Prueba Samsung Galaxy Note 10+, un profesional imbatible
Ampliar

Prueba Samsung Galaxy Note 10+, un profesional imbatible

domingo 03 de noviembre de 2019, 12:51h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Sólo quedaba conocer qué ocurriría con el Huawei Mate 30 para poder establecer con todos los datos en la mano, cual, en criterio de la redacción de Zonamovilidad, es el mejor teléfono de 2019 y si bien las distintas tablas de pruebas técnicas de rendimiento posicionan otros por encima del Note 10+, como por ejemplo el móvil para gamers de Asus ROG 2, el One Plus 7 Pro, el Pixel 4, o incluso el Fold de la propia Samsung; lo cierto es que en conjunto, el móvil más ‘serio’ de Samsung vuelve a ser ese objeto de deseo que muchos profesionales no sólo quieren, sino que, aunque no lo sepan, lo necesitan

Y ¿por qué podría necesitar cualquier persona que trabaje este teléfono? Las razones son muchas: la primera y principal, por la facilidad que proporciona el SPen para desarrollar cualquier actividad laboral. Asimismo, por su capa de seguridad, Knox, y la posibilidad de aislar en una carpeta ‘inaccesible’, documentos que queremos tengan un tratamiento especial. Además si tenemos la posibilidad de utilizar Samsung Dex, este Note 10+ nos proporcionará experiencia de PC allá donde tengamos una pantalla a la que podamos conectarnos. Es más, al tratarse de un teléfono LTE Cat 20, lo que significa que puede agregar hasta siete bandas de frecuencia, puede llegar a superar los 2 Gbps en descarga (si la red lo permite); velocidad antes nunca soñada a la hora de conectarse en movilidad. (Video de presentación)

Lo que nos muestra por fuera

Cómo suele ser habitual, el diseño de la caja en la que se comercializa Galaxy Note 10+ refleja la posible adquisición de un terminal prémium, cuyo hecho diferencial, es la incorporación de un lápiz que multiplica la capacidad de uso y la funcionalidad del teléfono.

En la base de la caja, el fabricante nos informa de la capacidad de memoria interna que tiene el smartphone que estamos adquiriendo (512 GB con 12 GB de RAM), así como: el tamaño de su pantalla Quad HD+ con tecnología Dynamic AMOLED - en este caso es de 6,8 pulgadas de diagonal-, alojada en un cuerpo de 17,16 cm; los objetivos que incorpora la cámara que merecen epígrafe aparte; la integración de lector de huella digital ultrasónico bajo el panel, y qué, como decíamos, el lápiz táctil incorpora interacción gestual; que el equipo de sonido incluye altavoces estéreo y unos auriculares diseñados por AKG; que suma, además, un cargador ultrarrápido, así como posibilidad de carga inalámbrica y carga reversible para dar energía a otros equipos y, que tiene un nivel de resistencia al polvo y al agua máximo (IP68), lo que nos permite sumergirlo durante, aproximadamente, media hora a un metro de profundidad en agua dulce.

Otro detalle que podemos aprender sobre nuestro móvil con solo leer la base de la caja es que tiene doble SIM y que lleva capa de seguridad Knox. Y si ya lo hemos pagado, o lo vamos a hacer, nos damos cuenta de que su precio de 1.109 € en su versión 4G e-LTE y de 1.309 euros si hablamos de 5G, tiene una razón de ser.

Dentro de la caja

Al retirar la tapa nos encontramos, efectivamente, con un teléfono de diseño, superlativo; un cable de carga micro USB en las dos puntas y unos cascos manos libres, intraurales (lleva adaptadores de diferentes tamaños) con cable recubierto de cordón y conexión micro USB C 1.0; es decir el fabricante prescinde de la salida de audio para Jack de 3,5 mm y opta por vincular el teléfono y los auriculares a un único puerto (el mismo que el de carga). No falta tampoco la punta de repuesto para el lápiz óptico.

El Note 10+, tiene unas medidas de 16,23 x 7,72 x 0,79 cm y un peso de 196 g. La pantalla y la trasera están protegidas por cristal Corning Gorilla Glass 6, y se embeben en un marco de aluminio casi imperceptible, puesto que el porcentaje de la pantalla (19:9) sobre el cuerpo total es del 91%; el formato mantiene la elegancia que diferencia a los terminales profesionales, rectangulares, y de fácil sujeción con una sola mano; pero sobre todo of4recen una amplísima superficie de trabajo que, en este caso, Samsung denomina Infinity-O Cinemática y que hace referencia a un único punto de interrupción de la visión dentro de la superficie total, que se corresponde con el objetivo de la cámara frontal.

En el lado derecho, salvo el imperceptible corte de antena, no hay nada. En el lateral izquierdo se sitúa el doble pulsador del volumen y el botón de activación personalizable. Arriba, la cuna de la SIM y de la tarjeta SD (hasta de un TB) y, en la base, observamos el altavoz, y el puerto de carga que, como decíamos, hace las veces de salida de audio.

En la trasera, sobresale la cámara multiobjetivo y apreciamos con claridad el flash y los sensores, además del rótulo de la marca.

Como detalle señalar que, aunque por delante el cristal no recoge mucha huella, por detrás con un acabado pulido con efecto espejo, cada vez que tocamos el teléfono dejamos en el la marca de nuestros dedos. Bien es verdad que este tipo de aparato de uso intensivo conviene llevarlo en una funda.

Al activarlo

Llegado el momento de encender el móvil y tras la virtual configuración en este caso de un Android con sistema operativo Pie (9.0), la espectacularidad de la pantalla nos pide personalizarla y poner un fondo que nos resulte agradable y suficientemente contrastado con los iconos. Samsung aplica sobre el software de Google, una capa de personalización, One UI, la cual, entre otras muchas cosas, nos ofrece diferentes temas para elegir.

Además, hay que velar por la seguridad de nuestros datos y contenidos, de ahí que nos permita configurar el desbloqueo mediante PIN, patrón, reconocimiento facial y lector de huella digital. En el caso de los sistemas biométricos cabe señalar que el porcentaje de efectividad es bastante alto, aunque el área de reconocimiento ultrasónico de la huella digital es pequeño.

Transferir la configuración de un teléfono a otro hoy en día ya no es muy complicado; de hecho el propio programa te pregunta cómo quieres hacerlo y te guía para que te resulte más fácil.

Por defecto, en la pantalla de inicio permanecen fijos: la llamada, el acceso a Internet, los mensajes, la cámara y el cajón de aplicaciones. Además, los tres botones de gestión del sistema. Por otra parte, vemos la pantalla hacia la izquierda surgen las noticias de Upday y las tarjetas de personalización de Bixby, el asistente digital del fabricante coreano; y si movemos el dedo en sentido descendente hay que destacar que el panel de notificaciones es muy claro y muy amplio.

Una cámara con cuatro objetivos

Un ámbito en el que Note ha mejorado mucho con respecto al modelo del año pasado es el de la fotografía. El equipo está compuesto por tres objetivos y un sensor TOF 3D: uno de 27mm con 12 Mpx y una apertura focal f/1.5-2.4 que impacta sobre ultrapíxeles de 1.4 um; un teleobjetivo de 52 mm con 12 Mpx y apertura f/2.1; ambos con sistema de estabilización de imagen y enfoque por detección de fase (PDAF). También incluye un zoom óptico 2x y digital 10x, que consideramos debe mejorar porque se queda corto.

El tercer objetivo es un gran angular de 12 mm con 16 Mpx; y a todo el conjunto se le suma la llamada cámara TOF 3D VGA, un sensor que detecta movimiento y la situación precisa de los objetos.

Otras características a tener en cuenta son: el flash de LED, el auto HDR, los diferentes formatos de las tomas, los filtros o los tipos de captura; entre las que destacan los dibujos AR (pintar sobre una cara y grabar con el dibujo realizado incluído).

El abanico de posibilidades en toma de vídeo también es grande; empezando por resolución hasta 4K, video dinámico, superlenta, cámara lenta, cámara rápida, etc.

En definitiva, un gran salto hacia adelante con respecto al Note 9, que le permite competir con los grandes de la fotografía como los Huawei P30 y Mate 30, LG V50 y G8, One Plus 7 pro, Xperia 1 o Pixel 4.

La cámara frontal es de 10 Mpx, f/2.2, 26 mm, permite hacer video llamada duo y también disfruta de auto-HDR

Merece la pena insistir en la nueva funcionalidad del SPen, que además de las ya conocidas para escribir, editar y compartir, suma la mencionada interactividad gestual y, lo que resulta más cómodo, disparador de la cámara en el pulsador.

Sonido y conectividad

El sistema de sonido acompaña la calidad general del móvil, con un equipo estéreo adaptado por AKG con Dolby Atmos integrado. El sonido sale no sólo del altavoz estéreo, sino del conjunto del terminal, con un efecto muy envolvente.

A la hora de hablar, lleva sistema de cancelación de ruido.

Por lo que se refiere a la conectividad, hay que recordar que como SoC, Samsung utiliza su Exynos 9825 con ocho núcleos de 7 nm con arquitectura Mongoose en Europa, Oriente Medio y Latinoamérica; mientras que en Estados Unidos y China, recurre al Qualcomm Snapdragon 855, igualmente octacore, con arquitectura Kryo

Con la GPU ocurre lo mismo, los europeos llevan Mali G76 y los asiáticos y americanos Adreno 640.

En ambos casos ofrece WiFi 6 de doble banda, conectividad satelital en cualquier sitio del mundo, NFC para transmisión de datos por aproximación de campo y Bluetooth 5.0 A2DP.

En definitiva, son tantas sus virtudes que opacan los mínimos defectos que pueda tener y que no pasan de detalles que van en gustos.

Samsung Galaxy Note 10 y Note 10+ se presentan

Leer más
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios