www.zonamovilidad.es
Por Martín Castro
x
martincastroprietolivecon/18/18/23
viernes 03 de septiembre de 2021, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Tras unas semanas probando el móvil flagship de la marca Realme podemos afirmar que es la potencia movilizada y una gran recomendación para aquellos que busquen una buena experiencia de juego. Este dispositivo compacto, elegante, ligero y con buena pantalla tiene unas especificaciones muy por encima de su precio de mercado.

En el momento de su presentación, el Reame GT era el móvil más potente con diferencia hasta la fecha. Al enterarnos del precio nos quedamos anonadados, ya que este potente smartphone tenía un precio inferior a 450 euros en su versión más premium. Todo sobre papel era perfecto, pero había que probarlo para ver si realmente ofrecía la experiencia que la marca aseguraba. Bien, pues tras probarlo casi por un mes, ya tenemos una conclusión.

Realme GT, tabla de características, especificaciones y precio

Leer más

Rebaja en materiales, pero se agradece que sea tan compacto y ligero

El modelo que nos envió Realme ha sido el de “cuero vegano”, con el que se comprometen a ofrecer calidad premium, pero respetando la naturaleza. Su diseño posterior de color amarillo y una banda vertical de cristal que parte del módulo de cámaras da un aspecto feroz y atrevido. El tacto del cuero es agradable y la calidad parece premium. Es muy resistente a los arañazos y a los raspones, pero mucho cuidado si se mancha, ya que es un material complicado de limpiar.

En cuanto al tamaño (158mm x 73mm x 9mm), creemos que este dispositivo tiene el tamaño ideal para el público hacia el que va dirigido (personas que disfrutan el contenido multimedia y juegan a videojuegos). Es verdad que, al contrario de sus adversarios, su cuerpo esta construido en plástico, lo que reduce la sensación de calidad y aumenta su temperatura durante la carga. La disposición de los botones de encendido (a la derecha con un detalle en amarillo para que destaque sobre el marco) y los controles de volumen (a la izquierda) están a una altura correcta ergonómicamente hablando. Al contrario de lo que se pensaba, este modelo sí que incluyó finamente el conector de auriculares (jack de 3,5mm), situado en la parte baja junto al altavoz y el conector USB tipo C.

Calidad de pantalla a 120 Hz y buen brillo en exteriores

Uno de los puntos fuertes de este dispositivo se trata de la pantalla, la cual tiene un tamaño de 6,43 pulgadas diagonal, haciendo que este modelo tenga la pantalla más alta y estrecha a lo que estamos acostumbrados, pero con una calidad de panel Super Amoled con resolución FullHD. La experiencia de uso bajo el sol es bastante buena, tiene alto contraste y los 1.000 nits de brillo ayudan a que no tenga reflejos indeseados mientras te encuentras en exteriores.

Además, la pantalla de 120 Hz ofrece una experiencia excepcional para alguien que no la haya probado nunca, la fluidez de cambio entre aplicaciones, el refresco al navegar por Twitter o Instagram, aplicaciones en las que te encuentras continuamente haciendo scroll, se nota de una manera importante. Pero es más útil aún para aquellos jugadores que deciden continuar sus partidas en el móvil ya que no perderán detalle ni sufrirán “lagueo”.


La pega que le encontramos es el brillo automático. Para quienes les gusta que se regule automáticamente deben saber que en este dispositivo siempre se encuentra situado por encima de lo necesario, por lo que casi siempre se debe regular manualmente y el sistema no lo memoriza por lo que cada vez que se cambie automáticamente, deberás reajustarlo manualmente.

Potencia máxima al mínimo precio

Que un móvil de menos de 450 euros posea un procesador Snapdragon 888 ya es una sorpresa, pero que encima de esto disponga de una memoria RAM DDR5 de 8 GB y un almacenamiento interno UFS 3.1 de 128 GB ya es otro nivel. Por ello, este dispositivo está recomendado para aquellos que buscan potencia, pero no a un alto precio.

Hablando de los modos de desbloqueo, tanto el reconocimiento facial como la huella en pantalla funcionan de maravilla, a una velocidad sorprendente y casi nunca da fallos.

Su procesador Snpadragon 888 ofrece una experiencia fluida y cero bloqueos

La experiencia de uso fue extraordinaria en todo momento, ya que era muy fluida (ayudaban los 120Hz de pantalla) en el arranque de las aplicaciones y durante su funcionamiento, al igual que en segundo plano. Su mayor punto fuerte son los juegos, que, si en estado normal los ejecuta a la perfección, al iniciar el modo GT mejora considerablemente.

El sonido de este modelo Realme GT es bueno, sobre todo con auriculares, tanto por cable como conectados vía Bluetooth. Los altavoces duales estéreo tienen una buena calidad, pero a veces puede faltarle potencia de graves y suena a “lata”.

Una carga completa en menos de 30 minutos

En cuanto a la batería, la capacidad es verdad que no es de otro mundo (4.500 mAh), pero por eso mismo es tan fino y ligero. Aun así, la autonomía de este modelo es buena, el móvil gestiona bien la energía, además de disponer del clásico modo ahorro de energía y en casos extremos el ultra ahorro en el cual solo se pueden utilizar una cantidad limitada de aplicaciones para reducir al máximo el consumo de energía. Muchos piensan que la tasa de refresco de 120Hz consume en exceso, pero el Realme GT gestiona bastante bien su uso y recortarla no aumenta más del 10% el uso de la batería.

La carga rápida de 65 W hace que el usuario esté tranquilo porque en menos de media hora tendrá su batería al 100%

Eso sí, la carga ultrarrápida de 65 W de este modelo es imbatible y casi de fantasía, en menos de media hora (sin usarlo) el teléfono esta cargado al 100%, en concreto en 28 minutos. La única pega es que durante la carga se calienta la parte trasera.

Software fluido

Este dispositivo viene actualizado a Android 11 y con la capa Realme UI 2.0. Por la parte de apps preinstaladas no hay que preocuparse, ya que no son muchas las apps sobrantes y apenas hay bloatware. Para los fanáticos de Android puro, esta capa de personalización no se aleja en exceso. Un punto fuerte también es la capacidad de personalización de iconos y fuentes que es bastante amplia.

Lo primero que debemos comentar es que no hemos probado la versión europea, por lo que el escritorio y las apps de serie puede que no sean las mismas que el usuario se encuentre el adquirir la versión global. Las aplicaciones preinstaladas de terceros se pueden desinstalar fácilmente y liberar ese espacio ocupado de forma innecesaria.

La cantidad de fondos, iconos y fuentes que se pueden descargar para personalizar el Realme GT es infinita

En cuanto al menú de ajustes generales, dispone de un fondo blanco para destacar el nombre de los ajustes y los iconos coloridos. Además, continúa incorporando las particularidades de la marca como son las “herramientas prácticas” o la “configuración adicional”.

Como ya hemos comentado, la personalización es un fuerte de este modelo, por lo que a través de la tienda se podrá descargar infinidad de fondos de pantalla, estilo de iconos y fuentes creadas por otros usuarios.

Realme UI tiene su propio espacio de juegos, destinado a aquellos jugadores que buscan disfrutar al máximo su experiencia. Este software se abre automáticamente cada vez que se inicia una de estas apps y aparece como una pequeña pestaña en la esquina derecha superior, la cual puedes abrir para escoger entre las diferentes opciones que te ofrece, como ahorro de batería, poner el móvil en silencio, modificar el brillo, etc. También ofrece información relevante como los frames por segundo a los que esta corriendo el juego, junto a la ocupación del CPU y el GPU para que el jugador active la optimización táctil si es necesaria.

Dentro del propio menú del espacio de juegos, además se puede habilitar el modo equilibrio, modo de ahorro, y el modo de jugador pro, que en si no tienen mucha diferencia si el usuario tiene la tasa de refresco a 120Hz, de esa forma el sistema controla bien el segundo plano y no necesita “robar” energía de ningún sitio.

En general, se puede decir que el software y la capa de personalización funciona bien, no hay inestabilidad ni “parones” por lo que ofrece una experiencia buena. Hay que destacar el eficiente funcionamiento de la multitarea, la rapidez al abrir cualquier aplicación y buen comportamiento con la pantalla dividida.

La pata coja de la mesa: la fotografía

El Realme GT hemos dejado claro que es una “máquina bestial” en cuanto a la potencia y el rendimiento, con buena pantalla y autonomía notable. Pero no todo podía ser un cuento de hadas: sus cámaras están bien, pero eso, bien, con mucho por mejorar.

Empezando por la cámara frontal, el color amarillento y pálido de los modelos asiáticos sigue presente (no deben darse cuenta de que es irreal), por lo que la fotografía siempre quedará con mucha claridad y poco color. La calidad aceptable de día, durante la noche desaparece completamente, y aunque incorpora un “flash en pantalla” para iluminar, la calidad baja considerablemente. En cuanto al modo retrato delantero, está bien, recorta bien la imagen y difumina de forma correcta, pero pierde aún más calidad.

En la parte trasera nos encontramos con el modulo de tres cámaras que sobresale unos milímetros del cuerpo del dispositivo, por lo que se tambalea cuando no lleva funda. En él se encuentran tres sensores diferentes, el principal con una calidad de 64 MP que hace unas fotos decentes tirando a buenas, siempre que la luz sea generosa. En interiores la calidad se reduce si la luz es insuficiente, pero con el sistema inteligente que incorpora que reconoce la escena y corrige el color, sinceramente se mejora y bastante la calidad de la fotografía.

En segundo lugar, el gran angular de 8 megapíxeles deja ver sus limitaciones incluso con buena calidad de luz. La nitidez se pierde de manera notoria. Sí mantiene los colores y balance de blancos con el sensor principal (algo más sobrexpuesto que el sensor principal). Y el software corrige suficientemente bien las deformaciones en los extremos. Por último encontramos un sensor macro de 2,4 MP que simplemente está de decoración ya que prácticamente no sirve para nada.

El procesado, que es el lugar en el que toda la magia ocurre, tiende a saturar bastante los colores cálidos, aunque de por sí en general las fotos siempre son más cálidas de lo normal. La aplicación ofrece diferentes modos para ajustarse a lo que el usuario necesite en cada momento, independientemente de la calidad tiene un buen catálogo de opciones. El modo noche y el modo retrato han mejorado bastante en cuanto a los modelos anteriores, pero aún les queda camino por recorrer si quieren competir realmente con la fotografía de otros modelos de su categoría.

Opinión final

Siendo francos y honestos, es un teléfono ideal para personas que buscan un dispositivo con potencia y que tenga una batería que le dure todo el día. Si eres un jugador de videojuegos, utilizas aplicaciones pesadas y no quieres que el terminal se quede congelado cada vez que intentas utilizar varias aplicaciones a la vez, este es tu teléfono ideal.

Hay que destacar la rapidez de carga de su batería, no nos olvidemos que el dispositivo llega al 100% en menos de media hora. Además, tanto el reconocimiento facial como la huella en pantalla funcionan a la perfección y con una rapidez notable.

El móvil ideal para quienes buscan potencia y autonomía, pero no lo compres si buscas una buena fotografía

Ahora bien, si eres una persona que es aficionada a la fotografía, que se pasa el tiempo en redes sociales como Instagram o Snapchat, o cualquiera en la que la cámara sea indispensable, mejor piénsatelo dos veces antes de adquirir este producto. Ten en cuenta que aunque tenga tres cámaras, una ni se usa, la principal de 64 MP máximos obtiene capturas casi de la misma calidad que la automática de 16 MP y la estabilización en los vídeos brilla por su ausencia. Ya por no mencionar que siempre saldrás con 3 tonos de piel más pálidos de los que tienes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios