www.zonamovilidad.es
Por Alfonso de Castañeda
x
alfondcctelycom4com/8/8/17
martes 02 de febrero de 2021, 11:21h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Pese a que la 5G está todavía en un desarrollo incipiente, ya hay científicos e investigadores trabajando en el desarrollo de la próxima generación de redes de comunicación móvil, la que será la 6G.

Con este objetivo en mente, el laboratorio fundado por Telefónica e IMDEA Networks se incorpora ahora a Hexa-X, un consorcio compuesto por 25 socios entre los que están Telefónica, la Universidad Carlos III de Madrid y Ericsson, que trabajará durante 30 meses con un presupuesto de casi 12 millones de euros para tratar de definir un ecosistema completamente nuevo para conectar el mundo digital, humano y físico a través de las comunicaciones móviles.

El proyecto Hexa-X comenzó su andadura a principios de este año, un proyecto con el que ahora se involucra “profundamente” 5TONIC para tratar de sentar las bases de la próxima generación de redes móviles (Hexa) mediante la investigación exploratoria (X), con elementos clave para el desarrollo de la sexta generación de telefonía móvil.

"Las nuevas interfaces hápticas y de hombre-máquina deberían convertirse en una parte integral de la futura red”

“A medida que las máquinas domésticas e industriales se transforman en conjuntos de robots y drones multi-función, las nuevas interfaces hápticas y de hombre-máquina deberían convertirse en una parte integral de la futura red”, apuntan desde 5TONIC.

En esta línea, Hexa-X prevé un futuro en el cual la experiencia diaria será enriquecida por una integración perfecta del entorno físico, humano y digital gracias a las nuevas tecnologías de red y de los dispositivos.

Este tipo de transformación generará además oportunidades económicas y desafíos sociales “sin precedentes” en torno al año 2030 y requerirá un cambio en la manera en la que se diseñan las redes móviles. También será necesario responder a diferentes cuestiones como el aumento masivo de tráfico y la cantidad cada vez mayor de dispositivos y mercado, así como el cumplimiento de los estándares más altos posibles en cuanto a eficiencia energética, ciberseguridad, optimización del despliegue y de la operación de la red y el crecimiento sostenible de manera fiable y segura.

Los retos de la investigación

En este contexto, los diferentes socios han marcado seis retos en la investigación que deben sentar las bases técnicas en la era B5G/6G.

En primer lugar, señalan que B5G/6G debería asumir un papel crucial y de responsabilidad en los despliegues de inteligencia a gran escala en la sociedad en general, proporcionando un marco para respaldar, mejorar y, en definitiva, permitir un control seguro y fiable en tiempo real, transformando las tecnologías de AI/Machine Learning (ML) en una herramienta clave y confiable para mejorar significativamente la eficiencia y la experiencia de servicio, con la integración del factor humano (“human in the loop”).

En segundo lugar, B5G/6G agregará diferentes tipos de recursos, incluidos la comunicación, los datos y el procesamiento de inteligencia artificial que se conectan, óptimamente, a diferentes escalas Su integración da como resultado un enorme ecosistema digital que se vuelve cada vez más competente, inteligente, complejo y heterogéneo; creando finalmente, una única red de redes.

Asimismo, B5G/6G transformará las redes en una infraestructura digital de energía optimizada y revisará en profundidad todas las cadenas de recursos de las redes móviles para reducir, a nivel global, la huella medioambiental global de las TIC.

Entrevista con Arturo Azcorra, vicepresidente de 5TONIC

“Parece improbable que veamos la 5G en su máximo esplendor antes de 2022”

Leer más

Por otro lado, el cuarto reto se centra en la cobertura global de servicio. B5G/6G apostará por la inclusión digital como una de las principales prioridades y abarcará soluciones eficientes y asequibles para la cobertura de servicios globales, conectando lugares remotos como zonas rurales, transportes marítimos o vastas extensiones de tierra, permitiendo nuevos servicios y negocios que promoverán el crecimiento económico y la reducción de la brecha digital, así como la mejora de la seguridad y la eficiencia de las operaciones en aquellas regiones hasta ahora no cubiertas o con mala cobertura.

Del mismo modo, la B5G/6G proporcionará tasas binarias extremas, latencias extremadamente bajas, capacidad aparentemente infinita y localización y detección de alta precisión.

Finalmente, el sexto reto de B5G/6G se centra en la necesidad de garantizar la confidencialidad e integridad de las comunicaciones de extremo a extremo, y garantizará la privacidad de los datos, la seguridad y resiliencia de las operaciones, generando confianza en las redes móviles y sus aplicaciones entre consumidores y empresas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios