Rogelio Polanco, Quality Manager de Alhambra IT
Ampliar
Rogelio Polanco, Quality Manager de Alhambra IT

Qué no debemos olvidar a nivel empresarial pasado el COVID-19

sábado 30 de mayo de 2020, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Esta crisis, podría decirse que, ha sido lo más disruptivo que hemos presenciado en mucho tiempo en el plano empresarial, ya que ha obligado a muchas compañías a “renovarse o morir”. La digitalización, implantada “a medias” en la mayoría de las compañías españolas, ha tenido que llevarse a cabo en pocos días y, en algunos casos, en pésimas condiciones.

El sector TI, el gran apoyo de las compañías

Dado que compañías de muchos sectores no han tenido ninguna oportunidad de continuidad de negocio, hemos de reconocer, que en el sector TI hemos sido muy afortunados. Lejos de cerrar, hemos trabajado a niveles superiores que de costumbre. Las razones son simples: teníamos la posibilidad de continuar nuestro negocio casi con total normalidad y éramos (somos) clave para el funcionamiento muchas compañías, algunas de ellas, a su vez, proveedoras de servicios críticos.

Durante las últimas semanas, en Alhambra IT nos hemos dedicado a tenderles la mano a aquellas empresas que necesitaban ayuda en materia de protección de datos, comunicaciones, procesos seguros, servicios en la nube, ciberseguridad, software y un largo etcétera. Es más, nosotros mismos tuvimos que reforzarnos para poder dar servicios de calidad a la exponencial demanda de servicios de virtualización de puestos y servidores físicos de algunos clientes. Todo el trabajo ha sido posible gracias a nuestro equipo de profesionales y a nuestra estructura flexible y en la nube que nos permitió desde el primer día realizar una transición efectiva de nosotros mismos y de nuestros clientes.

Lecciones que debemos aprender

Llegados a este punto, es el momento de que nos paremos a pensar qué podemos sacar de esta situación y ponernos en marcha, antes de que volvamos a las oficinas y dejemos atrás todo lo avanzado en materia tecnológica. La proactividad y la previsión son dos de las grandes lecciones que deberíamos grabarnos a fuego. Y es que, sin ánimo de ser acusador, si todos hubiéramos estado algo más preparados, el golpe no habría sido tan duro.

La improvisación de muchas compañías ha generado un foco inmenso de vulnerabilidades y malas decisiones. De manera que, ahora, más que lamentarnos, debemos aprender de los errores y crear planes para cualquier situación de características similares que pueda ocurrir en el futuro. Esperemos que no sea así, pero para garantizar la continuidad de los negocios, siempre debemos ponernos en lo peor y anticiparnos con planes pactados con anterioridad.

Reivindiquemos el valor de la tecnología

Otro punto muy importante, es el valor que se le otorgará a partir de ahora a la tecnología. Éramos muchos los profesionales de este sector que veníamos recordando a las compañías la importancia de su digitalización y cómo ésta podía fortalecer sus negocios a muchos niveles. Sin embargo, aunque muchas se lo plantearon seriamente hasta que lo consiguieron, muchas otras acabaron por destinar esos presupuestos a cuestiones calificadas como más urgentes.

Pasada la locura de las primeras semanas de confinamiento, ya todos sabemos las consecuencias que acarrea no contar con tecnologías a medida. Esperemos que las compañías, pasada la crisis, den un mayor valor a las soluciones tecnológicas resilientes, al teletrabajo, a los procesos digitales y a las transacciones electrónicas. Así como den una mayor importancia a las telecomunicaciones, los centros de datos, la virtualización de los puestos de trabajo, el cloud computing, etc.

"Esperemos que las compañías den un mayor valor a las soluciones tecnológicas resilientes, al teletrabajo, a los procesos digitales y a las transacciones electrónicas"

Está claro que, no todos los que tenemos la posibilidad de teletrabajar, vamos a seguir trabajando desde casa, sin embargo, las empresas van a ser conscientes de su potencial y de que, evidentemente, hay otras formas de desarrollar la actividad laboral y de relacionarse. Es más, esperemos que toda esta digitalización acelerada provoque que todas aquellas transacciones que se han visto forzadas a ser automatizadas o digitalizadas estos días, lo sigan siendo pasado el confinamiento.

Ahora, nos toca actuar con cautela, tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas y, a partir de ahí, intentar retomar la actividad con la mayor normalidad posible y aprovechar todo lo positivo que puede aportarnos la tecnología. ¡A por todas!

Autor: Rogelio Polanco, Quality Manager de Alhambra IT

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios