www.zonamovilidad.es
Prueba Dynabook Portege X30L-J: Portátil compacto y extremadamente ligero, perfecto para el teletrabajo

Prueba Dynabook Portege X30L-J: compacto y extremadamente ligero, perfecto para el teletrabajo

lunes 16 de agosto de 2021, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
En esta ocasión el dispositivo analizado es el portátil orientado a profesionales Portege X30L-J, una máquina muy ligera pero lo suficientemente potente como para cumplir con las tareas que el usuario le exija.

Diseño y conexiones

Dynabook


Dynabook es el nuevo nombre genérico de lo que antes era la línea de portátiles profesionales de Toshiba, por lo que no estamos tratando con una nueva marca, si no una reputada firma de ordenadores dedicados a fines profesionales con años de experiencia a sus espaldas.

Se trata de un portátil compacto de 13,3 pulgadas que no llega ni al kilogramo de peso, pues se queda únicamente en 906 gramos. Su grosor también está muy conseguido, situándose en 17,9 milímetros. Esta característica le aporta la ventaja de convertirlo es un ordenador muy cómodo de transportar y para trabajar en cualquier contexto que no implique la necesidad de usar un escritorio. Este reducido gramaje se ha conseguido gracias al material en el que está fabricado el dispositivo. Utiliza un chasis de magnesio, un material muy ligero pero resistente.

Si que es cierto que al sacar el portátil de su caja y sostenerlo por primera vez sorprende por su peso, sí, pero también su material puede dejar ciertas dudas sobre su resistencia y durabilidad. De un primer vistazo puede parecer incluso construido a base de plástico, por lo que si es cierto que no posee el aspecto más premium del mercado, aunque esto no es excesivamente importante es un terminal para trabajar donde las prioridades son diferentes. Por suerte, el chasis de magnesio que monta el dispositivo es bastante más resistente y duradero de lo que su aspecto puede indicar, muy ligero pero robusto. De hecho, para demostrar esta robustez Dynabook somete a sus portátiles a pruebas de resistencia que los certifican con el estándar MIL-STD 810G, un certificado militar que mide el aguante de un terminal frente a ciertas condiciones extremas. Debido a esto, queda comprobado que si estamos antes un portátil resistente, por que los trabajadores no deben temer a transportarlo allá donde lo necesiten sin que sufra ningún tipo de daño.

El teclado, por su parte, está sellado a prueba de líquidos, por lo que si se derrama accidentalmente un vaso de agua sobre el mismo el portátil no sufrirá daños. Este teclado, que es de color negro mate, a diferencia del resto del portátil que es de un tono azul marino, posee teclas de tamaño completo y retroiluminación, hasta tres niveles diferentes de intensidad. El recorrido de las teclas es bastante correcto para el tamaño compacto del teclado, produciendo una sensación agradable al teclear, sin generar tampoco un ruido excesivo.

El trackpack, que la firma ha apodado como Securepad, está situado en el centro, acabado en cristal y tiene buena sensibilidad. Su tamaño es el adecuado, ni demasiado pequeño como para que resulte incómodo de usar ni demasiado grande que favorezca toques accidentales al reposar las palmas en el ordenador para teclear. Posee dos botones físicos en la parte superior. Otro elemento que está incluido en el trackpad es el lector de huellas digitales para desbloquear el portátil. Es una ubicación poco convencional pues muchos fabricantes prefieren integrarlo en el botón de encendido, pero no es de esa forma en el caso de este Dynabook. Este lector de huellas es muy preciso, desbloquea el terminal a la primera en la mayoría de las ocasiones y posee la función ‘Wake on’, que permite “despertar” al portátil tras entrar este en el modo suspensión con únicamente un toque al lector de huellas.

A pesar de ser un portátil ultraligero y compacto, está destinado a ser un dispositivo para profesionales, orientado al trabajo, por lo que sus conexiones son igual de importantes -o incluso más- que su excepcional portabilidad. En este aspecto el Portege X30L-J también cumple, pues para su reducido tamaño cuenta con un gran número de puertos. Alguno de ellos incluso ausentes en ordenadores de mayor tamaño, que aseguraran a los trabajadores que cuenten con este terminal para trabajar tener todas las conexiones que necesitan cubiertas. Dichos puertos están organizados de la siguiente forma: En el lado izquierdo encontramos dos puertos Thunderbolt 4 de entrada USB Tipo-C de segunda generación, que además de poder realizar transferencia de datos de hasta 40 gigabytes por segundo hacen las veces de puerto de carga del portátil mediante el cable que viene incluido en la caja, o cualquiera con el mismo puerto y el mismo voltaje. Una entrada HDMI que es compatible con resolución 4K y un puerto para Jack de 3,5 milímetros que sirve tanto como para un micrófono externo como para unos auriculares. Por último un USB 3.1. En el lado derecho se ubican otro puerto USB 3.1, un puerto RJ-45 Ethernet, reforzado con una placa de metal para evitar roturas (poco frecuente en portátiles de este tamaño, pero muy útil para navegación web a máximo rendimiento) y una ranura para tarjetas Micro SD. También cuenta con otro puerto muy poco frecuente hoy en día, ya no solo en portátiles compactos, si no en la mayoría de ordenadores, excepto los de torre; se trata de una ranura para tarjetas inteligentes, compatible, por ejemplo, con el DNI electrónico. Un ejemplo más del intento de Dynabook de aportar al usuario la mayor cantidad de opciones posible, y una gran flexibilidad.

Pantalla

Sharp es la empresa que ha adquirido la división de ordenadores profesionales a Toshiba, y con la llegada de la nueva línea de portátiles de Dynabook se han incluido paneles del fabricante japonés. De esta forma el Portege X30L-J monta un panel de 13,3 pulgadas de Sharp que cuenta con la tecnología IZGO. Estas siglas se refieren a Indium Gallium Zinc Oxide, se trata de un material semiconductor alrededor del cual Sharp ha construido una tecnología que sustituye al tradicional LCD consiguiendo una mayor resolución , pero sobre todo un consumo energético menor. En esto último, es similar a los paneles con tecnología OLED, pero la diferencia radica es que aquellos que cuentan con tecnología IZGO son más baratos de fabricar. La resolución del panel es Full HD, y su acabado es mate antirreflejos, que favorece a evitar el agotamiento de los ojos tras largos periodos de uso continuado, y facilita el poder trabajar en exteriores o bajo la incidencia de una luz directa. Los ángulos de visión podrían ser algo mejorables. La pantalla tiene un ángulo de rotación de hasta 180 grados, pudiendo quedar completamente plana respecto al teclado. El brillo alcanza niveles altos, suficientes para mostrar algo en exterior, ayudado por la pantalla mate que evita los reflejos, y los 470 nits del panel.

Rendimiento

Aunque el diseño y la portabilidad son aspectos importantes en un dispositivo de carácter profesional como este Portege X30L-j, es el rendimiento lo que realmente marca la diferencia, la capacidad de sacar el trabajo adelante. En el apartado de puertos y conectividad ya ha quedado comprobado que cumplía. A ello debe acompañarle un rendimiento acorde, que dote al ordenador de la capacidad de realizar aquellas tareas que el trabajador medio necesite, y algunas más exigentes. Para poder rendir de forma óptima en este aspecto también el portátil cuenta con un chip Intel de onceava generación que, dependiendo de la configuración puede ser un i5 o un i7. En el modelo base se incluye el primero de estas dos opciones, que aporta una velocidad de 2,4 GHz, y llega hasta 4,20 mediante turbobost. A este procesador le acompañan de 8 hasta 32 gigabytes (según configuración) de memoria RAM de tipo DDR4 a 3200 MHz. En cuanto a la memoria interna, cuenta con una unidad de estado sólido ultrarrápida VMe M.2 PCIe de 256 GB. Por último mencionar la tarjeta gráfica integrada, una Intel Iris Xe que, pese a que quizás no es de las más avanzadas del mercado, el portátil tampoco está pensado para actividades que requieran de un potencial gráfico muy potente, como si que lo necesitan los ordenadores gaming. Estas especificaciones lo convierten en una máquina más que capaz para la realización del trabajo habitual de ofimática, pudiendo exigirle tareas más demandantes como ciertos tipos de edición gráfica, o cálculos complejos de cantidades gigantescas de datos, que el dispositivo dará la talla.

¿Me lo compro?

A la hora de comprar un ordenador orientado al ámbito profesional hay ciertas características del mismo que tienen menos relevancia que otras; cierto es que el diseño de este portátil se podría tildar de aburrido, pues es completamente estándar sin ningún elemento que destaque especialmente. Sin embargo, por otro lado, es una máquina muy ligera, pero robusta, con una gran cantidad de posibilidades gracias a su gran rendimiento y multitud de conectividad/puertos. Para el público al que está orientado cumple las necesidades básicas de forma más que correcta, e incluso ofrece extras como su gran portabilidad, o su batería de larga duración con capacidad de carga rápida. Ofrece la posibilidad de comprar un dock-in como accesorio para colocarlo en tu puesto de trabajo y utilizarlo de forma más cómoda, para luego desconectarlo fácilmente y poder transportarlo sin mayor problema a cualquier lugar cuando el teletrabajo así lo exija. Su precio empieza en 1450 euros, que pese a ser algo elevado nos proporciona un buen equipo de trabajo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios