Kong, por su parte, utilizaba pulseras electrónicas y una aplicación para teléfonos inteligente para garantizar que los pasajeros que lleguen se queden en casa.

En Corea del Sur, Seegene utilizó su sistema de big data basado en inteligencia artificial (IA) para diseñar una prueba de diagnóstico COVID-19 dentro de dos a tres semanas utilizando exclusivamente detalles genéticos sin una muestra

En muchos casos, la rápida combinación de recursos y las mejores tecnologías ha ayudado a aumentar la capacidad de atención médica y tratamiento, y la protección del público. En Wuhan, China, los ingenieros de Lenovo que resolvieron los problemas de TI ayudaron a los hospitales a completar la instalación y la puesta en marcha de más de 1.400 equipos en diez días. Además de ampliar la capacidad de camas, Wuhan tenía un centro de diagnóstico remoto en línea equipado con tecnología 5G en funcionamiento el 27 de febrero. Este centro permitió que expertos médicos en otras ciudades ayudaran a tratar a pacientes con COVID-19 en Wuhan.

En Corea del Sur, Seegene utilizó su sistema de big data basado en inteligencia artificial (IA) para diseñar una prueba de diagnóstico COVID-19 dentro de dos a tres semanas utilizando exclusivamente detalles genéticos sin una muestra; la prueba hubiera tardado entre dos y tres meses en desarrollarse si se realizara manualmente. En China, las compañías farmacéuticas han aprovechado sus crecientes capacidades de investigación e innovación en la carrera para encontrar una cura para COVID-19. Después de identificar una correlación entre la gravedad de los casos y el síndrome de liberación de citocinas mediante el análisis de los informes de casos de Wuhan, I-Mab Biopharma tardó solo aproximadamente un mes en solicitar ensayos clínicos en los Estados Unidos para una posible cura.

Información transparente y oportuna

En Corea del Sur, 22.000 de las 23.000 farmacias en todo el país contribuyeron con datos a una iniciativa abierta para desarrollar aplicaciones que permitieron informar de inventarios de mascarillas en las farmacias. Antes del desarrollo de la aplicación, cientos de personas se agolpaban fuera de las farmacias en momentos en que se esperaba que llegaran nuevas existencias, por lo que era imposible garantizar el distanciamiento físico.

Los gobiernos de Australia y Singapur proporcionaron actualizaciones COVID-19 a través de canales oficiales de WhatsApp. El Ministerio de Salud de Singapur proporcionaba actualizaciones diarias sobre casos confirmados, incluidas sus edades, historiales de viaje y contactos con casos confirmados previamente en su sitio web.

Las compañías tecnológicas asiáticas también han sido un ejemplo a seguir en el ámbito del ecommerce durante la COVID-19, habilitando servicios digitales más profundos. En cuestión de días, por ejemplo, Lazada, la plataforma líder de comercio electrónico del sudeste asiático, permitió a los agricultores y mayoristas vender directamente a los consumidores por Internet para evitar el desperdicio de productos como resultado de un menor horario de atención en las tiendas físicas. Los nuevos vendedores informaron de un aumento de cuatro a cinco veces en el volumen de pedidos recibidos.

A medida que el trabajo remoto se convirtió de repente en la norma, el uso de las comunicaciones en línea, como la teleconferencia, se disparó a medida que las oficinas cerraron en toda Asia. En China, DingTalk experimentó un crecimiento anual de 1.446 por ciento en descargas, y Tencent Meeting tenía más de diez millones de usuarios activos diarios en febrero de 2020.

Pero es que las empresas de Asia se estaban digitalizando muy rápidamente antes de la pandemia. Y no como en Europa, donde se lleva años hablando de digitalización y transformación

En toda Asia, las empresas y los gobiernos utilizaron la tecnología para salvaguardar y redistribuir la mano de obra. Grab, una compañía de tecnología móvil, mejoró sus prácticas de higiene en Singapur y Malasia. La compañía ofreció a sus socios mascarillas gratuitas a través de la función GrabBenefits de su aplicación, introdujo políticas para exigir desinfección de manos y envases sellados en las tiendas de sus socios, e introdujo opciones sin contacto para entregas, como dejarlas colgadas en las manivelas de las puertas y notificar a los clientes para recogerlas.

Todos estos ejemplos de respuesta habilitados por la tecnología en los países de Asia se basan en las capacidades desarrolladas antes de la crisis del coronavirus. La región ha estado desarrollando y profundizando agresivamente su infraestructura digital durante mucho tiempo. En la última década, por ejemplo, ha representado la mayor parte del crecimiento global en métricas tecnológicas clave: ingresos de empresas tecnológicas, financiación de capital de riesgo, gasto en I + D y número de patentes presentadas. Asia tiene el 50 por ciento, dos mil millones de personas, de los usuarios de Internet del mundo, así como un crecimiento del 58 por ciento, 734 millones de personas, en el número absoluto de usuarios de Internet de 2014 a 2019.

Pero es que las empresas de Asia se estaban digitalizando muy rápidamente antes de la pandemia. Y no como en Europa, donde se lleva años hablando de digitalización y transformación, y la colaboración entre los gobiernos para conseguir unificar una solución tecnológica común llegará cuando la pandemia esté ya en su fase final, al menos en esta primera fase, si es que no hay otro brote, como auguran los expertos, en otoño. Quizá para entonces Europa se haya puesto de acuerdo e iniciado de verdad su transformación digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios