Terminales buenos de menos de 300 euros

ZTE Blade V7
Ampliar
ZTE Blade V7

ZTE Blade V7, impensable hace un año

martes 05 de julio de 2016, 00:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Lo vimos en el Mobile World Congress e inmediatamente pensamos que, tanto el Blade V7 como el resto de los teléfonos que el fabricante chino presentaba en la feria, en este caso con procesador MediaTek 4G, tenían un altísimo interés por sus prestaciones y, sobre todo, por su precio: 229 euros

ZTE Blade V7, impensable hace un año
Ampliar

El ZTE Blade V7 ha llegado finalmente al mercado español y ya lo tenemos en la mano. En caja rectangular serigrafiado en dorado, lleva un packaging modelo Apple con una carpeta de instrucciones que incluye el pincho para sacar la cuna de las tarjetas (dos SIM o SIM y memoria micro SD), el enchufe, el cable microUSB/USB y unos auriculares convencionales para salida de audio de 3.5.

El terminal, propiamente dicho, se suma a una línea diseño muy actual al combinar una pantalla de 5,2” FHD IPS (súper retina) de cristal ligeramente curvado 2.5 D, con un cuerpo metálico que esconde un procesador de ocho núcleos MediaTek 6735 a 64 bits (1.3 GHZ y 2 GB de RAM) y una batería de 2.500 mAh.

Angulo de visión y configuración

Una vez encendido, vemos que el display antes mencionado nos facilita prácticamente cualquier ángulo de visión y que los 432 pixeles por pulgada de densidad que aporta, son más que suficientes para disfrutar tanto de videos como de imágenes en alta calidad.

Prestaciones que, hace sólo una año, sería impensable pudieran tener smartphones de 230 euros

Al iniciar el sistema y tras los habituales pasos de identificación, pin de seguridad, etc. de un Android (Marsmallow 6.0, en este caso), ZTE nos propone el uso de uno de los teclados más de moda, SwiftKey, del que los fabricantes aseguran “que se adapta a nuestra forma de escribir”. Luego, podemos restaurar el teléfono desde cualquier modelo que hayamos utilizado recientemente, con sistema operativo de Google. Y no es que el resultado sea idéntico al que teníamos en el viejo terminal, pero simplifica mucho los siempre farragosos métodos de configuración. La transiciones son un poco lentas y claramente identificables (el teléfono necesita unos milisegundos para pensar).

Teclas físicas sólo tenemos dos: la de activación, discreta, en el lateral derecho y el doble pulsador de volumen en el izquierdo; ya que los tres botomes habituales del sistema operativo Android son virtuales y no están específicamente identificados (si retroiluminados); por lo que no nos da muchas pistas de uso. De hecho, son un círculo y dos puntos que hablan caramente de minimalismo.

Un panel de edición que se asoma en movimiento ascendente desde la base nos permite personalizar el aspecto del smartphone mediante la elección del color, los fondos, los iconos y los efectos. Un movimiento en sentido contrario, desde lo más alto del display, nos muestra siempre las notificaciones y los iconos de configuración rápida, entre los que hay que tener en cuenta las conexiones, el uso de datos o el acceso a la pantalla inalámbrica -si se dispone de un accesorio como el Chromecast-. Así mismo, cabe crear carpetas temáticas para ordenar las aplicaciones descargadas. Conviene no olvidar que la administración de iconos sólo requiere pellizcar el cristal en movimiento diagonal.

Cámara y sonido

En el apartado gráfico, hay que destacar que este nuevo Blade V7 integra una cámara trasera de 13 Mpx, PDAF con doble flash de LED, que se conjuga con otra frontal de 5 megapíxeles.

El software de cámara resulta sorprendente, porque es mucho más completo de lo que cabría esperar en un smartphone de ese precio. De hecho, nos permite regular el tono de obturación, la información de ubicación, la belleza facial con uno o varios rostros, la exposición, el modo de escena, activar el antiparpadeo,realizar balance de blancos, o seleccionar propiedades de imagen como contraste, brillo o saturación. Por supuesto, podemos activar el HDR para tomas en entorno con poca luz. Después de las tomas, sistema de edición y filtros a gogo.

El micrófono y los altavoces están en consonancia con el precio a pagar, pero la transmisión de voz es correcta.

Conectividad

En términos de conectividad, tenemos entre manos un teléfono 4G (LTE Cat 4) que efectúa conexiones en velocidades pico superiores a los 100 Mbps en descarga. En cuanto a las redes de medio alcance como WiFi, no es dual band pero se comporta correctamente en la banda de los 2.4 MHz. El Bluetooth es 4.0 A2DP (para transmitir archivos estéreo), no lleva NFC, ni lector de huella digital; es decir, con este teléfono, en principio, no podemos realizar pagos móviles.

Para la ubicación el Blade V7 busca los satélites GPS de la órbita LEO y se apoya en las antenas de telefonía móvil para completar un efectivo sistema A-GPS

Dispone de radio FM, de interpretación gestual para algunas funciones (por ejemplo si se gira se silencia), calculadora, antivirus de Avast y Clean Master de serie.

En definitiva, un teléfono que ofrece unas prestaciones que, hace sólo una año, sería impensable pudieran tener smartphones de 230 euros y que son más que suficientes para consumidores medios que no buscan o utilizan grandes servicios o aplicaciones con requerimientos muy altos en términos de gestión gráfica o velocidad de ejecución.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios